¿Qué hacer si mi hijo se golpea la cabeza?

Adrianazul · 19 enero, 2016

Un golpe en la cabeza de nuestro hijo puede causarnos muchos nervios. Todo el mundo sabe que un golpe en esa zona puede traer consecuencias, sobre todo si es muy severo. Así que lo primero que debes hacer en cualquier situación de emergencia es conservar la calma para actuar rápido y bien.

Niveles de los golpes en la cabeza

Los golpes o traumatismos en la cabeza se valoran en tres niveles, siendo el primero el de menor gravedad. En el primer grado la persona está consciente, te responde su nombre, o responde a estímulos externos.

En el golpe de segundo grado, el paciente puede presentar una amnesia ligera o eventual, mostrarse algo desorientado, aturdido por el golpe y con una probable lesión externa o interna.

El tercer grado es más grave, la persona está inconsciente, no responde a los estímulos y está en riesgo su vida por lo que merece una atención inmediata pero a cargo de especialistas, incluso desde su traslado para evitar fatales consecuencias.

En caso de golpes en la cabeza, si hubiera perdida de conciencia no hay que mover al niño. Si estuviera consciente se recomienda evitar que se mueva. Revisar la cabeza buscando heridas o alguna hemorragia. Es muy importante prestar atención a los siguientes signos de alarma: cambios de actitud, somnolencia, agresividad, vómitos o perdida de equilibrio.

d20dd9bd769e58ef93283a2399795f60

Qué hacer ante un golpe en la cabeza

Si se trata de un golpe leve, lo más indicado es aplicar hielo o compresas de agua fría en la zona para evitar la hinchazón durante unos 30 o 60 minutos. Si produce dolor de cabeza, le puesdes dar al niño un analgésico. Si la hinchazón del golpe no disminuye, sino que aumenta, acudir a un centro médico.

En cambio si se trata de una contusión craneal, que es un fuerte traumatismo en la cabeza a causa de un golpe, debes aplicar hielo en la zona, nunca directamente sobre la piel.

Si tu hijo herido está semiinconsciente, vomita o se marea, debes acudir a un centro médico. Si se ha hecho un corte, lavar la herida con agua y detener la hemorragia haciendo presión con una compresa y aplicando hielo. Si la herida es profunda, acudir a un centro médico para que la suturen.

Nunca dejar al niño solo ni moverlo más de lo suficiente. Si pierde el conocimiento, anotar la hora en la que sucedió y en la que lo recobró.

Recomendaciones de la Cruz Roja Internacional

Como pauta general tras una caída, si la víctima manifiesta un dolor acusado en una zona concreta, y/u observas una deformidad evidente en la misma, no lo fuerces a moverse ni a ponerse de pie (si no puede hacerlo por sí mismo).

Mantén en reposo la zona afectada, sin moverla, aplica frío localmente (hielo envuelto en una compresa) para calmar el dolor, y dependiendo de la intensidad de éste, considera la necesidad de pedir ayuda al número de emergencias, para que sean ellos quienes valoren la posible gravedad de la lesión.

Si tras un golpe en la cabeza la persona sangra por el oído, tiene vómitos o pierde el conocimiento, pide ayuda cuanto antes: llama al número de emergencia.

1c30f02545f0a101eda6709be135fc52

Medidas de prevención

Aunque nadie está exento de sufrir un accidente como recibir un golpe en la cabeza, la Cruz Roja Internacional, a través de su página web, ofrece algunos consejos a considerar.

  • Procura tener siempre una buena iluminación en casa: Evitarás un buen número de tropezones y de caídas innecesarias.
  • No dejes objetos menores de 3 centímetros al alcance de un niño pequeño. Para acceder a lugares altos utiliza escaleras estables. Los taburetes pueden ser peligrosos.
  • Pon algún material antideslizante en el suelo de la bañera si notas que no es suficientemente “estable”.
  • Para limpiar los suelos utiliza productos que no los conviertan en una superficie resbaladiza, como ocurre con los abrillantadores o las ceras.
  • Evita que tu hijo pise suelos mojados.
  • Nunca dejes a un niño pequeño solo sobre una superficie elevada: cambiadores, tronas, mostradores, taburetes…
  • Coloca barandillas altas o cierres de seguridad en los lugares peligrosos como ventanas, escaleras, balcones…
  • El “orden” en la casa es de gran ayuda para prevenir los accidentes: acostumbra a los niños a que aprendan a recoger sus juguetes, una vez hayan terminado de jugar.