​ Por qué los refrescos son perjudiciales para los niños

 

En la actualidad los estudios pediátricos han comprobado que a la mayoría de los niños le encanta las bebidas artificiales como el refresco, incluso más que las golosinas. Y como padres cometemos el error de complacerlos sin saber cuán dañino puede ser para su salud, por eso conoce ¿Por qué los refrescos son perjudiciales para los niños?


El refresco es una bebida preparada con altos contenidos de azúcares, sodio, calorías y aspartamo, ingredientes que son dañinos para la salud de todas las personas pero aún más de nuestros hijos.

Aun cuando nosotros los padres conocemos el significado de azúcar en sangre, del alto contenido de sodio y de lo que produce el aspartamo en el cuerpo, no tomamos conciencia de alejar este tipo de bebidas de los chicos.

Te preguntarás, ¿qué daño puede ocasionar en mis hijos algunos de estos tres ingredientes? Mucho más de lo que imaginamos, pero siempre es necesario conocerlo detalladamente: ¿Por qué los refrescos son perjudiciales para los niños?

Todo sobre los refrescos

El refresco puede llegar a ser delicioso, pero contiene al menos por cada vaso ingerido un 29% de azúcar.

Lo que quiere decir que si nuestros hijos toman diariamente un vaso de refresco, al poco tiempo ese azúcar puede probablemente convertirse en una diabetesY en la actualidad conocemos muchos casos de niños entre 6 y 15 años que sufren de esta terrible enfermedad. 

El sodio que puede contener esta bebida artificial, al igual que el azúcar (cada vaso de refresco puede tener al menos un 27% de sodio), puede ocasionar en un futuro problemas cardiovasculares, renales y gástricos.

¿Cuántas veces no hemos leído la barra nutricional de los refrescos y leemos muy abajo “contiene aspartarmo” pero no buscamos el significado de la palabra? El aspartamo es una neurotoxina muy peligrosa para todo el sistema nervioso y a su vez ocasiona severos estragos en el cuerpo, como la pérdida de memoria y de la visión.

¿Cómo eliminar el consumo de refresco?

los refrescos 3

Ahora bien, ya conocemos lo negativo de los refrescos, entonces solo nos queda tomar un poco de conciencia familiar, y poner manos a la obra para ir progresivamente eliminando el consumo excesivo de esta bebida y paralelamente iniciar un proceso de consumo de bebidas saludables y no artificiales.

Seguramente no será tarea fácil y más cuando los chicos ya están apegados al sabor. A continuación te damos algunas recomendaciones para que procedas a implementar el cambio de hábito:

  • Comienza a preparar bebidas naturales a base de frutas, ricas en vitaminas y minerales. Alguna serían, fresa, uva, piña, manzana entre otras. Una idea perfecta para que nuestros hijos comiencen a saborear un jugo nutritivo.
  • Preparación de infusiones. Otra alternativa puede ser la preparación de tés naturales bajos en sodio o infusiones de cualquier fruta, una alternativa que ofrece un abanico de deliciosas y saludables bebidas que pueden ser ingeridas frías o calientes.
  • La opción de hidratación por excelencia el agua. La bebida más importante y natural es el agua. Enseñar a los niños desde pequeños la necesidad del cuerpo de estar bien hidratado a base de agua, y no de refrescos, es fundamental para que tengan un excelente estilo de vida saludable.

La educación también es alimentación

drip-921067_640

Como padres tenemos la entera responsabilidad de enseñarles a nuestros hijos la importancia de querer a nuestro cuerpo, de no tomar bebidas que en un futuro ocasionen algunos daños, desde entonces nuestro grupo familiar comprenderá que los refrescos son perjudiciales para todos.

Debemos tener presente que la manera más eficaz de educación es con el ejemplo, no debemos predicar lo que no practicamos. Los niños son unos grandes observadores, así que no debemos confundirlos con nuestras acciones.

El cambio de hábito debe comenzar por los más adultos, ya cuando en casa se observan cambios alimenticios con nuevas bebidas, los chicos inmediatamente cambian su manera de pensar sobre “jugo vs refresco” y seguramente van a elegir lo que mamá o papá están tomando.

Solo de esta manera eliminar los refrescos no será un proceso tan drástico y traumático, con el tiempo y la educación que implementemos, seguirá siendo una bebida popular pero no en nuestra casa. Tenemos que apostar por la salud principalmente y qué mejor que enseñarnos y enseñar a los niños cuán nocivo puede ser el refresco para su organismo.

Categories: Salud Etiquetas:
Te puede gustar