Leer alimenta la imaginación y los sueños de los niños

Adrianazul 28 marzo, 2017

Increíblemente, la imaginación es una cualidad que el niño tiene desde pequeño sumamente desarrollada,  pero por mala suerte, a veces, con el correr de los años esta se va perdiendo; por eso es que alimentar la imaginación y los sueños de tu hijo es una tarea constante, de todos los días. Hacerlo es muy positivo porque esta estimula, entre otros aspectos, el progreso intelectual y emocional de tu bebé.

Basta con recordar en cómo utilizábamos los adultos nuestra imaginación de pequeños, para damos cuenta de que esa premisa científica es muy cierta. De niños podíamos construir una casa con cajones de madera y sentir que era un palacio.

Podíamos mirar los aviones, y al mismo tiempo sentir que estabas allá arriba, volando en el avión. Si el pasto del jardín estaba alto y nos podíamos adentrar y sentir que era una selva increíble repleta de animales… Todo esto sucedía en nuestra imaginación gracias a la lectura. Así que no lo olvides, la lectura estimula la creatividad en los niños al máximo.

Leer es vital para dejar volar la imaginación

Para los entendidos en el tema, existe una relación entre los cuentos,  la educación y el pensamiento imaginativo. El poder de la historia sobre la imaginación y los sueños de los niños es muy fuerte.

A esta edad, un niño siente que cualquier cosa es posible, eso pasa porque existen pocos límites en su mente; sin embargo muchos niños al alcanzar unos años más van limitando la imaginación.

niño volando con libro

Esto se puede contrarrestar con una infancia llena de mucha lectura, en la cual se alimente su imaginación de manera positiva; así no será como un adulto regular quien tiene que esforzarse mucho para reconstruir sus facultades imaginativas.

La importancia de la literatura para el desarrollo imaginativo del niño es tan vital, como lo es el juego. Si no lo crees, conoce la respuesta de un niño al cual se le preguntó por qué le gustaba tanto un cuento que su madre le leía, y que respondió inmediatamente: Porque me dibujan lo que pienso. Además alimentar la imaginación de tus hijos con  historias o cuentos pueden traer grandes beneficios.

Beneficios de la lectura y los sueños en los niños

  • Despierta las emociones en el niño y le enseña a conectar con ellas, a identificarlas. Pero además de ello, es importante que las pueda expresar libremente, por ejemplo, si luego de leer un cuento de naves espaciales lo ves jugar a que es el piloto de una de esas naves, no te preocupes; más bien déjalo volar en su espacio y mundo de sueños.
  • Este ejercicio también de dejar volar la imaginación lo llevará a hacerse preguntas: Se cuestionará mejor todo lo que lee y nunca perderá la oportunidad para poner en práctica toda esa creatividad que irá despertando poco a poco.
  • El vocabulario del niño aumenta de forma positiva y significativa a medida que va leyendo, puedes comenzar con textos de palabras de uso cotidiano para luego ir subiendo el rango de libros con lenguaje más culto y si es posible respalda esta parte con la ayuda de un diccionario.
  • Le facilitará la escritura. Al niño que se le inculca el hábito de leer correctamente desde temprana edad se le hará mucho más sencillo escribir. Hay muchos casos de niños que llegan al jardín de infancia con 5 y 6 años que saben leer y hasta escribir.

La lectura, aparte de la imaginación, estimula y amplía los conocimientos generales de cultura del niño, lo que hace más sencilla su transición por la primaria.

Alimentar tu imaginación te ayuda a alimentar la de tu hijo

La vida que cualquier adulto lleva hoy en día es muy factible que la imaginación se atrofie, como sucede con cualquier músculo que no se usa. Para reconstruirla y ponerla a funcionar es necesario realizar ejercicios alimentándola con la lectura de cuentos, viendo dibujos, escuchando música, y probando con la escritura. Este tipo de jornadas imaginativas también alimentan el alma.

El constante contacto con la naturaleza es una de las mayores fuentes de inspiración para obtener imaginación y creatividad. Contemplar el mar, mirar las flores, observar el vuelo de los pájaros, admirar los colores del atardecer, entre otras experiencias son el mejor contacto que podemos lograr para alimentar los sueños. Cuando lo haces acompañada de tu hijo lo ayudas a expresar sus emociones y empezar a conectarse consigo mismo.

No dejes pasar más el tiempo y comienza desde ya a incentivar a tu hijo en el buen hábito de la lectura. Es un hecho, los niños adoran que sus padres les lean algo, así que aprovecha esto ya, es momento de buscar un espacio todos los días y brindarle este regalo a tu hijo.

Educar a los niños felices y sanos, es tarea de los padres, y el desafío de convertir su mundo en uno de sueños e imaginación puede ser respaldado por un buen libro, no dejes pasar las herramientas que brinda la vida, para darles a ellos lo mejor.

Te puede gustar