¿Qué hacer con la ropa de embarazo después el parto?

Amanda · 4 abril, 2017

Aunque nos parezca que la transformación de nuestro guardarropa durante el embarazo no va a ser necesario, muchas veces terminamos haciéndolo. La búsqueda de comodidad o la necesidad nos obligan a adquirir ropa de maternidad. Pero, ¿qué hacer con esta después del parto?

Si de casualidad hemos exagerado en cuanto a la cantidad de ropa para el embarazo, es probable que nos agobie tener que deshacernos de ella. Sabemos que inmediatamente después del parto muchas de estas prendas todavía nos serán útiles. Sin embargo, poco a poco dejarán de ser nuestra talla y  desde luego, de nuestro estilo.

Algunas mujeres somos más complicadas que otras en el momento de deshacernos de cualquier prenda de vestir. Intentamos ahorrar o ser creativas con las cosas que ya no utilizamos. Si eres de las mujeres que prefieren reciclar, hay muchas opciones para la ropa de embarazo. Otras prácticas que implican menos esfuerzo también pueden ser la solución.

A continuación te contamos qué puedes hacer con la ropa que sobra cuando ya no estás embarazada.

Ideas para darle un nuevo uso a la ropa del embarazo

No es obligatorio deshacernos de la ropa maternal que comienza a sobrarnos después de dar a luz. Sin embargo, en ocasiones sí se vuelve una obligación el tener que liberar espacio. Almacenar ropa que no utilizamos se convierte en la principal causa de falta de espacio.

Muchas mujeres prefieren conservar estas prendas como un recuerdo, otras no saben qué hacer con ellas. Quizá  algunas de nosotras no necesitamos consejos sobre este tema, todo depende de los planes que tengamos a futuro.

Cada quien decide cómo acomodar las cosas que le sobran; para aprovechar la ropa de maternidad te ofrecemos los siguientes consejos.

Conservarla en el lugar correcto

Tal vez no esperabas que te aconsejáramos conservar esta ropa que te quedó del embarazo. Sin embargo, sabemos lo difícil que puede llegar a ser para algunas personas el tener que desprenderse de cosas en buen estado.

Tal vez sentimos un apego emocional o nos negamos a perder algo que nos costó dinero. Lo cierto es que no todas tenemos el valor de abandonar todo un guardarropa sin pensarlo demasiado. Por ello, existe la opción de conservar las prendas de maternidad en caso de que estemos planeando un nuevo embarazo.

Al principio es posible que no estemos pensando en otro bebé, pero mientras decidimos podemos guardarla. Quizá con el tiempo aparezca la utilidad correcta, por lo pronto, es conveniente elegir la ubicación adecuada. La idea es que no nos ocupe un espacio importante, esté bien protegida y sepamos dónde la hemos colocado.

Donarla o regalarla a otra futura mamá

Hay muchas embarazadas a nuestro alrededor, más de lo que imaginamos. Si hay alguien en nuestra familia o grupo de amigos que ya ha anunciado su embarazo, sabremos pronto que hacer con esa ropa.

Algunas prendas quedan casi nuevas, así que pueden volver a ser usadas por una o hasta más mujeres. Siempre habrá futuras madres necesitando ayuda en este aspecto. No todas poseen los recursos para armar un guardarropa de maternidad.

Si investigamos un poco, seguro encontraremos alguna institución cuyo propósito sea el de recaudar este tipo de ayuda. Recordemos que la talla de embarazada es bastante ajustable a distintas mujeres. A todas nos crecerá la barriga y necesitaremos comodidad en la misma zona.

Ajústala a tu nueva talla

Aunque seamos de talla grande, las características de la ropa de maternidad no suele ajustar a aquellas mujeres que no lo están. Por lo tanto, no siempre es posible que continuemos usándolas con su extensión de fábrica. Sin embargo, es posible acudir a la costura para seguir sacando provecho de estas prendas.

Las que no sabemos de costura tal vez conocemos a alguien con esta habilidad, disposición y herramientas. Podemos solicitar la ayuda de alguna costurera o podemos hacerlo nosotras mismas si sabemos cómo. No toda esta ropa va a admitir una modificación, pero sí la mayoría, vale la pena intentarlo.

Las prendas caras, abrigos o vestidos que merecen ser refaccionadas, pueden reciclarse por medio de múltiples opciones. En el caso de los jeans con cintura elástica, son más fáciles de arreglar y desde luego que valdrá la pena hacerlo.