Cómo actuar ante los dolores de cabeza del niño

Uno de los dolores más frecuentes que sufrimos las personas es el dolor de cabeza. Este afecta al cuello, la propia cabeza y cuero cabelludo. El dolor puede deberse a diversas causas, ya sean físicas o psíquicas por estrés. Hasta hace muy poco se creía que los dolores de cabeza no se producían en los niños. Pero hoy en día se ha visto que pueden sufrirlos hasta los bebés lactantes.

El dolor de cabeza en los niños se puede deber a diversas causas (falta de sueño, jugar demasiado en el sol, etc). Puede ser un dolor en un determinado sitio de la cabeza, o ser un dolor difuso (por todo el cráneo). Vamos a ver en este artículo cómo debemos actuar ante los dolores de cabeza de nuestro niño.

Causas de los dolores de cabeza del niño

En los niños, el dolor de cabeza puede tener muchas causas y además distinta gravedad. Resulta primordial que sepamos distinguir entre un dolor pasajero o ligera molestia y un dolor más agudo que requiere de tratamiento médico.

Estos dolores pueden ser causados por:

  • Falta de sueño y cansancio
  • Deshidratación
  • Por un golpe en la cabeza
  • Por no realizar algunas comidas
  • Ver la televisión en exceso
  • Estar mucho tiempo frente al ordenador, si el niño es más grande
  • Haber realizado un viaje largo
  • Un resfriado, la gripe, etc.
  • Infección bucal o de oídos
  • Migraña en niños

En la mayoría de los casos el dolor de cabeza de los niños responde a causas sencillas que tienen una duración breve y son poco frecuentes.

Si observamos que son dolores frecuentes, al menos una vez al mes, o que tienen una duración excesiva, debemos consultar al pediatra lo antes posible para que haga un diagnóstico de lo que le pasa al niño.

También es importante que los padres observen si esos dolores de cabeza del niño vienen acompañados de otros síntomas como vómitos, fiebre, mareos, etc. Y si es así, acudir también de inmediato al médico. Saldremos de dudas y nos podrá decir un tratamiento para calmar esos dolores en nuestro hijo.

Tipos de dolores de cabeza del niño

Dolor de cabeza que se presenta de forma aguda

El dolor puede aparecer en un lugar concreto de la cabeza o bien ser difuso. Recuerda que el dolor agudo puede ser debido a una otitis media o sinusitis. El dolor de origen dental también puede provocar un dolor agudo o difuso.

Dolor de cabeza difuso y extendido, acompañado de fiebre

La causa principal suele ser una infección. Si no hay fiebre, se puede pensar que es un traumatismo craneal, tensión alta o intoxicación por monóxido de carbono.

Dolor de cabeza agudo, pero que ya ha aparecido en otras ocasiones

Este dolor se da con frecuencia en las migrañas. Suele aparecer acompañado de nauseas o vómitos y es normal que hayan antecedentes familiares. También, aunque más raro, puede estar producido por la epilepsia. Una tensión de origen emocional puede producir este tipo de dolor.

Dolor de cabeza localizado o difuso y que presenta señales distintas de lo habitual

Este tipo de dolor debería ser seguido por su pediatra o neuropediatra: si los analgésicos no calman el dolor, si el dolor dura muchos días, si provoca visión doble o si despierta al niño por la noche.

¿Qué hacer ante los dolores de cabeza del niño?

Lo primero que debes hacer es investigar qué tipo de dolor padece tu hijo y si este aparece con bastante asiduidad. Si es así, tienes que consultar de forma inmediata con el pediatra para que pueda identificar qué clase de dolor es y qué tratamiento debe seguir.

Depende de lo que te diga el pediatra, puedes complementar los tratamientos prescritos con remedios caseros que pueden ayudar a disminuir el dolor y que no le perjudicará en su salud. Algunos son:

  • Acostar al niño en su habitación sin luz para que descanse.
  • Hacer ejercicios de respiración para que se relaje si es debido a un dolor tensional.
  • Aplica paños húmedos en la frente y el cuello, turnando calor y frío.
  • Masajes en el cuello y nuca.
  • Mover con energía brazos y manos para que la sangre fluya y la cabeza se descongestione.
  • Introducir las manos en agua caliente durante ciclos de cinco minutos.
  • Baños de vapor de romero.

Con esta información ya sabréis cómo actuar ante los dolores de cabeza del niño, además de los tipos de dolor que se pueden dar. Es importante que cuando el chico se queje de dolor de cabeza, mantengamos la calma y lo tranquilicemos, la tensión puede empeorar el dolor.

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar