La postura ideal para hacer dormir al bebé

Mamá adopta diversas posturas para que el bebé concilie el sueño mucho más rápido con el objetivo de que consiga un descanso de calidad. A continuación te contaremos acerca de la postura ideal para hacer dormir a tu bebé.

La clave: combinar comodidad con seguridad

Hay posturas que tu bebé va a preferir ante otras. Esto lo notarás instantáneamente. Mientras más cómodo se sienta el bebé, menos movimientos hará para intentar que le cambies de postura.

Hay que estar atentos al lenguaje del bebé. Si comienza a retorcerse, gime, empujar o llora, significa que no se encuentra cómodo o que no se siente seguro. En estos momentos lo mejor es no perder la calma y probar con otra postura, hacerle notar que todo está bien y que le entendemos.

También es importante que tú, como mamá, te sientas cómoda, para que no te canses mientras intentas hacer dormir a tu bebé.

La clave es combinar la comodidad con la seguridad de ambos. Poco a poco irás comprobando que tanto el bebé como tú sabrán adaptarse fácilmente si tomas en cuenta estos factores.

Ahora te presentamos las postura ideal para hacer dormir al bebé:

Boca arriba: la postura ideal

La clásica posición boca arriba ha sido de las más populares para hacer dormir al bebé.

Aunque hubo un tiempo en el que muchas madres tuvieron su recelo con ella, hoy día, se encuentra de nuevo entre las preferidas por la recomendación de los pediatras. Esta es la postura ideal para el bebé.

En la actualidad, se sabe que esa es una de las posiciones más seguras ante los llamados “buches”, porque estando horizontal, el niño queda con la boca descubierta y puede expulsar el vómito completamente.

Dormir boca arriba es la mejor posición para el bebé porque también previene el riesgo de muerte súbita.

Estando boca arriba tu hijo tiene un campo visual mucho más amplio. Así puede observarte, recibir caricias, moverse y patalear en respuesta a los estímulos del ambiente que le rodea.

En esa postura, se sentirá cómodo ya que se siente libre de estirar las manos y tocar lo que quiera. Pero ojo, abusar de esta postura puede provocarle el síndrome de cabeza plana.

Madre e hijo a punto de dormir

Otras posturas posibles

De lado

Poner al bebé de lado es otra de las posiciones recomendadas para hacerlo dormir. En ella el bebé estará bastante cómodo y podrá expulsar sus regurgitaciones sin el peligro de que se las trague y se ahogue.

De lado, el niño también tiene la oportunidad de moverse, mirar a su alrededor si se despierta. Por otra parte, en esta postura, los bebés no se sienten sofocados si hace calor.

Algunos expertos dicen que la postura de lado, imita la posición fetal en la que los bebés se encontraban dentro del vientre materno, por lo tanto, esta puede ser la razón por la que se siente tan cómodos.

Acunado

Hay muchos bebés que no saben dormirse si no es en los brazos de su madre. Generalmente, las madres tienden a colocar al bebé en sus brazos, boca arriba y mecerlo suavemente mientras apoya su mejilla contra su cabeza y murmura hasta que el bebé se duerma. Si bien es una postura muy cálida y que crea un vínculo amoroso muy bonito y estable, puede malacostumbrar al bebé.

Nuestro consejo es que el bebé no se acostumbre a tener una única postura para lograr conciliar el sueño. Ya que así se te le hará más fácil la experiencia tanto a ti como a él.

Debemos tener en cuenta que en algún momento, el bebé tiene que aprender a dormirse por su cuenta. Si lo acunamos demasiado, a la larga, no les estamos haciendo ningún bien.

Por otra parte, hay mamás que colocan a sus hijos en cunas-mecedoras, cochecitos, o incluso en hamacas donde pueden mecer suavemente a su bebé hasta que cierre los ojos. Esta es una buena técnica, pero debe realizarse con moderación.

Las posturas para inducir al sueño resultan muy buenas para el bebé, sobre todo porque incrementan el vínculo afectivo con su madre y le ofrecen la cercanía que tenían con ella, como cuando aún se encontraba en el vientre materno.

Durmiendo con mamá

Otras posturas

  • En los brazos de mamá, boca arriba mientras mamá lo acaricia, lo besa y le vela el sueño
  • Sobre el pecho de mamá. Estará bien sujeto y vigilado en todo momento
  • Abrazado a mamá. Es decir, con la cabecita apoyada en el hombro de mamá, apoyando el peso del cuerpo en ella. (Esta es otra postura ideal para el bebé)
  • Boca arriba sobre el regazo de mamá con la cabecita apoyada en sus rodillas (siempre es bueno colocarle una manta o frazada debajo de la cabeza para que le sea más suave y cómodo)

¿Y boca abajo?

Hoy día, cuando se trata de hacer dormir al bebé, se desaconseja usar esta postura hasta pasado el primer año de vida.

Sin embargo, hay mamás que por más que traten de hacer que su bebé no adopte esta postura una vez dormido, encuentran a su bebé boca abajo. Incluso se les puede encontrar durmiendo ve boca abajo, cabeza de lado, y semi arrodillados.

La posición boca abajo suele ser la menos recomendada por el temor que se extendió acerca de que aumenta el riesgo de muerte súbita en los infantes.

La American Academy of Pediatrics recomienda que si el bebé duerme boca abajo, sea bajo supervisión. El estar boca abajo ayuda a fortalecer la musculatura del bebé, permite que alcance su control cefálico y posibilitar que haga suya, habilidades psicomotoras finas con más prontitud. Pero es mejor intentar que el bebé no se acostumbre a dormir así solo.

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar