Consejos para tratar el picor del cuerpo durante el embarazo

Amanda Sánchez Peralta · 28 junio, 2017
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 1 abril, 2019
Es común que este picor se localice en pies y manos. Aunque durante las noches puede extenderse a todo el cuerpo.

A lo largo del embarazo, la mujer experimenta todo tipo de cambios, incluso a nivel dérmico. Uno de ellos es el picor del cuerpo. Por lo general, se produce por causa del aumento del suministro de sangre. No suele ser más que una leve molestia que desaparece después del parto; sin embargo, hay casos en los que se vuelve insoportable y necesita un tratamiento mucho más específico.

Cuando se presenta picor del cuerpo es fundamental no rascarse la piel con las uñas u objetos, ya que esto puede causar lesiones. De hecho, lo más recomendable es frotarse suavemente con la palma de la mano. Ahora bien, para obtener el alivio también se pueden tomar otras medidas naturales, como las que comentaremos a continuación.

¿Cómo aliviar naturalmente el picor durante el embarazo?

Cuando se trata de un picor leve, algunas medidas naturales pueden ayudar a obtener el alivio. Entre las más destacadas se encuentran las siguientes: 

  • Elige una loción humectante que no contenga fragancia, preferiblemente a base de caléndula o aloe vera. Procura mantener tu piel humectada el mayor tiempo posible. La calamina es muy eficaz, pero antes de usarla es preciso consultar al médico.

  • Un truco para obtener un alivio aún más inmediato al usar la loción humectante, es conservarla dentro de la nevera. De esta manera, al aplicarla en la piel estará fresca.
  • También se puede aplicar compresas de hielo sobre las zonas donde se siente más molestia.
  • Cabe destacar que la hidratación para la piel no solo debe ser externa, es necesario beber suficiente cantidad de agua durante el día para que la piel conserve su tonicidad. Por lo general, se recomienda beber como mínimo un litro y medio de agua.
  • Evita usar ropa ajustada que pueda irritar la piel. Las prendas de fibras naturales como el algodón, son las más recomendables, porque las sintéticas no facilitan la transpiración.
  • Los baños de agua tibia, pueden ayudar a aliviar el picor.
  • En algunos casos los médicos recomiendan el uso de la vitamina K, que puede ser ingerida por medio de suplementos.

A tener en cuenta

Recuerda que estos consejos pueden ayudar a tratar el picor, pero solo cuando es algo leve. Si las molestias no se alivian con estas medidas y se agravan con el paso del tiempo, es conveniente que acudas al médico. En una consulta con el especialista te indicarán pruebas hepáticas para determinar si sufres de colestasis obstétrica.

De ser positivo el resultado para colestasis obstétrica, en lo adelante se realizarán pruebas periódicas. Además, ante estos casos se recomienda iniciar un tratamiento con cremas corticosteroides o antihistamínicos, según la indicación del médico.

La colestasis

En casos extremos, el picor de cuerpo recibe el nombre de colestasis o colestasis intrahepática. Se trata de una condición de origen hepático que se produce únicamente durante el proceso de gestación.

Cuando esta condición afecta, el flujo de bilis hacia el cuerpo es interrumpido. Esto trae como consecuencia que las sales biliares no puedan fluir hasta el tracto digestivo, donde contribuyen con el proceso de digestión. Por lo tanto, al ser interrumpido dicho flujo, el líquido biliar se acumula en el cuerpo, causando picazón severa.

Cuando el picor durante el embarazo es realmente severo, las pruebas tienden a diagnosticar colestasis intrahepática, en cuyo caso es preciso ser más cuidadosos. La salud del bebé o la madre puede verse afectada por la afección de la función hepática. En ocasiones constituye un riesgo de muerte fetal o parto prematuro. También puede provocar ictericia, orina y heces color oscuro.

Las complicaciones relacionadas con el picor del cuerpo en esta etapa, aparecen con más frecuencia en el tercer trimestre del embarazo. Se tiene entendido que afecta aproximadamente al 1% de las embarazadas, las cuales deben ser vigiladas en todo momento por el facultativo.

Una de las principales complicaciones atribuidas a esta picazón, es el prurigo. El prurigo se caracteriza por la aparición de ampollas o ciertas protuberancias similares a las picaduras de insectos. Esta condición puede aparecer en cualquier etapa de la gestación e incluso después de esta.

Conclusión

Si el picor del cuerpo no supone más que una leve molestia, con las medidas indicadas anteriormente se puede obtener el alivio inmediato. En caso de que no sea así y el problema se agrave y se presente junto con otros síntomas, es importante acudir al médico. Bajo ninguna circunstancia hay que recurrir a la automedicación ya que esto puede ocultar los síntomas y causar complicaciones.

  • Taberner, R. Prúrigo nodular: picor extremo. Dermapixel. 2014 [En línea] Disponible en: https://www.dermapixel.com/2014/09/prurigo-nodular-picor-extremo.html
  • Berrón, A. Dermatosis gestacionales. Revisión del tema. Rev Cent Dermatol Pascua • Vol. 16, Núm. 3 • Sep-Dic 2007. [En línea] Disponible en: http://www.medigraphic.com/pdfs/derma/cd-2007/cd073d.pdf
  • Sánchez-Méndez, J; López-Rodríguez, M. Manejo del prurito durante el embarazo. Vol. 11 – Núm. 4 – Abril 2001 MEDIFAM 2001; 11: 187-193. [En línea] Disponible en: http://scielo.isciii.es/pdf/medif/v11n4/encolaboracion1.pdf