Manicura y pedicura en el embarazo: lo que debes saber

Las futuras madres quieren lucir espléndidas y encuentran en el cuidado de las uñas una linda forma de hacerlo. En este artículo, te contamos todo lo que debes saber.
Manicura y pedicura en el embarazo: lo que debes saber
Maria del Carmen Hernandez

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez.

Última actualización: 01 septiembre, 2022

La manicura y la pedicura durante el embarazo forma parte de la rutina de belleza de toda mujer. Pero, ¿existen recaudos o contraindicaciones?

Si bien se puede considerar un acto de belleza un tanto inofensivo, a continuación te detallamos todo lo que debes saber para evitar riesgos.

Cambios en las uñas de la embarazada

En el transcurso de los 9 meses de embarazo, las alteraciones hormonales pueden generar cambios en las uñas y en el pelo. De hecho, las uñas experimentan un crecimiento bastante acelerado a diferencia de otros momentos.

A su vez, otros de los cambios ungueales durante el embarazo incluyen los siguientes:

  • Fragilidad.
  • Generación de surcos.
  • Onicólisis (separación de la uña del propio lecho ungueal).

Sin embargo, según un estudio realizado por la International Journal of Dermatology, los cambios en las uñas más prevalentes en las embarazadas son los siguientes: uña del pie encarnada, decoloración blanquecina completa de la placa ungueal (leuconiquia) y uñas quebradizas. Incluso, la piel también experimenta modificaciones que la hacen más sensible a factores del medio externo.



Durante la etapa de gestación, las uñas experimentan cambios y un crecimiento más acelerado que lo habitual. Además, si están pintadas se pueden pasar por alto las patologías que se podrían visualizar en el aspecto y en la textura.

La importancia de las uñas

La coloración fisiológica de la uña puede brindar importante información sobre el estado de salud de la embarazada por medio de los valores de oxígeno en sangre. Para esto, el uso del saturómetro es muy útil, junto con la observación de palidez o de coloración morada.

Existen muchas patologías que se manifiestan con alteraciones en el aspecto y en la textura de las uñas que pueden pasar desapercibidas si se encuentran pintadas. Estas son algunas de ellas:

  • Enfermedad de Darier.
  • Artritis.
  • Estrés.
  • Lunares o melanomas.
  • Enfermedad renal.
  • Psoriasis.

Manicura y pedicura en el embarazo

Es normal preguntarse si los procedimientos de manicura y pedicura se encuentran permitidos o si hay que tomar precauciones para mantener las manos lindas durante el embarazo. A continuación, te brindamos las respuestas a algunas inquietudes frecuentes.

Uso de esmaltes y uñas acrílicas

No se recomienda el uso de productos que tengan solventes en su composición, como lo son los removedores de esmaltes, algunos esmaltes y las uñas acrílicas. No solo que huelen mal, sino que, en algunas ocasiones, también resecan y provocan dolor de cabeza y náuseas. En contraste, los disolventes sin acetona tampoco están exentos de cualquier toxicidad, por lo que siempre se debe prestar atención a sus componentes.

Otro de los productos cosméticos que se deben evitar son los ftalatos, ya que pueden generar alteraciones en el sistema endocrino y provocar daños. Incluso, es fundamental la utilización de guantes para proteger el dorso de las manos de la luz ultravioleta en el procedimiento de las uñas acrílicas o de gel.

Tampoco se recomiendan las uñas postizas debido a los componentes del pegamento. A su vez, es mejor evitar el uso de las uñas de gel, al menos hasta el cuarto mes de embarazo.

Frecuencia de la manicura y pedicura en el embarazo

Lo ideal, durante el embarazo, es aplicar el esmalte con menor frecuencia y aprovechar a elegir uno de óptima calidad que no contenga demasiados agregados tóxicos.

Se recomienda alternar las semanas sin y con descanso y no dejar el esmalte durante demasiado tiempo. Incluso, siempre es mejor pintar las uñas al aire libre para que las sustancias tóxicas se diluyan en el aire.

Si bien no existe evidencia que prohíba el uso de esmalte durante el embarazo, lo ideal es llevar las uñas naturales en el momento del parto.

Sin embargo, existen algunos trucos de belleza que pueden ayudar a lucir más guapas a las embarazadas. De hecho, no ponen en riesgo la salud del bebé y de la madre, ya que son más saludables.



Si bien durante el embarazo lo mejor es llevar las uñas al natural, en caso de embellecerlas se recomienda utilizar productos de buena calidad, pintarlas con menor frecuencia y hacerlo al aire libre.

¿Cómo cuidar las uñas durante el embarazo?

Los cambios hormonales que se suceden durante el embarazo promueven el crecimiento más acelerado de las uñas, la formación de surcos y mayor fragilidad.

Por ende, para lograr fortalecer las uñas en este período, se aconseja mantener una alimentación variada y equilibrada para asegurar el consumo de las vitaminas requeridas que contengan biotina. De hecho, existe una reciente revisión que demuestra los efectos beneficiosos de la vitamina del complejo B para mejorar la dureza, el grosor y la firmeza de las uñas.

Hay que tener especial atención si se tiene uñas artificiales, ya que cualquier decoloración verde de la misma puede ser un signo de una probable infección bacteriana. Por lo tanto, siempre es mejor mantenerlas de forma natural.

Mejor evitar los procedimientos estéticos

En conclusión, lo aconsejable es transitar los meses de embarazo de una forma sencilla y segura y disfrutar de cada etapa y momento. Hasta puedes no necesitar maquillaje, ya que luces espléndida y puedes evitar todas las prácticas que cuenten con un mínimo riesgo para el bebé.

Sin embargo, no existe evidencia científica que demuestre que el esmalte de uñas sea un factor agresivo para el niño, aunque contenga tóxicos como formaldehido o tolueno.

Te podría interesar...
La rutina cosmética más recomendada por dermatólogos
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
La rutina cosmética más recomendada por dermatólogos

La rutina cosmética es una medida de cuidado cutáneo muy importante. Se trata de preservar la piel y protegerla de las agresiones externas.