María Soto, educadora sobre la crianza de los hijos: "los padres estamos más perdidos que nunca"

Dejar de ver a los niños desde la superioridad y conectar sinceramente con ellos es brindarles la posibilidad de mejorar la relación con sus padres.
María Soto, educadora sobre la crianza de los hijos: "los padres estamos más perdidos que nunca"

Última actualización: 02 julio, 2022

El exceso de información puede llegar a ser un tanto abrumador cuando se trata de la crianza de los hijos. Y entre todos los datos que salen a diario y los consejos familiares, resulta confuso saber qué técnicas aplicar para mejorar el bienestar y desarrollo de los niños. “Los padres estamos más perdidos que nunca”, resalta la educadora María Soto en su último libro.

Soto es una de las autoras españolas que más ha indagado en los beneficios de la crianza positiva. Y luego de publicar su primer libro, Educa bonito, nos presenta su segunda obra: Confianza cien, expectativa cero. Una narración en donde se hace una invitación a los padres a conectar con sus hijos a través del respeto, el amor y la empatía.



La crianza de los hijos con un enfoque positivo no siempre es como la pintan

En la era digital parece que cualquier persona puede hablar sobre la correcta forma de ser madre o padre a través de un vídeo en TikTok. Explicado detrás de bailes o ejemplos cotidianos lo que se debería o no hacer en situaciones determinadas. Y aunque compartir información sobre crianza positiva no está mal, muchas veces se aleja de la realidad.

Manejar los retos del día a día puede ser muy difícil y requerir más esfuerzo del que se plantean en vídeos de redes sociales. Mantener la calma y la paciencia es clave.

Para María Soto, quien a través de su carrera como educadora y escritora ha visibilizado los beneficios de aplicar un enfoque positivo en la crianza de los niños, estas “modas” en redes sociales no generan del todo un impacto apropiado.

Hemos interiorizado creencias limitantes basadas en expectativas irreales que pensamos que debemos cumplir para ser buenos padres. Pero como la mayoría de esas expectativas son inalcanzables, se crea una disonancia en nuestro cerebro que nos bloquea.

~ María Soto ~

En su más reciente publicación Confianza cien, expectativa cero, María analiza cómo esa sobreexposición a la información afecta la manera en la que los padres aplican la crianza positiva con sus hijos. Creando expectativas lejanas a la realidad que pueden acabar con la confianza que los niños necesitan para recibir una educación directa y respetuosa.

3 consejos de María Soto sobre la crianza de los hijos y cómo reconectar

Aunque llevar un estilo de crianza positiva en donde prevalezca el amor, el respeto y el diálogo en la forma de educar y corregir a los niños es muy fácil de decir, a la hora de la verdad es un camino que está lleno de retos.

Saber conectar con los hijos y recuperar su confianza es indispensable para brindarles un espacio seguro en donde puedan reflexionar y buscar ayuda si es necesario. A continuación, te compartimos algunas recomendaciones de María Soto.

1. Sé consciente de tus acciones

El hecho de no tener claras todas las técnicas que pueden emplearse para ejercer una crianza positiva, no significa que se esté haciendo una mala labor. Sin embargo, en la medida en la que gracias a la educación y la información vamos siendo conscientes de algunos errores, es necesario mejorarlos por el bienestar actual y futuro de los hijos.

Compartir tiempo de calidad y erradicar comportamientos nocivos es necesario para conectar con los hijos de manera sincera y profunda.

La autora invita a todos los padres a “redescubrirnos”, conectando con los hijos a través del diálogo, la compañía y el afecto. Por lo que recomienda planear actividades en la naturaleza y lejos de la tecnología. Un espacio en donde puedan disfrutar de la presencia del otro y compartir un momento familiar de calidad.

2. Conectar con el niño interior para hacerlo con los hijos

La manera en la que es criada cada persona determina en gran medida su personalidad y comportamiento futuro. Un niño criado por un padre ausente, violento o despreocupado muy probablemente crecerá con traumas infantiles que lo llevaran inconscientemente a replicar esos comportamientos o afectar su forma de relacionarse.

De ahí la importancia de reflexionar en la educación que recibimos de nuestros padres y cómo está afectando la manera de relacionarnos con los propios hijos. Ya que, no existen maneras perfectas de criar a los niños, pero siempre se puede mejorar desde el amor para romper con patrones impuestos que nos alejan de su cariño.



3. Educar con límites y fomentando la empatía

Cuando un pequeño arma una pataleta, esto puede ser una situación estresante para todos. No obstante, es necesario mantener la calma sin perder la autoridad. Ellos aún no saben manejar sus emociones y emplean el llanto como método de escape. Es nuestro deber corregirlos con amor y respeto.

Los niños no saben sabiéndolo todo y deben comprender que existen ciertas normas para poder vivir en paz. Inculcándoles la importancia del respeto y la empatía por las demás personas. Por eso, la educadora recomienda dejar de ver a los hijos desde los miedos y, por el contrario, mirarlos con curiosidad para que puedan brillar a su manera.

Sigue estos consejos para mejorar la crianza de los hijos

Dentro de la crianza positiva se encontrarán retos que ponen a prueba el amor y el respeto que tienen los padres por sus hijos. Y evitar mantener una comunicación vertical, en donde se minimizan los sentimientos y actitudes de los pequeños, es un paso indispensable para crear un ambiente seguro para el diálogo y la reflexión.

Recuerda que buscar información de confianza, como la expuesta por la autora María Soto en sus libros es pensar en el bienestar de los niños. Por lo que no dudes en consultarlos y pon en práctica estos consejos para mejorar la relación con tus hijos.

Te podría interesar...

4 claves que debes conocer para una buena crianza
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
4 claves que debes conocer para una buena crianza

Una buena crianza es la que cubre las necesidades físicas, intelectuales y emocionales de un niño. Descubre algunas pautas para aplicarla.

-.