Juegos de agilidad mental para hacer en casa

11 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la pedagoga María Matilde
Lo juegos de agilidad mental ayudan a la destreza de nuestro cerebro, y también son muy entretenidos y se pueden jugar en familia.

El aprendizaje es la forma por excelencia que tenemos las personas de desarrollar y mejorar las neuronas, el cerebro y la mente. Y, entre las muchas maneras que tenemos de aprender, el juego es una estrategia ideal para hacerlo. En este sentido, existen muchos juegos de agilidad mental que nos ayudarán a ejercitar y potenciar nuestro cerebro.

Conozcamos más sobre los juegos de agilidad mental

Los juegos de agilidad mental, o juegos mentales, son una manera lúdica de estimular las funcionalidades del cerebro. Es decir, son juegos que propician la creación de nuevas redes neuronales y mejoran las ya existentes.

Son juegos que nos permiten agudizar nuestra destreza cognitiva y conseguir que nuestras capacidades y habilidades mentales se desarrollen aumenten y mejoren. Nos referimos a habilidades como:

  • Cálculo.
  • Razonamiento.
  • Percepción (para identificar semejanzas y diferencias).
  • Organización espacial.
  • Memoria.
  • Concentración.
  • Lenguaje.

Así, existen diferentes juegos mentales que nos ayudan a potenciar y agudizar nuestro cerebro e ingenio. Entre ellos, podemos incluir los acertijos, los juegos de lógica y de memoria, los puzzles y los juegos de palabras, así como los crucigramas, las sopas de letras o el juego de El ahorcado. Además, existen también juegos mentales relacionados con los números y con el cálculo matemático, como los famosos sudokus.

Padre e hijo jugando a juegos de agilidad mental.

Divertidos juegos de agilidad mental para hacer en casa

Hemos realizado una pequeña recopilación de algunos juegos mentales para hacer en casa, y todos ellos tienen la particularidad de que pueden jugarse en parejas o en grupo, por lo que son ideales para compartir con la familia.

Entrelazando palabras con el Scrabble para mejorar las habilidades linguisticas

En la lista no puede faltar este famoso juego. El Scrabble es un juego que supone un verdadero reto para nuestro cerebro y para mejorar nuestro vocabulario. Para quienes no lo conozcan, se trata de un desafío en el que los participantes tienen que construir palabras, tanto de forma horizontal como de forma vertical, con las letras que tengan en su posesión, conseguidas al azar.

El Scrabble consiste en un tablero en el que hay que acomodar fichas con las letras (vocales, consonantes y algunos comodines). El objetivo es formar palabras con las letras que cada uno tiene, aprovechando, cuando sea posible, algunas otras letras de nuestros contrincantes.

Cuanto más largas sean las palabras, y más complicadas las vocales y consonantes que utilicemos en ellas, muchos mejor, pues todas las letras tienen una puntuación diferente.

Problemas que ponen en jaque nuestro razonamiento

Hoy en día, podemos encontrar en internet muchos juegos de agilidad mental que consisten en problemas en forma de enunciados que debemos resolver. Para poder jugar con ellos y resolverlos, tenemos que utilizar el razonamiento, la capacidad deductiva y la lógica.

En este sentido, os dejamos un ejemplo de este tipo de juegos basados en problemas:

“María, Pedro y Juan, en una cena de amigos, hablan sobre el dinero que cada uno de ellos tiene ahorrado para sus vacaciones. Y comentan: María: Yo tengo 600 euros, o sea, 200 menos que Pedro, y 100 menos que Juan. Por su parte, Pedro dice: Yo no soy el que menos ahorros tiene, la diferencia entre Juan y yo es de 300 euros, el tiene 900 euros. Y finalmente, Juan sostiene que, él tiene menos ahorros que María, ya que ella tiene 700, y Pedro tiene 300 más que María”.

Familia jugando a juegos de agilidad mental.

Ahora bien, tanto María como Pedro y Juan hacen, cada uno de ellos, dos afirmaciones, una verdadera y una falsa. Por lo tanto, ¿podrías decir cuáles son los ahorros de María, Juan y Pedro? ¿Os animáis con la familia a resolver este problemilla?

Aprendiendo y memorizando gentilicios para mejorar nuestra agilidad mental

Un adjetivo de gentilicio es el que denota la relación con un lugar geográfico, ya sea un barrio, un pueblo, una ciudad, una provincia, una nación, un país o un continente.

En este sentido, es interesante jugar a conocer, y recordar, el gentilicio de distintos lugares, ya que no siempre el nombre del lugar se corresponde directamente con su gentilicio, es decir, ambas denominaciones se parecen muy poco. Por ejemplo, el gentilicio de Almuñecar es, sexitano.

Así pues, veamos otros ejemplos:

  • Granada: granadino o granaíno.
  • Ibiza: ibicenco o ibicense.
  • Gentilicio de la comunidad de Andalucía: andaluz o jándalo.
  • Jaén: jiennenses.
  • Huelva: onubense.
  • Argentina: argentino.

Entonces, ¿os animáis a buscar y aprender, con toda la familia, muchos otros gentilicios? Seguro que os sorprenden los nombres tan particulares con los que os encontráis.