La llegada de tu bebé: emociones que experimentan mamá y papá

Gladys · 7 noviembre, 2015

La llegada de tu bebé es una maravillosa experiencia que hará sentir dichosos y afortunados a todos los miembros de la familia. Sin embargo, cuidar a un bebé demanda mucho tiempo y energía, lo cual podría generar a los futuros padres cierta incertidumbre y una combinación de emociones que deben ser muy bien canalizadas por el bien de todos.

La llegada de tu bebé en la vida de cualquier pareja es una experiencia de inmensa de felicidad, pero también significa una experiencia nueva y desconocida a la cual hay que adaptarse con toda la paciencia posible y con mucho amor.

El comienzo de un sinfín de responsabilidades requieren que “mamá y papá” estén muy bien preparados para enfrentar los retos que representa cuidar de la mejor manera a este especial tesorito. Es importante que tanto mamá como papá tengan en cuenta que sus vidas cambiarán por completo, será un desafío lleno de aprendizaje y crecimiento que los hace ser mejores personas y padres.

Cambios habituales con la llegada de tu bebé

Ser padres es un cambio que transforma por completo la vida de la familia. Sin embargo, esto no significa que no pueda ser una experiencia gratificante y enriquecedora, siempre y cuando se tenga en cuenta una buena planificación y conocimiento acerca del tema.

conciliacion-vida

Mamá y papá pueden sentir angustia por las atenciones y cuidados que exige a diario el bebé que acaba de llegar. Por este motivo es importante que te prepares e implantes un conjunto de estrategias que permitan que “todos” se adapten mejor y más rápidamente a los cambios que trae consigo el nuevo miembro de la familia.

Trata de planificar actividades que contribuyan al disfrute y relajación, de esta manera, tanto mamá como papá podrán disminuir la ansiedad e incertidumbres ocasionados por la logística y cambios de hábitos requeridos por el retoñito de la familia.

Consejos para adaptarse a los cambios

preparar-la-llegada-de-un-bebe-a-casa-con-poco-presupuesto

La adaptación de los padres con la llegada de tu bebé no debería ser un desafío lleno de miedos e inseguridades, todo lo contrario, con el conocimiento adecuado se pueden administrar estas emociones y darse cuenta de que un hijo es el regalo más grande que nos puede dar la vida. Sigue las recomendaciones que se ofrecen a continuación:

  • Antes del alumbramiento deja todo en casa ordenado y sobre todo bien abastecido,  no solo con las cosas necesarias para el bebé, sino para “papá y mamá”  y los invitados que vendrán a conocer al recién llegado.
  • Debes estar muy atenta para tener un equilibrio para satisfacer tus propias necesidades y mantener “sana” tu relación de pareja.
  • Realiza en pareja una planificación que ayude a tener todo al día, para que las atenciones y cuidados de nuestro bebé no sean un impedimento del resto de las actividades cotidianas.
  • Busca ayuda y apoyo en otros familiares, les darás oportunidad de participar y compartir con el bebé, entonces aprovecha este tiempo para disfrutar en pareja o hacer un par de diligencias personales.
  • Prepara y acondiciona una linda y acogedora habitación al bebé, ya que dormir todos en una misma habitación no es recomendable, la pareja y el niño necesitan de su espacio.
  • Proporciona al bebé mucho amor y ternura, ya que esto fortalecerá la unión entre el niño y los padres, haciendo que mejore el humor y la autoestima de la familia.
  • Ten en cuenta que la vida laboral puede afectar el papel de padres, es por ese motivo que deben buscar un acuerdo y equilibrio para no descuidar las distintas responsabilidades.

La llegada de tu bebé es algo maravilloso que traerá una inmensa alegría a tu hogar, pero el proceso de adaptación a este nuevo estilo de vida puede producir un desequilibrio emocional. Dependiendo de su intensidad es recomendable que los nuevos padres busquen algún tipo de asesoría o actividad que los ayude a liberar tensión y estrés.

Los padres deben esmerarse por educar al nuevo integrante desde que llega a casa. Jamás subestimes a un bebé por muy pequeñito que sea, poco a poco te darás cuenta de que son tan vivaces e inteligentes que podrían tomar el control de la casa.

Enséñale buenos modales y valores, aunque creas que no te está entendiendo, ya que esto en el futuro ayudará a que su comportamiento y aprendizaje sean más adecuados y aliviará nuestra relación con el pequeño y el resto de los integrantes de la familia.