Mastitis periductal: síntomas y tratamiento

Naí Botello · 31 mayo, 2018
Pese a la preocupación que causa ni bien aparece, la mastitis periductal suele ser una afección benigna. A continuación, detallamos sus síntomas y de qué manera se trata.

La mastitis periductal es una patología que se define como una inflamación de las glándulas mamarias debido a la obstrucción de los conductos que transportan la leche. Se da específicamente en la zona de la aureola y el pezón.

La particularidad de la mastitis periductal es que ocurre en períodos que no están vinculados a la lactancia; de allí que también se le denomine mastitis sin lactancia.

Esta condición, que en principio es benigna, suele preocupar a muchas mujeres que la padecen; se debe a que cuando se aborde en las primeras instancias, sus síntomas y resultados posestudios son similares a los del cáncer de mama.

Qué es la mastitis periductal

La mastitis periductal es una patología no muy recurrente. No queda claro el por qué de su aparición, pero suele asociarse a mujeres que dieron el pecho por períodos muy largos de tiempo.

También se la asocia a mujeres fumadoras y a cambios del epitelio de los conductos por la aparición de la menopausia. De hecho, las edades en las que suele aparecer esta patología rondan entre los 45 y 55 años aproximadamente.

¿Cómo se detecta?

Para detectar si una paciente sufre de mastitis periductal, el médico especialista se vale de un examen exhaustivo y ordena que también que se realice una ecografía mamaria, ultrasonidos o mamografías. En casos en los que la enfermedad presente síntomas severos, podrá indicarse que se realice una biopsia.

Esto se debe a que las características y manifestaciones de la enfermedad guardan una estrecha relación con el cáncer de mama; al ser esta una de las enfermedades que más victimas femeninas se cobra a nivel mundial, resulta imperativo realizar todos los exámenes para lograr un diagnóstico correcto.

 

La mastitis periductal suele perjudicar generalmente las áreas más cercanas al pezón

Síntomas de la mastitis periductal

La mastitis periductal suele perjudicar generalmente las áreas más cercanas al pezón. Es muy poco probable que la inflamación se registre en todo el seno; y en la mayoría de los casos, se presenta en solo uno de los pechos, mientras que el otro permanece completamente sano y asintomático.

Los síntomas más comunes que se presentan en las pacientes que presentan esta enfermedad incluyen:

  • Múltiples abscesos o bultos en los pezones
  • Secreción de pus
  • Dolor de espalda vinculado al pezón afectado
  • Inflamación permanente
  • Color rojizo en la zona
  • Picores
  • Emanación de calor
  • En casos extremos, el pezón puede tornarse hacia adentro.

“No queda claro el por qué de la aparición de la mastitis, pero suele asociarse a mujeres que dieron el pecho por períodos muy largos de tiempo”

Tratamiento de la mastitis periductal

La mastitis periductal es una patología que, aunque presenta una sintomatología bastante incómoda y dolorosa para su portadora, no representa un riesgo mayor, pues se le considera de tipo benigna.

Los tratamientos para erradicar la enfermedad y los síntomas se dirigen a la toma de antibióticos, antinflamatorios, analgésicos, la extracción del líquido, el uso de cremas localizadas o cirugía, en el caso de que la paciente no evolucione.

En el caso de los antibióticos, estos deben suministrarse por lapsos específicos según la prescripción médica; generalmente se le asignan a las pacientes jóvenes. Cuando se recurre a la cirugía, es porque luego de agotar todas las vías para el alivio de los síntomas, la paciente sigue recayendo.

En esos casos, el médico toma la decisión de extraer los conductos galactóforos, con lo cual ya desaparece definitivamente el problema. En el caso de los abscesos, se puede recurrir a la extracción de los líquidos que generan las protuberancias sin tener que llegar necesariamente a la cirugía.

La mastitis periductal suele causar dolor a quienes la padecen.

Prevención de la mastitis periductal

Aunque aún no quedan completamente claras en el campo médico las razones definitivas por las que se presenta esta enfermedad, sí existen varias recomendaciones que ofrecen los especialistas de la salud para evitar la aparición de esta patología.

Se estima que el tabaquismo es una de las primeras causas de la aparición de la mastitis; otras recomendaciones incluyen no tomar café en exceso, evitar estados de estrés y de fatiga, no consumir alimentos ricos en grasas, suprimir el consumo excesivo de azúcar y no utilizar sostenes muy ajustados o hechos con telas sintéticas.

Es también de vital importancia que, una vez que la paciente registre estos síntomas, recurra de inmediato a su evaluación médica. El argumento es que la mastitis periductal crónica sí puede conllevar a a graves complicaciones de salud. Siempre la detección temprana y la realización de las mamografías a tiempo reducen riesgos.