La sudamina en los bebés

Los bebés son seres muy frágiles que necesitan a sus padres para que los cuiden y los protejan en todo momento. Además, cuando hay algo que no va bien en su organismo, es fundamental que los padres sean capaces de saber cómo actuar o cuándo llevarles al médico para que puedan tratar las dolencias lo antes posible. A continuación vamos a hablar de la sudamina en bebés. 

La sudamina también es conocida como miliaria y es más común de lo que te puedas imaginar. Consiste en una erupción cutánea en la delicada piel del bebé que ocurre a causa de una disfunción del sistema sudorativo. Esto ocasiona que haya una obstrucción en los poros de las glándulas sudoríparas. Esto hará que el bebé no sea capaz de sudar.

Cuando no sale el sudor, este queda retenido en la piel y puede causar pequeños granitos de color rojo o incluso algunas ampollas a causa de las glándulas obstruidas que no son capaces de eliminar el sudor. Esto puede hacer que estos granitos sean molestos para el bebé, ya que puede picarle o incluso escocerle en caso de las pequeñas ampollas que le salen en la piel.

La sudamina en bebés

Esto granitos pueden variar de tamaño y aspecto e incluso pueden haber más o menos en diferentes zonas del cuerpo del bebé. Dependerá de la gravedad de la sudamina que el pequeño se vea más o menos afectado. Hay casos más leves donde se forman pequeñas costras e irritaciones en la piel. Aunque en los casos más graves es cuando pica y escuece. La sudamina puede durar apenas unos días, pero si no hay un buen cuidado de la piel y también hace demasiada calor para el bebé, puede reaparecer con diferentes niveles de intensidad.

sudamina 2

No hay una parte específica del cuerpo donde pueda aparecer esta dolencia en los bebés, aunque suele aparecer más alrededor de la cara, los brazos, las axilas, las ingles, los muslos o el tronco. Puede aparecer toda la irritación junta en una misma zona o por el contrario, dispersa en diferentes zonas del cuerpo. No hay una manifestación que sea igual para todos los bebés.

No hay mejor trabajo en el mundo que cuidar de tu bebé

-Autor desconocido-

Prevenir la sudamina

Como es bastante habitual en los bebés que tengan sudamina, lo mejor que pueden hacer los padres es seguir una serie de pautas para intentar así, evitar o prevenir la sudamina. Igualmente, si ves que tu hijo tiene demasiada irritación o le pica demasiado, tendrás que acudir al pediatra para que vea y valore la gravedad de la situación y lo trate de la forma que mejor convenga. Además de esto, puedes seguir los siguientes consejos: 

  • Cuando haga calor o estés en un clima demasiado húmedo, mantén a tu bebé fresco y seco. Vístele con ropa ligera, mejor de algodón y sin que sea ajustada.
  • Mantén en tu hogar una temperatura agradable para evitar el calor mediante ventiladores o aire acondicionado (a una temperatura adecuada).
  • Evita dermatitis del pañal en el bebé cambiándole con frecuencia el pañal.
  • Evita irritaciones en la piel del bebé usando ropa que sea cómoda y para nada ajustada que le pueda causar roces innecesarios.
  • Escoge un gel de baño adecuado para la delicada piel del bebé.
  • Evita demasiada exposición al sol y protege siempre su piel con cremas solares para bebés y la ropa adecuada.
sudamina 2

Cuando la sudamina ya ha aparecido

Si tu hijo ya tiene sudamina en su piel deberás acudir a tu pediatra para saber cuál es el mejor tratamiento, pero al mismo tiempo es necesario que sigas las mismas indicaciones de prevención para evitar que se agrave la dolencia a causa de la obstrucción del sudor por el calor y el ambiente cálido que existe en el lugar donde os encontráis. Es posible que tu pediatra te recomiende alguna crema especial para pieles sensibles.

Si a tu bebé le pica demasiado es posible que tu pediatra te recomiende una crema con cortisona para evita de esta manera la picazón y reducir la inflamación en caso de que se le haya puesto la piel regular. Pero sea cuál sea la gravedad de la sudamina en tu pequeño, es importante que acudas a tu pediatra para que valore el estado de la afección en tu bebé.

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar