Mi hijo tiene pesadillas. ¿Qué debo hacer para que duerma mejor?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Nelton Ramos el 7 febrero, 2019
Mervis Romero · 5 febrero, 2019
Muchos padres se encuentran en la situación de que su hijo tiene pesadillas y no saben qué hacer. Sin embargo, la realidad es que estos sueños que causan tanta angustia a los niños, son normales y van desapareciendo con el paso de los años.

La hora de dormir es un momento que todo adulto espera con anhelo. Sin embargo, para los niños no siempre es así. En ocasiones, solo se trata de no querer acostarse para poder seguir jugando. No obstante, muchas veces no quieren irse a la cama por no tener que vivir los sueños aterradores que se les presentan. Ahora bien, si mi hijo tiene pesadillas, ¿cómo puedo ayudarlo a descansar?

A continuación, verás cuáles son las causas más comunes por las que ocurren las pesadillas. Además, te proponemos algunas recomendaciones para tranquilizar a tu hijo después de esta experiencia tan desagradable.

¿Cuáles son las causas por las que mi hijo tiene pesadillas?

Las pesadillas son algo muy normal, de hecho, todo niño las tiene ocasionalmente. Estas empiezan a aparecer a partir de los 2 años de edad y están presentes durante toda la infancia. Sin embargo, al llegar al periodo de adultos, ya han desaparecido por completo, con excepción de algunos casos, en su mayoría mujeres.Niño arropado en la cama no puede dormir porque tiene pesadillas.

Aunque no existe una razón científicamente comprobada por la que existen pesadillas, sí hay varias causas por las que pueden surgir. Estas son frecuentemente provocadas por hechos ocurridos durante el día, por ejemplo:

  • Si tu hijo se ha acostado tarde viendo la televisión o por ver alguna película que le cause temor.
  • También influyen mucho los cuentos antes de dormir que tratan de monstruos y sustos.
  • Otras causas pueden ser situaciones vividas en el día que le causen estrés. Por ejemplo, discusiones, la muerte de un familiar, cambio de escuela, entre otras cosas.
  • Además, si tu hijo no está acostumbrado a dormir solo, puede que tenga pesadillas con más frecuencia, ya que tiene muchos temores.

Es importante que no pienses que tu hijo tiene pesadillas porque ha vivido un trauma, pues estos sueños son del todo normales en la infancia y, a menos que las tenga todas las noches, no es razón para acudir al médico.

¿Cómo evitar estos terribles sueños?

Es imposible evitarlos por completo, aun así, puedes hacer que el sueño de tus hijos sea más placentero así como que las pesadillas no sean tan frecuentes. Para que los niños tengan garantizado un buen dormir, practica lo siguiente:

  • Establecer un programa con hora de dormir y de levantarse, el cual debe cumplirse sin falta.
  • La habitación del niño tiene que ser lo más acogedora posible, sin objetos que los puedan asustar.
  • Cenar temprano y que la comida sea ligera. Además, no le permitas en la noche juegos y actividades que lo activen; más bien, ayuda a que se relajen. Esto se puede lograr con un baño antes de dormir, con una lectura agradable y tiernos cariños.
  • Sírvele una rica bebida caliente para ayudarlo a disminuir su energía y dormir relajado.

Evita cosas que lo puedan alterar, como ver televisión de noche o leer cuentos de miedo. Asimismo, procura que el ambiente en casa sea lo más relajado posible.

¿Qué debo hacer cuando mi hijo tiene pesadillas?

Como las pesadillas no se pueden impedir, lo que te queda es estar preparada, para que cuando tu pequeño se despierte desesperado por un mal sueño, puedas ayudarlo.Niño en su cama gritando en medio de la noche porque tiene pesadillas.

Lo primero que debes hacer es que se sienta protegido. Esto con tu presencia será más fácil, pues lo hace sentir seguro. Expresa palabras reconfortantes como: “Todo está bien, no va a pasar nada, yo estoy aquí”. Dile que lo que acaba de ver en el sueño no es real y que es solo una pesadilla. Demuéstrale tu amor y dale consuelo para que sienta que lo entiendes completamente.

Otra cosa que te ayudará a disminuir su ansiedad es seguirle la corriente a su imaginación. Si te dice que le dan miedo los monstruos, entonces rocía un spray y dile que es anti-monstruos. De esta manera, se sentirá más tranquilo. Además, no apagues todas las luces y, si es posible, coloca una linterna cerca de su cama.

Si le cuesta mucho volver a dormir, ponle música relajante. Por la mañana puedes decirle a tu hijo que te cuente el sueño que tuvo y escucharlo con atención.

En conclusión, si tu hijo tiene pesadillas, es algo normal, no te preocupes. Lo que puedes hacer es organizar un buen horario para dormir y evitar los ambientes tensos. Además, como no se pueden impedir estos malos sueños, prepárate para darle consuelo y mucho amor a tu niño.

  • Morales, E. M., & Narváez, P. M. (2004). Tratamientos psicológicos de las pesadillas: Una revisión. International Journal of Psychology and Psychological Therapy. https://doi.org/10.1016/j.jconrel.2012.06.039 [doi]
  • Covertini, G., Krupitzky, S., Tripodi, M. R., & Carusso, L. (2003). Trastornos del sueño en niños sanos. Arch.Argent.Pediatr.
  • Aldana, A., Samudio Domínguez, G. C., Irala, E., & Rodas, N. (2006). Trastornos del sueño: prevalencia en población pediátrica en edad preescolar y escolar de área urbana. Pediatría (Asunción): Organo Oficial de La Sociedad Paraguaya de Pediatría.