La enfermedad de Crohn en niños

Caroline 30 enero, 2018
La enfermedad de Crohn puede ser bastante incómoda para el niño. Un diagnostico temprano podrá permitir tomar acciones para disminuir las molestias de los síntomas, que pueden afectar a todo el tracto intestinal.

La enfermedad de Crohn en niños es poco común, pero puede ocurrir. Generalmente, esta infección suele afectar con más frecuencia a las personas que se encuentran entre los 15 y los 35 años de edad, aunque puede comenzar antes.

Los expertos no han determinado si se trata de un virus o una bacteria, pero se sabe que es una afección crónica que involucra al intestino delgado y, en ocasiones, también al intestino grueso.

¿Qué causa la enfermedad de Crohn en niños?

Existen muchas teorías, pero la principal indica que un agente, que puede ser un virus o una bacteria, interactúa con el sistema inmunitario para desencadenar una reacción inflamatoria en la pared intestinal. Los niños que presentan la enfermedad de Crohn tienen un sistema inmune anormal.

En ocasiones, esta afección puede repetirse en diferentes momentos de su vida. A veces la inflamación puede afectar todo el tracto digestivo, incluyendo la boca, el esófago, estómago, intestino delgado, apéndice y el recto.

Síntomas de la enfermedad de Crohn

Cada niño puede experimentar de forma diferente los síntomas e incluso varios de ellos pueden no presentarse. Como mencionamos anteriormente, esta enfermedad puede repetirse en cualquier momento de su vida y no hay manera de determinar cuándo puede ocurrir una reincidencia o cuándo es posible que regresen las molestias.

Como existe la posibilidad de que algunos síntomas sean similares a otras afecciones, es importante consultar con su médico de confianza. Aquí mencionamos algunos de ellos:

  • Pérdida de peso.
  • Fiebre.
  • Diarrea, en ocasiones con sangre.
  • Retrasos en el crecimiento.
  • Dolor en las articulaciones.
  • Erupciones.
  • Sangrado rectal.
  • Dolor abdominal. Con más frecuencia en la zona inferior derecha.
  • Fisura rectal.
  • Posibles síntomas de anemia.
La enfermedad de Crohn puede repetirse posteriormente en la vida.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Crohn en niños?

Si el niño presenta síntomas como dolor abdominal, diarrea, fiebre, pérdida de peso y anemia, el médico le realizará un examen físico. También es probable que lo evalúe a través de otros tipos de análisis que pueden ayudar a determinar mucho más rápido si el pequeño tiene la enfermedad. Algunos de estos son:

Colonoscopia

Este análisis permite que el médico pueda visualizar la longitud completa del intestino grueso e identificar crecimientos anómalos, tejidos inflamados, úlceras y un posible sangrado. También podrá extraer tejido del colon para realizar otras pruebas y tratar los problemas que puedan detectarse.

“La enfermedad de Crohn a veces puede ser hereditaria”

Cultivo de heces

Otro de los análisis que puede solicitar el médico es un cultivo de heces. Se hace para determinar si existe pérdida de sangre o si los síntomas están siendo provocados por un parásito o una bacteria. Este tipo de pruebas ayudarán a concluir mucho más rápido si el niño está sufriendo de la enfermedad de Crohn.

Análisis de sangre

A través de un análisis de sangre se podrá determinar si el niño tiene anemia como resultado de la pérdida de sangre. También puede concluir si existe un número superior de glóbulos blancos que pueden sugerir un proceso inflamatorio, característico de la enfermedad.

Prueba con trago de bario

Este análisis se encarga de observar los órganos de la parte superior de su sistema digestivo, estudiando el esófago, el estómago y la primera parte de su intestino delgado llamada duodeno. Luego, se hacen radiografías para determinar el estado de los órganos digestivos.

Endoscopia

Esta prueba se realiza con un tubo pequeño y flexible llamado endoscopio, que se encarga de analizar la parte inferior del tracto digestivo. Este aparato tiene una luz y un lente de una cámara. También es posible que el médico tome una muestra de tejido para realizar otros exámenes.

La enfermedad de Crohn en niños puede afectar todo el trasto digestivo.

¿Cómo tratar la enfermedad de Crohn?

Esta enfermedad se trata a largo plazo y no existe una cura específica. Aún así, se pueden realizar una serie de acciones para ayudar a controlarla y mejorar la calidad de vida del niño:

  • Medicamentos: estos pueden reducir la inflamación del colon, aliviar los calambres abdominales y la diarrea.
  • Vitaminas: pueden prevenir otras complicaciones y ayudar a mantener la remisión. Algunas pueden producir efectos secundarios, por lo que es recomendable consultar con el médico antes de suministrarla.
  • Alimentación por intravenosa: para los niños que requieren nutrición adicional.
  • Dieta: algunos cambios en la dieta del niño puede ayudar a disminuir los síntomas de la enfermedad. En este caso, los padres deben consultar con el médico.
  • Suplementos nutricionales: si el niño presenta problemas de crecimiento, los suplementos pueden ser de gran ayuda.
  • Cirugía: puede ayudar a aliviar los síntomas de la enfermedad a largo plazo, pero no la cura por completo. También puede solucionar problemas como un intestino bloqueado, un orificio o perforación, una llaga o un absceso o hemorragia.

La enfermedad de Crohn en niños debe ser diagnosticada desde temprano para tomar las acciones necesarias y evitar complicaciones mayores a futuro. Aunque los casos en niños son menos frecuentes que en adultos, los pequeños también son propensos y es por eso que debemos prestar atención a los malestares que puedan sentir.

Te puede gustar