10 claves para evitar el cáncer de piel en verano

Pedro · 22 junio, 2017

Con la incidencia de los rayos del sol en verano podemos hacer mucho daño a nuestra piel si la sobreexponemos. Así pues, anota estas claves que te permitirán cuidar tu dermis para evitar sufrir un futuro cáncer de piel tanto tú como los que más quieres, tus peques.

Claves para luchar contra el cáncer de piel en verano

Ponte protector solar

Ponte siempre protector solar antes de salir de casa para filtrar las radiaciones ultravioleta A y B, que tan dañinas son para la piel. Así conseguirás un bronceado ligero pero progresivo. También evitarás quemaduras, el fotoenvejecimiento y, por supuesto, el cáncer de piel.

Como decimos, aunque nos pongamos factor de protección elevado, la piel se bronceará y, además, será mucho más natural y duradero.

Es recomendable poner una protección solar de 30 o superior. Ten cuidado, sobre todo en el caso de los bebés, cuando es recomendable que llegue a pantalla total. Estas cremas, además, están preparadas para combatir los radicales libres y llevan ácido hialurónico para hidratar la dermis.

Por supuesto, no te olvides que en el caso de que te quieras poner protección porque vas a la playa o a la piscina, esta tendrá que ser resistente al agua.

protector para evitar cancer piel

Aplícalo bien

No basta con aplicar protector solar una vez al día. Se debe aplicar para que sea efectivo verdaderamente cada dos horas. Ponte la cantidad adecuada repartida de forma uniforme por todo el cuerpo media hora antes de salir de casa y repite este procedimiento cada 120 minutos.

No basta solo con la protección solar

Sobre todo en el caso de los bebés, no basta solo con aplicar protección solar. No te olvides de poner un gorrito y, en el caso de los adultos, también unas buenas gafas de sol. Incluso puedes encontrar camisetas con factor de protección incorporado.

Apuesta por los nutricosméticos

Los nutricosméticos sirven también para proteger la piel. Entre ellos, los más recomendables son aquellos que sirven para activar nuestras defensas naturales frente al sol, y que sean ricos en vitaminas como la C, E y D y antioxidantes.

Evita exponerte al sol en las horas centrales del día

En la medida de lo posible, evita exponerte al sol en las horas centrales del día, es decir, desde las 11 hasta las 16 horas.

Recuerda que el sol incide también en la ciudad

A veces asociamos ponernos protección solar a ir a pasar el día a la playa o a la montaña. Pero lo cierto es que el sol también incide, y del mismo modo, en la ciudad. Recuerda que hay que protegerse siempre independientemente del lugar al que vayamos a ir.

Hidrata tu piel

Tras realizar la exposición solar, es importante que te hidrates para evitar posibles contratiempos. Así que no lo dudes y aplica cremas hidratantes que contengan ingredientes como el aloe vera.

Además de tener que hidratar tu piel de manera externa, es fundamental que lo hagas de manera interna. Recuerda que al exponernos al sol, perderemos líquidos. Así pues, hidratarse correctamente para recuperarlos es fundamental.

No uses cremas solares de un año a otro

No uses cremas de protección solar de un año para otro, ya que quizá no sean efectivas. Al haber estado expuestas a temperaturas extremas, esto puede haber hecho que los filtros pierdan eficacia y que el índice de protección sea menor del que era en un principio.

Ten especial cuidado con algunas zonas del cuerpo

cancer de piel 3

Tanto en niños como en adultos, hay que tener especial cuidado en algunas zonas del cuerpo. Entre ellas están la cara, el cuello, la cabeza, el escote y las orejas, ya que estas partes son más sensibles al sol. Una buena forma de luchar contra el cáncer de piel o melanoma.

Si vas a tomar el sol, no te pongas perfume

Antes de tomar el sol, es mejor evitar el uso de productos que contengan alcohol. Es el caso de los perfumes, las colonias y los desodorantes, ya que pueden acabar manchando nuestra piel.

Exfolia tu piel

Ayuda a la piel a exfoliarse y a eliminar las células muertas con una exofoliación una vez a la semana. Es un gesto sencillo que tú misma puedes hacer en casa con productos exfoliantes propios y que harán que tu piel esté mucho más cuidada, eliminando así las células muertas, impurezas, suciedades, etc. En definitiva, será la ayuda perfecta para el cuidado de tu dermis evitando el cáncer de piel.