Peligros de dejar los medicamentos al alcance de los niños

Gladys 2 julio, 2017

El peligro inminente tras la ingesta accidental de medicamentos en niños es conocido por todos, pero todavía son muchos los papis que no tomamos en serio este tema. Sigue leyendo y te diremos por qué debes vigilar de manera estricta la ubicación de las medicinas en casa.

Las mamis conocemos diversas historias que hablan de niños intoxicados por la exposición a medicamentos. No obstante, en más del 60% de las casas en las que habitan niños menores de cinco años, hay factores de riesgo asociados al mal almacenaje de medicamentos.

Merece la pena preguntarnos entonces: ¿Qué tiene que pasar para que tomemos conciencia y mantengamos a salvo a nuestros hijos? Muchas veces no se trata de que seamos padres irresponsables. Estamos claros que a ninguno nos gustaría que a nuestros niños les suceda nada malo.

Pero desafortunadamente los accidentes ocurren, y muchas veces se debe al hecho de que nos confiamos y no nos percatamos que alrededor de nuestros hijos existen situaciones que pueden poner en peligro su integridad.

La gran premisa que no podemos obviar

medicamentos 2

Partamos de una gran verdad. Los niños son curiosos y exploradores innatos. No hay manera en que la orden de papá y mamá los haga retroceder. Si tienen la oportunidad, ellos siempre querrán saber qué se esconde en ese cajón o repisa a los que no le permitimos acercarse.

Muchas veces la confianza juega en contra de nosotros y exponemos a nuestros hijos al peligro

Así que para evitar complicaciones, nosotros debemos hacer todo el trabajo y no esperar que ellos se cuiden por su cuenta, porque están muy chicos para saber cómo hacerlo. De esta manera, toda acción previsiva es nuestra responsabilidad absoluta y así debemos asumirlo: responsablemente.

Medicamentos: ¿qué podemos hacer para reducir los riesgos?

Te invitamos a hacer un ejercicio en casa. Evalúa el lugar en el que almacenas píldoras, jarabes y demás drogas farmacológicas, pero hazlo desde la perspectiva de tus hijos. ¿Puedes alcanzarlos fácilmente?, ¿están cerrados de manera correcta?, ¿Te parece atractivo el empaque?, ¿los envases de vidrio pueden caerse?

Cada una de estas interrogantes te ayudará a ubicarlos en un buen lugar, donde no sólo no haya posibilidad de que los pequeños los tomen por accidente, sino que se conserven de manera adecuada.

Explícales cuál es la función de los medicamentos

Los niños suelen comprender más situaciones de las que nosotros creemos. De hecho, en ocasiones soslayamos la idea de conversar con ellos porque pensamos que no nos entenderán, pero estamos equivocados.

Así que la próxima vez que el doctor recete algún jarabe para la tos, antes de ofrecerlo a tu hijo, dile que este tipo de líquidos se toman solo cuando tenemos un malestar específico, que hay una solución diferente para cada molestia y solo los adultos saben cuál de ellos puede proporcionar bienestar.

Un curso de primeros auxilios puede ser una excelente herramienta en nuestra labor como padres

Dedica tiempo a los detalles. En la explicación incluye que la cantidad de medicamento es importante y solo papá y mamá conocen las instrucciones. Háblalo como si se tratara de una tarea seria y nada divertida.

Los grandes peligros de la exposición a medicamentos

La intoxicación es uno de los mayores peligros debido a la ingesta de fármacos de manera inadecuada. Y en estos casos, se debe llevar de inmediato al niño a una sala de urgencias. No importa qué diga la abuela ni tu mejor amiga, nosotros como padres no tenemos la capacidad ni los conocimientos para tratar este accidente en casa.

La obstrucción de la vía respiratoria, como la garganta, al tomar una píldora de gran tamaño para el niño, también representa una emergencia que, por el contrario, debe ser atendida en el acto. Así que los padres deben ayudar al pequeño a expulsar aquello que esté asfixiándolo. Y de igual manera, llevarlo al hospital para garantizar su salud.

Una recomendación para nosotros como padres es apuntarnos en un curso de primeros auxilios, porque en estas clases podemos conocer herramientas y métodos para salvar la vida de quien lo necesite.

Otros factores de cuidado

Junto a la exposición a medicamentos que los padres debemos reducir o, mejor aún, eliminar de nuestros hogares, existen otras sustancias químicas con las que debemos tener el mismo cuidado. Hablamos de los productos de limpieza, plaguicidas y sustancias inflamables que pueden perjudicar a nuestros pequeños.

Hay una máxima que siempre nos gusta recordarles y es que cuando se trata de la salud de los hijos, no hay medida o precaución que resulte exagerada, así que ocupémonos de hacer una revisión general a la casa para descartar peligros latentes.

Te puede gustar