¿Cómo hacer que el niño deje el biberón?

El biberón y el chupete pueden ser compañeros inseparables de un niño, esos con los que está a gusto en todo momento. A las madres nos consuela que nuestro bebé se relaje y se sienta acompañado por un amigo fiel, pero llega un momento en el que crece y debe pasar a una nueva fase.

Unos pequeños cambian del biberón al vaso o la tacita apenas le mostramos cómo beber la leche, el agua y los jugos así como lo hacen mamá, papá, un hermano mayor…, otros lo dejan por sí solos; sin embargo, a no pocos les cuesta un tanto de trabajo despedirse de ellos. Si este último es el caso de tu hijo en el presente post te ofrecemos algunos consejos que mucho podrán ayudarte.

Todo lo que debes saber para que tu hijo deje el biberón

¿Por qué hay que estimular al niño a que deje el biberón?

Porque mientras más grande sea más difícil le será olvidarse de él y más complicado se le hará aprender y querer tomar en un vaso como los adultos.

Los niños que se hacen “adictos” al biberón no solo llegan a utilizarlo solo para beber los líquidos, también para jugar con él y hasta dormir.

Muchos de esos pequeños que adoran mascar la goma del biberón son también amantes de la leche y no dudan en cambiar las comidas por ella, cosa que puede ir en contra de una alimentación balanceada.

¿Cuándo hay que comenzarle a dar la taza o el vasito para que beba?

A partir de que cumpla el 1 año es un buen momento. Al principio podemos comenzar a darle algunos sorbos de agua para que vaya aprendiendo, el jugo, un yogurt… hasta pasar a la leche si es lo que queremos al final.

papa dando biberon

¿Cómo hacer que el niño deje el biberón?

  • Escoge un vaso para que así como su biberón se convierta en su mejor amigo. No te recomendamos, al menos al inicio, que tu hijo tenga 3 o 4 recipientes para beber agua y se los intercales por día como si se tratara de una pasarela de modas. Así como con el pomo de leche, de agua, de jugo (uno para cada líquido) debe aprender a identificarse con una sola vasija y saber que es la de beber el agua
  • Muestra el recipiente con agrado. Enséñaselo con frases estimulantes como: ¡mira que cosa más linda te compré!, ¡mira que figuras más lindas tiene!, ¡mira qué colores más bellos!
  • Dale el vaso para que tu hijo la sostenga y la pueda examinar durante un rato. Si es posible deja que juegue con ella
  • Comienza por echarle un poco de agua al vaso que hayas escogido para él y muéstrale cómo bebes. Luego dáselo para que él también beba. Toma sus manitas y sujeten juntos para que él se vaya familiarizando con esta nueva técnica
  • Cuando se le derrame el agua (porque eso es lo que pasará puesto que es la primera vez que bebe) estimúlalo para que se ría y vuelve a darle otro poco.

Te recomendamos que una vez que comiences no retornes al biberón. Para que el cambio sea menos brusco puedes elegir, por ejemplo, darle el agua después del almuerzo en la taza y las demás en el biberón, pero toda vez que le des agua una vez en una vasija comienza a ser la transición de manera progresiva (agua cada vez más en vasija) para que vaya adaptándose sin problema.

biberon

Luego sigue para el jugo, el yogurt líquido, los batidos hasta que termines por darle la leche, si es tu deseo, de la misma manera que hiciste con el agua.

Este consejo me funcionó para el agua y el jugo, pero mi hijo no quiere soltar el biberón de la leche ¿qué hago?

Si tu hijo se adaptó bastante bien a dejar el biberón del jugo y el agua quizás podrías esperar un poco antes de quitarle el de la leche.

Ten en cuenta que este se enmarca dentro de las rutinas que tu niño tiene establecidas para irse a dormir, y no va a ser tan fácil quitarle el biberón sin quitarle también el sueño. Además, que tu hijo solo agarre el pomo para tomarse la leche solo para irse a la cama, tampoco es tan malo ¿verdad?

Pero claro, si tu propósito es hacer que deje a atrás la tetina de una vez  por todas, entonces deberías comenzar cambiándole las rutinas para irse a dormir: un baño, ponerle una canción, cantarle, leerle, acariciarlo durante un buen rato…, ya eso queda por tu cuenta según las rutinas para el sueño que él tenga.

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar