¿Cómo hacer que el niño deje el biberón?

24 marzo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la psicopedagoga María José Roldán
Si estás pensando en que tu hijo deje el biberón, es importante que tengas en cuenta esto.

El biberón y el chupete pueden ser compañeros inseparables de un niño, esos con los que está a gusto en todo momento. A las madres nos consuela que nuestro bebé se relaje y se sienta acompañado por su «amigo» fiel, pero llega un momento en el que crece y debe pasar a una nueva fase. Si optaste por el biberón en lugar de por la lactancia materna, te interesa lo que te vamos comentar a continuación.

Unos pequeños cambian del biberón al vaso o la tacita apenas le mostramos cómo beber la leche, el agua y los zumos así como lo hacen mamá, papá, un hermano mayor… otros lo dejan por sí solos. Sin embargo, a no pocos les cuesta un tanto de trabajo despedirse de ellos. Si este último es el caso de tu hijo te ofrecemos algunos consejos que podrán ayudarte en este proceso.

Todo lo que debes saber para que tu hijo deje el biberón

¿Hay que estimular al niño para que deje el biberón?

En realidad, es necesario dejar su propio ritmo para que deje el biberón puesto que obligarle a hacerlo cuando no se siente preparado es del todo contraproducente para su desarrollo. Aunque merece la pena mencionar que cuanto más crezca el niño más complicado se le hará desprenderse de su preciado biberón.

Para un niño pequeño el biberón significa un momento de relajación donde está acompañado de mamá o de papá, o incluso se lo puede tomar sin ayuda… pero relajado y disfrutando del momento. Puede usar el biberón además de para alimentarse con leche o zumos, para relajarse y dormirse o para jugar con él.

No es recomendable permitir que el niño esté con el biberón por su cuenta puesto que, si juega demasiado con el biberón sin tragar el líquido, los azúcares del mismo podría ocasionarle caries indeseadas. A estos pequeños les gusta masticar la goma de la tetina del biberón e incluso pueden preferir la facilidad de succión a la masticación. Esto último podría ser un problema para poder introducir los alimentos sólidos en su dieta. 

Cuándo es el mejor momento para pasar a la taza infantil

A partir de que cumpla el primer año es un buen momento, pero dependerá sobre todo de su maduración y de si realmente le ves preparado o no para dar este paso. Al principio podemos comenzar a darle algunos sorbos de agua para que vaya aprendiendo, el zumo, un yogurt… hasta pasar a la leche si es lo que queremos al final. Comprueba que realmente sabe sorber en vasito.

papa dando biberon

Conseguir que el niño deje el biberón

Si crees que tu hijo/a está preparado/a para dejar el biberón, entonces te vamos a dar algunos consejos para que el proceso sea más fácil para todos. No pierdas detalle y recuerda respetar siempre sus ritmos.

  • Permite que escoja su propio vaso para beber, de esta manera se sentirá involucrado y podrá aceptar el cambio con una mejor actitud que si se lo impones tú. Lo ideal es tener solo 1 o 2.
  • Muestra el vaso a tu hijo con entusiasmo y enséñaselo con frases que le estimulen o le motiven a querer beber en ese recipiente. Le puedes decir cosas como: ¡mira que vaso más bonito tienes para tomar tu leche! ¡Qué colores tan bonitos!
  • Permite que tu hijo sostenga el vaso y lo pueda observar y explorar a su ritmo. Si quiere jugar con él, por supuesto déjale un ratito que lo haga sin impedimentos.
  • Una vez que lo haya explorado, vierte un poco de agua, leche u otro líquido que reconozca fácilmente y muéstrale cómo se utiliza. Después dáselo para que haga lo mismo. Si es necesario guíale con tus manos para sujetas juntos el vaso hasta que se familiarice con la técnica.
  • Si se derrama un poco de líquido, no te enfades. Reíros juntos, limpiad lo derramado y anímale a que lo vuelva a intentar.

Una vez que el proceso está iniciado y tu hijo a aceptado de buen grado el beber en un vaso infantil, guarda los biberones y no vuelvas a ellos. Aunque si echa de menos el biberón puedes usarlo una vez al día, como para tomarse su leche antes de ir a dormir, pero el resto (agua o zumos) que lo tome en su vasito. Poco a poco haz la transición de manera progresiva para que se adapte sin problemas. 

biberon

¿Qué hacer si mi hijo no quiere dejar el biberón del todo?

Si tu hijo se ha adaptado bien al proceso de beber en su vaso para el agua y los zumos, pero aún quiere seguir tomando su biberón, como te comentamos más arriba no pasa nada porque le dejes un poco más que tome su leche en su biberón, por ejemplo por la noche antes de ir a dormir

Ten en cuenta que este se enmarca dentro de las rutinas que tu niño tiene establecidas para irse a dormir, y no va a ser tan fácil quitarle el biberón sin quitarle también el sueño. Además, que tu hijo solo tome el biberón para tomarse la leche únicamente para irse a la cama, tampoco es tan malo ¿verdad?

Pero claro, si tu propósito es hacer que deje a atrás la tetina de una vez  por todas, entonces deberías comenzar cambiándole las rutinas para irse a dormir: un baño, ponerle una canción, cantarle, leerle, acariciarlo durante un buen rato… las rutinas dependerán de cómo sean en tu familia. Adáptalas según vuestras necesidades diarias.