Los beneficios de la danza en los niños

Cuando un pequeño aprende a bailar desarrolla sus capacidades intelectuales y sociales, cultiva su creatividad y fortalece su autoestima. La danza aporta beneficios que duran toda la vida. Los niños que desde temprana edad practican danza o alguna clase de baile crecen con más sentido del equilibrio, ritmo, conciencia y valor de su cuerpo. 

Para todos los niños bailar es una actividad muy divertida. A tempranas edades, danzar es un ejercicio que sale por sí solo, es espontáneo. Y no importa si tu hijo es el mejor bailarín o el creador de un nuevo loco ritmo; lo importante son las habilidades que los niños adquieren con esta práctica, las cuales van mucho más allá de la maestría alcanzada a través de las rutinas de danza.

La danza además de ser una práctica sensacional, también trae consigo muchos beneficios para los niños. Cuando se trata de niños cuya edad es de 5 años o más, la danza ayuda al desarrollo físico del cuerpo, pues define la figura. Además, provee una imagen positiva para los niños, porque les genera sentimientos de confianza en sí mismos, disciplina, gracia, entre otras cualidades.

Los programas de danza, que acompañan sus actividades con música y hacen énfasis en las tareas de motricidad y movimiento, han demostrado que mejoraron considerablemente los problemas de comportamiento y estudio de los niños que los padecen. Las investigaciones y procesos de observación que se han hecho a este tipo de caso arrojan que la mayoría de los niños insertos en este tipo de programas mejoró después de cierto tiempo de estar en las actividades de danza.

Cuanto más bailarín más creativo

La danza desarrolla la creatividad y la imaginación de los niños, en especial cuando se está en edades tempranas y les facilita y ayuda a interactuar con otros niños de  su misma edad o mayores que ellos. Las clases de danza también los ayudan a tener elasticidad, organización, armonía, equilibrio y concentración.

La danza es un medio de expresión que mejora las habilidades innatas y la confianza de los niños, quienes a través de este arte potencian su autoestima, lo cual les ayuda a  tomar buenas decisiones en su día a día.

Un punto poco abordado respecto a la práctica de la danza como disciplina es el de la música. Sea cual sea la que se vaya a utilizar, tiene que gustarle al niño, ya que la música utilizada también desempeña un papel muy importante a la hora de practicar  danza, pues les ayuda a soltar su cuerpo con más facilidad. De ahí deriva la importancia de que les guste.

La danza y la música facilitan el trabajo en grupo

 

La danza aumenta la fuerza y resistencia física en los niños. Les ayuda a mejorar la postura, la circulación y el balance, también a desarrollar una buena coordinación motora corporal. Una práctica de baile regular, lo cual se traduce a un par de clases por semana, ayuda al niño a tener buena salud cardiovascular.

La cohesión de grupo se importante durante las clases de danza, ya que es necesario que  los niños aprendan a cooperar y a trabajar en equipo para alcanzar un buen resultado. Las coreografías grupales son interesantes al momento de experimentar la unión con otros compañeros.

La danza ha ayudado a resolver problemas de miembros inferiores en niños. “La danza ayuda con problemas de pie, rodilla y piernas. Ha dado muy buen resultado porque los médicos ortopédicos nos recomiendan para ayudar a solventar esos problemas de salud” asegura Iris Fuentes quien es especialista en danzas.

Baila en un camino sano

 “Los niños que bailan, suelen ser personas emprendedoras y ven la danza como una esperanza; un camino sano. La danza es uno de los mejores estilos de vida; el más espiritual”, según la especialista, quien reitera que la danza, al igual que otras artes, aporta muchos beneficios para el desarrollo mental e intelectual de los niños.

De acuerdo a diversos estudios, los niños que toman clases de baile tienden a ser más exitosos a nivel académico, la clave observada en estos estudios casi siempre es la disciplina aprendida. De hecho, los niños que practican este arte aprenden a retener información en la escuela y es gracias a los diversos pasos que deben memorizar en una academia de danza.

Muchas veces, los niños que practicaron danza durante su infancia se dedican a otras cosas cuando crecen. Se vuelven profesionales y honestamente muy pocos siguen danzando, pero la disciplina aprendida en aquellos tiempos de baile los ayudará en casi todos los niveles de sus vidas, la mayoría mantiene la motivación para salir adelante en sus carreras profesionales y tener una vida sana.

Categories: Ocio Etiquetas:
Te puede gustar