Narcolepsia en niños

La narcolepsia es una afección de por vida que afecta a muchos niños. Descubre en el siguiente artículo en qué consiste esta enfermedad y cómo afecta al día a día de los más pequeños.

La narcolepsia en niños es una condición de somnolencia excesiva que puede perjudicar considerablemente todos los aspectos de la vida, incluido el funcionamiento social y académico. Afecta aproximadamente a 1 de cada 2.000 personas y la mayoría de los signos se presentan durante la primera infancia y la adolescencia.

Se trata de una afección de por vida que puede damnificar la relación con amigos y familiares. Aunque la narcolepsia no influye en la inteligencia, puede afectar a la memoria y el aprendizaje.

La narcolepsia en niños está relacionada con una alteración en un área del cerebro que controla el sueño y la vigilia. En muchos casos, se considera que se debe a la pérdida de una sustancia química particular en el cerebro, llamada hipocretina.

¿Qué causa la narcolepsia en niños?

La narcolepsia es causada por una pérdida de células en el sistema nervioso central que produce una hormona del sueño llamada hipocretina.

Si bien se desconoce el motivo de la pérdida de estas células, se sospecha que, al menos en parte, se debe a un proceso autoinmune. Existen ciertos marcadores genéticos que pueden ayudar a determinar si un paciente realmente tiene esta condición.

Sin embargo, aunque un individuo no tenga ninguno de estos marcadores, esto no excluye por completo la narcolepsia; en cambio, el hecho de que sea positivo para uno de estos marcadores significa que definitivamente desarrollará la afección.

¿Cuáles son los signos de la narcolepsia en niños?

Los síntomas de la narcolepsia pueden desarrollarse durante varios años o pueden aparecer de manera conjunta. Con el fin de que los tengas presentes, te adjuntamos los cinco síntomas más comunes de la narcolepsia en niños:

1.- Sueño excesivo durante el día

Este es, generalmente, el principal signo de narcolepsia en niños: se sienten cansados durante todo el tiempo. De hecho, pueden quedarse dormidos a horas inusuales, como puede ser en medio de una conversación o mientras comen.

La narcolepsia en niños los hace sentir cansados durante todo el día.

2.- Cataplejía

La cataplejía es una pérdida repentina y breve de control muscular provocada por el estrés o por una emoción fuerte, como puede ser la risa, la ira, la ansiedad o la sorpresa.

Esta puede ser leve, como una breve sensación de debilidad en las rodillas, o más significativa, en forma de colapso total al suelo debido a la incapacidad para mantener la postura. Ciertamente, la respiración no se ve afectada, pero se puede generar una sensación de asfixia.

3.- Parálisis del sueño

La parálisis del sueño es una pérdida de control muscular, ya sea cuando el niño se duerme o se despierta. Provoca una sensación de no poder moverse o hablar, a pesar de que la persona esté totalmente consciente de su entorno. Ser tocado por otra persona generalmente hace que la parálisis desaparezca.

4.- Alucinaciones hipnagógicas

Son eventos vívidos de ensueño o pesadillas que son difíciles de distinguir de la realidad. Ocurren justo antes de quedarse dormido o después de despertarse.

Los sueños a menudo implican imágenes o sonidos de animales o merodeadores extraños. Ciertamente, el contenido es, en ocasiones, aterrador. Muchas veces suceden en combinación con los episodios de parálisis del sueño.

5.- Comportamientos automáticos

Puede suceder que el niño lleve a cabo tareas automáticas de su rutina sin ningún conocimiento o recuerdo posterior de haberlas hecho. Por ejemplo: escribir una carta, hacer la tarea, cocinar o limpiar.

Otros síntomas reportados por niños con narcolepsia pueden ser los siguientes: pérdida de memoria, falta de concentración, baja motivación, lentitud, dificultad para mantenerse al día con amigos y con el trabajo escolar.

“En cada niño se debería poner un cartel que dijera: ‘Tratar con cuidado, contiene sueños'”
–Mirko Badiale–

¿Cómo se trata la narcolepsia en niños?

Existen tratamientos para ayudar a controlar los síntomas, de modo que los niños que experimentan el trastorno pueden llevar una vida casi normal. Los planes de tratamiento, generalmente, implican un enfoque triple: medicamentos, modificación del comportamiento y educación.

  • Medicamentos

Los medicamentos recetados están disponibles para tratar la somnolencia excesiva durante el día, la cataplejía, los trastornos del sueño y las alucinaciones.

Es posible que el médico te ayude a mezclar y combinar la siesta y los horarios con medicamentos que proporcionen un plan que reduzca su somnolencia de manera efectiva.

La narcolepsia en niños provoca que se queden dormidos en situaciones inauditas.

  • Modificación del comportamiento

El niño debe seguir un horario de sueño estricto que incorpore una cantidad adecuada de horas para su edad, incluyendo siestas cortas durante el día, si lo considera necesario.

Asimismo, es aconsejable que el niño evite las actividades que puedan ser peligrosas para su salud o su vida, como conducir, nadar o cocinar, excepto durante los momentos en que sepa que estará alerta.

  • Educación

Si tu hijo sufre narcolepsia, es necesario que hables con sus amigos cercanos, familiares, compañeros de trabajo y maestros que tengan contacto directo con él, con la intención de informarles sobre su trastorno y cómo puede afectarle en su día a día.

En definitiva, la narcolepsia en niños es un trastorno muy habitual que afecta a muchos pequeños. Por ello, te recomendamos que si consideras que tu hijo sufre esta enfermedad visites a tu médico lo antes posible para trazar el mejor plan de actuación.

Categorías: Enfermedades infantiles Etiquetas:
Te puede gustar