¿Cómo ayudan los probióticos a niños y embarazadas?

Amanda 7 mayo, 2017

Los probioticos son elementos que resultan de gran beneficio a la salud humana. Son microorganismos que ayudan a los bebés, niños y también a las mujeres embarazadas. Estos se pueden encontrar en algunos productos que consumimos, en especial los de origen lácteo.

Estos pueden ser beneficiosos en el embarazo porque fomentan la recuperación del cuerpo y también favorecen las defensas. Además, los probióticos son ideales durante la etapa de lactancia, pues contribuyen a mejorar el sistema digestivo e inmunológico.

¿Qué son los probióticos?

Son microorganismos que permanecen vivos dentro de nuestro cuerpo, donde conviven con cientos de bacterias. Todos estos organismos microscópicos favorecen un equilibrio en el intestino, a esta comunidad se le conoce como microbiota intestinal. Es muy importante para el cuerpo que se respete el equilibrio entre estos microorganismos, para evitar el daño ocasionado por otras bacterias.

En ocasiones, los problemas de alimentación, fármacos, el estrés, enfermedades y otros factores afectan la flora bacteriana. Esto trae como consecuencia que nuestras defensas disminuyan y se presenten problemas infecciosos.

Por consiguiente, los probióticos son útiles en casos de ataque de baterías dañinas. La principal función de estos organismos es proteger el sistema de que colonicen en este, baterías y agentes patógenos. Sin embargo, no todos estos ofrecen los mismos beneficios, algunos son más poderosos y efectivos en ciertos casos.

¿Cómo ayudan los probióticos a nuestro organismo?

Los estudios han demostrado que los beneficios de estos microorganismos se concentran  en los efectos inmunológicos y la salud intestinal. Por lo tanto se recomienda su consumo en casos de diarrea y enfermedades como el síndrome del intestino irritable y otros trastornos intestinales.

Según investigaciones al respecto, son favorables en el tratamiento de la diarrea aguda cuando es infecciosa en los niños. También se reconoce su efecto antibiótico para prevenir problemas gastrointestinales. De allí que se observe su función inmunológica, pues protege a la mucosa intestinal del desarrollo y crecimiento de bacterias dañinas.

Por medio de los estudios sobre los probióticos, se ha determinado que su consumo mejora casos de intolerancia láctea. Se ha considerado su uso terapéutico en el cáncer de colon, debido a su incidencia sobre patologías en la microbiota. En animales ha sido demostrado su efecto preventivo en el desarrollo de este tipo de cáncer. Otros beneficios son:

  • Previene la aparición de la enterocolitis
  • Mejora los síntomas de la mala digestión
  • Favorece la disminución de síntomas de alergias y asma
  • Ayuda a prevenir trastornos del tracto urogenital
  • Está asociado con la prevención de tumores
  • En los recién nacidos previene la aparición de infecciones
  • Reduce los síntomas en caso de resfrío y fiebre

Alimentos que contienen probióticos

Estos elementos pueden ser incorporados a nuestra dieta por medio del consumo de algunos alimentos. Para encontrarlos es preciso leer bien las etiquetas de los productos. Los componentes más comunes son el Lactobacillus, fructooligosacáridos y bifidobacterium. Por lo general, estos se encuentran en alimentos fermentados y lácteos, como yogures.

Al respecto, cabe señalar que muchos de estos productos son prebióticos, un elemento que favorece el crecimiento de los probióticos. Por esta razón comúnmente se hallan asociados dentro los alimentos enriquecidos que se ofrecen en el mercado. Es decir, pueden aparecer naturalmente o ser añadidos para enriquecer el alimento.

Los probióticos pueden encontrarse en los siguientes alimentos.

  • Yogur
  • Productos envasados enriquecidos
  • Chucrut. Una sopa hecha a base de col y verduras fermentadas
  • Sopa de miso. Una receta de origen japonés que contiene arroz, cebada, frijoles y centeno fermentado
  • Microalgas
  • Chufas
  • Pepinillos u otros vegetales encurtidos
  • Pan de masa madre
  • Tempeh. Un alimento que se usa como sustituto de la carne
  • Chocolate negro
  • Quesos blandos como el gouda
  • Kéfir
  • Pasta de soja fermentada

 

Te puede gustar