La tía es mi segunda mamá - Eres Mamá

La tía es mi segunda mamá

ser tía es genial 3

Una tía suele sentirse tan ilusionada por los bebés que vienen en camino como sus madres. Las tías son un pilar fundamental de la familia que siempre presta sus brazos para acunar al niño y sus manos para ayudar en lo que pueda a los padres.

El amor que una tía siente por su sobrino es muy especial porque tiene mucho de alegría y aventura. Entre ambos surge una amistad que se alimenta de confidencias, travesuras, de ratos de juegos y también, como es natural, algo de disciplina.

Y aunque ciertamente las tías suelen ser más permisivas que los padres, ellas saben marcar de manera prudente y delicada los límites y velar de manera adecuada por la seguridad de sus sobrinos.

Todas estas características hacen que los niños vean a su tía como a una segunda mamá, para ellos una tía es una amiga y también una persona que les brinda protección y seguridad en ratos que normalmente son muy felices.

Una segunda mamá que me cuenta historias

ser tía 2

Una tía casi siempre es un punto de equilibrio entre el niño, su papá y su mamá, pues los conoce a todos bastante bien y por eso su punto de vista sobre ciertos asuntos puede ser bastante acertado.

Las tías también son una buena fuente de historias. Siempre pueden recordar episodios divertidos de la infancia con sus hermanos y contárselos cariñosamente a sus sobrinos.

Una tía es como una segunda mamá porque también se convierte en una enfermera o una maestra si su sobrino lo necesita. En ella sus sobrinos pueden encontrar una mano amiga y una confidente sincera que siempre velará por su bienestar.

Solo una tía puede dar abrazos como una madre, guardar secretos como una hermana y compartir alegrías como una amiga

La figura de la tía ayuda al sano desarrollo del niño

El papel de las tías en la vida y el desarrollo de los pequeños es muy importante en varios ámbitos, uno de ellos es el psicológico, pues su figura es importante para el psiquismo de la Estructura Familiar Inconsciente.

Esa “Estructura Familiar Inconsciente” se alimenta con  los lazos familiares que preexisten a cada uno de nosotros y que existen (funcionando) en nuestro inconsciente.

Son los secretos familiares, la manera de vincularse de nuestros ancestros. Son lo no-dicho, lo dicho a medias y los malos-entendidos. Todo esto nos recibe, nos estructura y nos determina desde nuestro más inconsciente psiquismo”, explica en un artículo la psicóloga Florencia del Rocío López.

La llegada del bebé lo cambia todo

ser tía 3

Cuando un nuevo integrante llega a la familia, la vida de todos sus integrantes cambia. Las tías, en efecto, se sienten una segunda mamá quien cuidará a su sobrino como si se tratara de su propio hijo.

De hecho, muchas tías aprenden a ser mamás cuando tienen a su sobrinito en sus brazos y encuentran una hermosa función desarrollando su instinto materno. Todos los roles y las funciones que ellos implican se redefinen con el nacimiento de nuevos niños en la familia; y los sobrinos especialmente hacen que los lazos entre hermanos -que ahora son papá, mamá o tía- se estrechen. 

El amor entre la familia seguramente crecerá desde el momento en que el corazón de esa tía sienta el calor de su sobrinito, cuando se pierda en la mirada que le brindan esos ojitos y conecte con la ternura de esa personita que querrá como si viniera desde sus entrañas. Ese amor irá creciendo y transformándose a medida que crezca su sobrino. El tiempo hará que las tías pasen de ser “canguros” a ser amigas.

Las tías son importantes, no lo olvides

No olvides que las tías pueden compartir con sus sobrinos esos intereses por ciertas aficiones que los niños no pueden desarrollar libremente con sus padres, por falta de tiempo de los progenitores, o por cualquier otro motivo.

Además, y según explica un artículo, entre los tíos y los sobrinos existe una especie de nexo comparable al de los abuelos, pero la diferencia generacional no es tan grande y la manifestación del cariño es muy distinta.

Melanie Notkin, fundadora Savvy Auntie (una comunidad online para tías y madrinas), explica cómo la magia de la relación se basa en que para los tíos no existen las responsabilidades que los padres tienen que desempeñar por obligación y eso definitivamente marca una gran diferencia en el tipo de relación que establecen con sus sobrinos.