La matronatación: una experiencia maravillosa

La matronatación no tiene como único objetivo el que un bebé aprenda a nadar. De hecho, la natación es un mecanismo que se asentará más adelante. La principal finalidad es favorecer una fabulosa estimulación psicomotora en el niño, mientras se intensifica el vínculo entre la mamá o el papá y su hijo.

Así pues, es necesario aclarar términos. Mucha gente piensa que con este tipo de ejercicios logramos cuanto antes que nuestros niños aprendan a nadar y evitar así los terribles ahogamientos tan comunes en los niños menores de 3 años. Ahora bien, tal y como nos dicen los expertos no es hasta los 4 años cuando el cuerpo de los más pequeños dispone de las condiciones suficientes para integrar a la perfección el ejercicio de nadar.

Nunca deberemos descuidarnos en este aspecto. No obstante, empezar cuanto antes en este íntimo contacto con el agua siempre resulta muy óptimo. Con la matronatación vamos a conseguir muchas cosas: favorecer el desarrollo psicomotor, potenciar su seguridad y pasar instantes maravillosos con nuestros hijos.

La matronatación: 5 aspectos que debemos tener en cuenta

Si en tu ciudad o localidad hay una piscina habilitada para este tipo de actividades, plantéate la idea de acercarte con tu bebé. Si te gusta nadar, si deseas salir un poco de la rutina y aportarle a tu niño nuevas y fabulosas oportunidades de aprendizaje, no lo dudes, la matronatación es una experiencia de la que no te arrepentirás.

Estas son 5 dimensiones que deberemos tener en cuenta y que te servirán para decidirte.

mamá con bebé en piscina

1. ¿Qué beneficios tiene la matronatación?

  • Vamos a favorecer su relajación y su seguridad.
  • Al practicar ejercicios simples de movilidad, como aprender a flotar, a girarse, a mover las piernas y los brazos para avanzar en el agua y debajo de ella, favorecemos su coordinación motriz.
  • Todo ello lo ayudará a madurar con mayor confianza, estimulando las áreas cerebrales relacionadas con el aparato psicocomotor.
  • Además, aumentamos la resistencia cardiorrespiratoria del bebé. Es algo fabuloso, y que podría prevenir, por ejemplo, problemas de asma en el futuro.
  • Asimismo, si a la matronatación le sigue más tarde los ejercicios de natación ordinarios para niños de entre 3 y 4 años asentamos de forma más segura este proceso para evitar accidentes.
  • Si practicamos la matronatación durante dos años criaremos también niños más interactivos, más observadores, con más creatividad
  • Tampoco olvidamos el plano relacional. Para un bebé que toma contacto con otros niños y otros adultos le ayudará también a relacionarse mucho mejor.

2. ¿Cuándo puedo empezar a practicar la matronatación con mi bebé?

Los pediatras nos recomiendan esperar hasta los 4-5 meses. Hasta esta edad no sería muy adecuado porque el sistema inmune de los más pequeños aún no está lo suficientemente maduro.

Corremos el riesgo de que sufran desde infecciones hasta las molestas otitis. No obstante, también sabemos que cada niño es diferente, y mientras algunos a los 3 meses pueden estar ya más que preparados, otros, por haber nacido prematuramente, por ejemplo, deberán aguardar hasta los 6 meses.

Ante cualquier duda, consúltalo con tu pediatra.

3. ¿Qué tipo de piscina debo elegir?

Hay un aspecto que debemos tener en cuenta: no debemos practicar la matronatación nosotras solas acudiendo, por ejemplo, a nuestra piscina comunitaria o municipal.

  • Acude a los centros donde se lleve a cabo la matronatación donde adecuados profesionales te guiarán en cada aspecto.
  • Las piscinas deben ser siempre cubiertas y climatizadas, donde la temperatura del agua esté siempre sobre los 32 grados centígrados.
bebe debajo del agua practicando la matronatación

4. ¿En qué momento del día debo acudir a clases de matronatación?

El horario es un tema importante. Estas clases no deben alterar las rutinas de nuestros bebés. Con ello, queremos decir que no “romper” la conciliación de sus horas de sueño y alimentación.

Las sesiones de matronatación suelen durar unos 35 minutos. No es mucho, pero obviamente hemos de contar los desplazamientos, el vestir a los bebés, cambiarlos… etc. Es un tiempo que debemos calcular con acierto.

No obstante, hay un dato que no debemos olvidar: si nuestro bebé es de esos que suelen tener problemas de sueño y que se despiertan con frecuencia, la matronatación puede ser nuestra respuesta.

5. ¿Qué necesito para acudir a las clases de matronatación?

Lo más recomendable es pedir información a los propios centros que llevan a cabo estas actividades. La principal pregunta que suelen tener todas las madres es el tema del pañal. ¿Qué tipo de ropa deben llevar los más pequeños durante estas sesiones?

bebé con papá en piscina

  • Existen pañales para natación reutilizables que son realmente prácticos y diseñados para estas actividades.
  • Llévate también una toalla con capucha para el bebé, puesto que al salir del agua notan de inmediato el cambio de temperatura.
  • Muchas madres y padres suelen llevarse alguno de esos juguetes que utilizan durante las horas de baño en casa, de ese modo, se sienten familiarizados con dichos objetos en un medio nuevo.
  • Si el niño ya está empezando a tomar sólidos, no dudes en llevarte algún recipiente listo con algún tentempié.

¡La matronatación da mucha hambre!

Te puede gustar