Método para que la escucha activa funcione con nuestros hijos

Dentro de la comunicación positiva es indispensable saber guardar silencio y escuchar con atención aquello que los niños y los adolescentes tienen por decir.
Método para que la escucha activa funcione con nuestros hijos

Última actualización: 28 octubre, 2022

Todas las familias cuentan con dinámicas que les permiten establecer, entre otras cosas, los métodos de crianza y el tipo de comunicación que emplearán con sus hijos en el hogar. Hoy te presentamos algunos consejos para que la escucha activa funcione con tus pequeños. Puesto que es la mejor manera en la que podemos utilizar el diálogo como una herramienta mediadora.

¿Alguna vez has escuchado sobre la escucha activa? Esta es una técnica dentro de la comunicación positiva que permite a todos los miembros de la familia (pero en especial a los niños) sentir que sus necesidades están siendo atendidas y comprendidas. Lo que se logra al nunca dejar paso a la violencia y recurrir a la empatía y el respeto al momento de escuchar a los demás en el día a día.



Para que la escucha activa funcione debes apostar por una comunicación positiva

La comunicación positiva es el tipo de diálogo que permite expresar nuestros sentimientos, angustias, disgustos y pensamientos de forma clara y calmada. Siempre utilizando un lenguaje amable que no de paso a malinterpretaciones o humillaciones que terminen por afectar a los otros. Porque es la clase de comunicación en donde no solo se piensa en las emociones y necesidades propias, sino también en las de los demás.  

Madre hablar con su hijo
Si siempre se recurren a los regaños, los gritos y la ausencia ante los problemas, lo más probable es que los niños no aprendan a afrontar sus errores.

Evita los gritos y las ofensas, ya que solo crean heridas emocionales que no les permiten a los hijos mejorar de sus errores. Además, debes eliminar de tu vocabulario las etiquetas, evitar el “porque no” como respuesta absoluta y ser consciente de que las palabras que utilizas en la comunicación diaria tienen un gran impacto en el desarrollo emocional de los niños.

Es mejor ser un equipo con la pareja y emplear una crianza positiva, en donde se ponga en práctica una comunicación asertiva para que todos puedan ser escuchados. Comprendiendo que como padres debemos tener más paciencia y tacto para que los hijos puedan mejorar de sus equivocaciones de manera respetuosa, empática y amorosa.



5 técnicas para que la escucha activa funcione

Con el fin de cultivar este tipo de diálogo en el hogar es muy importante primero aprender de inteligencia emocional para saber cómo reaccionar ante situaciones de estrés. Debido a que en una comunicación positiva no debe haber cabida a reacciones violentas o que involucren cualquier tipo de maltrato verbal o físico.

Estas son algunas técnicas para que la escucha activa funcione.

1. Establece contacto visual

Mamá habla con su bebé
Mirar a los ojos a nuestros hijos, ya sean bebés, niños o adolescentes, les permite saber que estamos escuchándolos.

Cuando tu pequeña o pequeño te está hablando sobre algo que es importante, establece contacto visual y utiliza tu lenguaje corporal para darle a entender que prestas atención a todo lo que dice. Así que míralo a los ojos, asiente con tu cabeza, sonríe y, si es posible, ponte a su misma altura para que sepa que siempre estarás cuando te necesiten.

2. No interrumpas la conversación

Luego de un berrinche, por ejemplo, puede parecer muy difícil escuchar asertivamente cuando aún tenemos emociones en el interior. No obstante, si se desea ayudar a los niños a comprender lo que están sintiendo y qué pueden hacer para mejorarlo, es vital dejarlos hablar y expresarse sin temor a ser interrumpidos.

Por lo que intenta conservar la calma y escuchar con atención todo lo que está diciendo tu pequeño. Y, de esta manera, luego poder dar tu punto de vista para hacerle entender con respeto y amor que su comportamiento estuvo mal por x o y motivo.

3. Evita los juicios de valor

Las palabras dichas en momentos inoportunos se quedan grabadas en la memoria de todos los niños. De ahí la importancia de la comunicación positiva; ya que las etiquetas y los juicios de valor deben estar lo más alejados que se puedan de tu hogar.

Aunque en ocasiones puede ser complejo controlar las emociones porque somos conscientes de las malas actitudes de los niños, si se desea fomentar la tolerancia es importante aprender a utilizar el diálogo y la escucha activa. Ya que mediante la comunicación y el ejemplo podemos brindar lecciones de vida a los hijos.

4. No reproches todo lo que dice

Puede parecer muy difícil en ocasiones conservar la calma cuando los niños se equivocan, pero es necesario. Echarles en cara todo lo que han hecho sin darles una solución asertiva ni dejarlos hablar, únicamente crea paredes entre ambos que los alejarán con el tiempo.

Recuerda que para que la escucha activa funcione debes permitir que tus hijos te expresen todo lo que tengan por decirte. Y aunque estés en desacuerdo, debes evitar caer en los reproches y mejor explicarles con respeto por qué su comportamiento no es aceptable.

5. Sé un ejemplo para tu pequeño

La manera en la que como padres reaccionamos ante las decisiones del día a día les da a los hijos las instrucciones de la forma en la que ellos deberían reaccionar en el futuro. Por tal motivo, si no quieres que tu hijo te ignore en su adolescencia, escucha sus necesidades desde la infancia.

Los primeros modelos para seguir que tienen los niños en su vida son sus papás. Así que ten cuidado en la manera en la que te expresas y el ejemplo que le estás brindando. Demuéstrale que es más importante hablar sobre lo que sentimos que acudir a la irracionalidad de los gritos.

Para que la escucha activa funcione debes empatizar con tus hijos

Gracias a la comunicación positiva y la escucha activa los padres podemos enseñar a los hijos cómo pueden expresar sus sentimientos de manera asertiva, al cuidar de ellos mismos y de los demás. Además, les damos el ejemplo de que ninguna clase de violencia puede ser aceptada. Comprendiendo que primar el diálogo y el respeto por encima de los gritos y los insultos siempre será una mejor opción.

Así que no te olvides de empatizar con tu pequeño y demostrarle que dentro de él se encuentra lo necesario para que aprenda a controlar sus emociones de manera inteligente. Escúchalo atentamente y guíalo en su camino por la vida.

Te podría interesar...
Enseña a tu hijo a escuchar
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Enseña a tu hijo a escuchar

Así como otros saberes durante la infancia enseñar a un niño a escuchar a los demás puede ser una tarea ardua; no obstante, no debe postergarse.