La profesora de tus hijos puede ser tu aliada

Adrianazul 23 agosto, 2017

La profesora de tus hijos debe ser tu aliada y, por qué no, tu mejor amiga. Si tus hijos observan que te llevas bien con su maestra, su relación con ella también será mejor.

Algunas veces los padres cometen el error de hacer conjeturas apresuradas acerca de los profesores de sus hijos. Lo mejor que puedes hacer como representante de tu hijo es ayudar al profesor a lograr un verdadero trabajo en equipo, lo cual se consigue entre todos y, sobre todo, incluyendo al niño.

Cuando termina el primer día de clases llega normalmente el primer interrogatorio: ¿Cómo es la maestra? ¿Te cayó bien? Las respuestas más comunes son: bien… o en su defecto, un más o menos. Con estas preguntas se bombardea al niño, pretendiendo que en un solo día, con unas cuantas horas de clase, el alumno cuente con las herramientas suficientes para juzgar el trabajo y la vocación del profesor.

De esta forma es muy fácil que surjan prejuicios que de no eliminarse a tiempo, pueden generar inconvenientes en la relación con la maestra.

La misión del docente

profesora de tus hijos 2

Existen padres de familia que tienen la idea errada de que los profesores quieren reprobar a su hijo o que “les tiene manía”. Cuando un alumno no aprueba, no se premia al docente, sino que en muchos casos se le pide un análisis muy meticuloso de su trabajo hasta encontrar aquello que explique las faltas, aunque claro está, no siempre esté en manos de él.

La verdad es que resulta ilógico pensar que la profesora disfruta al complicarle la vida a un niño con malas notas, calificaciones bajas, exceso de tareas etc. No olvidemos que, aparte de todo, ellos invierten varios años de su vida preparándose para ello por amor a su carrera y a su vocación.

Para un verdadero docente lo más importante no es enseñar por enseñar, ni tampoco transmitir sus conocimientos sin ningún objetivo. Para el buen docente lo más importante siempre es el alumno. Es por esto que muchos docentes investigan diversas estrategias de enseñanza con el fin de que les ayuden a conseguir el objetivo de impulsar al alumno a crecer en lo intelectual y lo práctico.

En un clase común hay un mínimo de 20 alumnos, todos ellos con circunstancias, historias y formas de ser diferentes, por lo que la profesora debe buscar la manera de impartir su clase de acuerdo a las características generales del grupo.

Tu mejor aliada es, sin duda, la profesora de tus hijos

profesora de tus hijos 3

Como madre que eres, quieres siempre lo mejor para tus hijos. Por ello, debes tener conciencia de que no todo lo que se refiere al desarrollo de tu hijo debe ser responsabilidad del docente.

Recuerda que en el colegio pasa una serie de horas del día, pero el resto lo hace en casa. Tampoco se trata de ver quién tiene la mayor cuota de responsabilidad en la educación de los niños, sino qué hacer para mejorar su desempeño.

Es recomendable que los padres profesores trabajen conjuntamente y se complementen.

Las siguientes recomendaciones te podrán ayudar a romper el hielo y a entablar una buena relación con la profesora de tus hijos:

Identificación

Lo primero que debes hacer es tener ubicado al profesor de tu hijo, y que él a su vez os reconozca tanto a ti como al niño.

Presentación

Trata de presentarte a la profesora de tus hijos por medio de una cita programada, en una junta, o tal vez en un encuentro casual dentro de la institución. Ponte a su disposición para cualquier incidente académico. Así, la profesora hará lo mismo contigo.

La comunicación cara a cara

Habla con la maestra de forma periódica pero sin llegar a hostigarla. Cuida este aspecto, porque en algunas ocasiones los niños se sirven de la escasa comunicación entre padres y profesores para no hacer tareas, trabajos o incluso justificar calificaciones bajas.

La comunicación escrita

Los horarios de trabajo pueden ser un inconveniente para los padres, ya que muchas veces no les permiten poder ver al profesor y hablar de la situación académica de su hijo. Por lo tanto, te puedes respaldar auxiliándote con un cuaderno exclusivo para recados o preguntas de tareas, dudas y trabajos, junto con algún sello de tu parte, nombre o firma.

El reconocimiento

Valora siempre el trabajo del profesor y házselo saber de vez en cuando por medio de un recado, personalmente o por medio de tu hijo. Siempre es importante motivar la labor de cada persona por medio del reconocimiento de la misma.

Del mismo modo, trata de no catalogar nunca la tarea de los profesores como deficiente, y más aun si no hay motivos para ello. La nobleza de esta profesión es uno de sus principales atractivos.

Recuerda que la profesora de tus hijos no es tu enemiga sino una aliada tuya en su desarrollo intelectual; aprovéchalo y formad un equipo.

Te puede gustar