El lado positivo que no conoces de las pataletas infantiles

Marisol · 21 agosto, 2017

Como padre, seguramente te has visto en una situación incómoda a causa de las pataletas infantiles. Sin embargo, aunque parezcan difíciles de tolerar son señales de que el desarrollo emocional de tus hijos se está dando correctamente.

En los primeros años de vida, no existe el concepto de auto regulación. Las emociones de los niños pueden variar repentinamente y es allí donde se dan las pataletas.

Ver a un niño alterado, gritando y llorando no es el panorama más atractivo que puedes imaginar. Sin duda, esta situación te causará vergüenza y estrés pero si conoces las implicaciones positivas de las pataletas, todo parecerá menos grave.

 

Cada acto de aprendizaje consciente requiere la voluntad de sufrir una lesión a la propia autoestima. Es por eso que los niños pequeños aprenden tan rápido antes de ser conscientes de su propia importancia.

-Thomas Szasz-

Sorprendentes beneficios de las pataletas infantiles

Si manejan adecuadamente, las pataletas aportan al desarrollo cerebral del niño. Cuando los niños nacen sus cerebros no se han desarrollado por completo.

La genética define las bases y cada experiencia de vida forma la estructura definitiva. De cómo se manejan las frustraciones de pequeños, depende la manera en que las enfrentarán en la adultez.

Expulsan cortisol de sus organismos. Las lágrimas contienen cortisol, que es la hormona del estrés. Cuando los pequeños lloran están liberando estrés de sus cuerpos.

Además, el llanto reduce la presión arterial y aumenta la sensación de bienestar emocional al recibir el apoyo de un ser querido. ¿Has notado que después de una pataleta el humor de los niños mejora notablemente?

El llanto ayuda a aclarar las ideas. En el momento de las pataletas infantiles, los niños entran en conflicto y expresan sus emociones poco saludables. Con la rabia y la frustración fuera de la mente, sus ideas se aclaran y pueden aprender algo nuevo.

Cuando un niño no puede concentrarse y escuchar, suele haber un bloqueo emocional que impide su progreso. Para que el aprendizaje se dé, tus hijos deben estar felices y relajados.

Pataletas infantiles

La calidad de sueño mejora. En muchas ocasiones podrás creer que lo mejor contra una pataleta es evitarla, pero esto no es del todo real. Al igual que le ocurre a un adulto, el estrés y las situaciones negativas emergen durante el momento de descanso de los niños.

Por esta razón es conveniente que no detengas forzosamente la pataleta sino que busques una manera saludable de ayudar a tu hijo a expresar sus emociones y tener una noche de sueño reparador.

Y por si fuera poco…

Tus hijos se sienten a salvo al comunicarte cómo se sienten. Muchas rabietas infantiles se dan porque están en proceso de aceptar una respuesta negativa que les hayas dado.

La pataleta es una expresión de cómo se sienten ante esa respuesta. La alteración emocional es una oportunidad para mostrar empatía con sus tristezas, ayudarlos a comunicarse mejor y a fortalecer la conexión entre padres e hijos.

Los niños hacen algo que las personas mayores han olvidado cómo hacer. A medida que el niño crece llora menos. Esto se debe, en parte, a que han empezado a regular sus emociones, pero también es un intento de adaptarse a una sociedad que no aprueba por completo la expresión de las emociones. Un niño que manifiesta lo que siente no acumula sensaciones y experiencias negativas.

Pataletas infantiles

Las pataletas mejoran el comportamiento a largo plazo. A veces los niños se expresan usando medios como la agresión y las negativas ante la autoridad en casa.

Cuando llegan a su máximo, expulsan todo lo que les impide mostrar el lado dulce y cooperativo que tienen por naturaleza.

Cuando uno de tus hijos presenta uno de esos episodios de alteración, también puedes aprovecharlo en tu beneficio. Con frecuencia podrás verte reflejado en ellos y comprender lo que sienten porque tú también lo experimentaste en algún momento.

Sobrellevar asertivamente las pataletas infantiles te ayudará a enfrentar tus propios retos emocionales. Procura que comunicarte y expresar tus emociones sea un hábito familiar para potenciar la sensación colectiva de bienestar. Las personas que verbalizan sus sentimientos y los comparten con sus seres queridos, son más felices y saludables.

Recuerda que de cada situación puedes obtener un momento de aprendizaje y de enriquecimiento para tu labor como padre y para la vida de tus hijos.