La comunicación con los adolescentes: ¿una misión difícil?

16 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la médica Irene Nora Melamed
La comunicación con los adolescentes aunque es compleja, en ocasiones puede ser fuente de enormes satisfacciones. No pierdas esa oportunidad.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, los adolescentes (edades entre los 10 y 19 años) representan, aproximadamente, una sexta parte de la población mundial (1.200 millones de personas).

La mayoría de los jóvenes goza de buena salud, pero la mortalidad prematura y las lesiones entre los adolescentes siguen siendo considerables. Desarrollar estrategias innovadoras que contemplen el tema de la comunicación con los adolescentes constituye un eslabón esencial.

La comunicación con los adolescentes

La comunicación con los adolescentes, si bien es una tarea que a priori parecería ser dificil, no siempre lo es y supone enormes desafíos. Fomentar comportamientos saludables durante la adolescencia y adoptar medidas para proteger mejor a los jóvenes contra los riesgos sanitarios, es fundamental para la prevención de problemas de salud en la edad adulta.

También lo es para la salud futura de los países y su capacidad para desarrollarse y prosperar. La adolescencia es una de las fases más rápidas del desarrollo humano, según datos de investigaciones de la Organizacion Mundial de la Salud.

«La madurez biológica precede a la madurez psicosocial. Esto tiene implicanciones para las respuestas que ofrecen las políticas de salud durante la adolescencia».

-Organización Mundial de la Salud-

Padre intentando tener una comunicación adecuada con su hijo adolescente.

Los adolescentes más jóvenes pueden ser particularmente vulnerables cuando sus capacidades aún se están desarrollando y están comenzando a salir de los límites de sus familias. Los cambios en la adolescencia tienen consecuencias para la salud no solo en esta etapa, sino también a lo largo de la vida.

Algunos avances y nuevos desafíos

A pesar de los avances en materia de salud de los adolescentes, perduran aún numerosos desafíos que requieren de la puesta en práctica de una serie de propuestas innovadoras para alcanzar resultados satisfactorios. La comunicación con los adolescentes representa una herramienta de importancia que no debe ser soslayada.

¿Qué es lo que sabemos?

Por un lado, que la comunicación no nace de un repollo y que tiene historias y trayectorias, así como determinados patrones que es de importancia revisar. Por otro lado, la comunicación con los adolescentes no alude a cualquier tipo de relación, sino a una que está mediada por los afectos.

Algunas características de los adolescentes

A la hora de comunicarnos mejor, es de gran importancia no perder de vista que los adolescentes son nuestros hijos, sobrinos, nietos, ahijados y, por ende, es una relación con elevada carga de sensibilidad.

Es, a la vez, una etapa en la que existe preocupación por el aquí y ahora frente al futuro cercano y a más largo plazo. Y es, a su vez, necesario que exista una sana confrontación, así como la continuidad en la puesta de límites que en esta etapa de la vida registra algunas particularidades. Por otra parte, se conjugan las ganas de explorar pero a a vez de experimentar, desear, buscar y decidir entre otras.

Ver la opinión del Dr. Luis Feduchi Benlliure, que complementa los conceptos anteriores.

Madre e hija hablando y teniendo buena comunicación.

Factores que favorecen una buena comunicación con los adolescentes

  • Usar palabras y gestos adecuados.
  • Defender bien los propios puntos de vista sin enojo ni disgusto.
  • Tener en cuenta los argumentos y los intereses del otro, en especial si se trata de nuestros hijos.
  • Encontrar soluciones de compromiso y cuidado razonables para ambas partes.

Es esencial no solo conocer el arte de escuchar, sino de ponerlo en práctica.

Tips para saber si escuchas o no a los adolescentes

  • Presta toda tu atención a la persona que habla y dale claras muestras de ello: míralo frecuentemente a los ojos, asiente mediante gestos y expresiones verbales.
  • Repite los puntos clave de aquello que te cuente y que parezca tener importancia para él, para darle a entender que lo vas comprendiendo.
  • No lo interrumpas, salvo para mostrar que atiendes y para pedir aclaración si no entiendes.

Si has cumplido con algunas de esas condiciones, posiblemente estés escuchando bien y prestando atención a lo que te dicen, dos puntos de partida esenciales para la buena comunicación, y más aún si es en la etapa de la adolescencia.

  • Organización Mundial de la Salud. (2014).
  • Luis Feduchi Benlliure. (2011). "El adolescente ante su futuro" Temas de Psicoanálisis, 2011.