3 formas de incluir vegetales en las comidas de los niños

Si quieres saber cómo incluir más vegetales en la dieta de los niños, no te puedes perder los trucos que te ofrecemos en esta nota.
3 formas de incluir vegetales en las comidas de los niños
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 03 septiembre, 2022

Incluir vegetales en las comidas de los niños es fundamental para que estos gocen de un buen estado de salud con el paso de los años. De lo contrario, se podrían desarrollar déficits a nivel nutricional que afectasen el normal funcionamiento de la fisiología. También provocarían alteraciones en el estado de inflamación y de oxidación, algo que se considera muy negativo.

Antes de comenzar, es clave destacar que conviene mejorar la dieta desde las primeras etapas de la vida para prevenir el desarrollo de patologías crónicas en un futuro. Lo más importante es garantizar la variedad y el equilibrio. Quizás, este último punto podría alterarse durante la infancia para promover el crecimiento y conseguir así un ligero superávit energético.

Formas de incluir vegetales en la dieta de los niños

A continuación, te vamos a mostrar cómo incluir vegetales de manera eficiente en la dieta de los niños. Recuerda que siempre es positivo consumirlos frescos y de temporada para aprovechar al máximo sus beneficios a nivel nutricional y sus características organolépticas.

1. Prepara purés

Los purés de verduras son bien aceptados por parte de los más pequeños. Aquí se puede combinar un número amplio de alimentos de origen vegetal, lo que asegura un consumo de vitaminas óptimo. Destaca sobre todo la vitamina C, ya que se ha demostrado que ayuda a potenciar la función inmune. Además, mejora el sistema de defensa innato y adquirido, lo que garantiza una menor incidencia de patologías infecciosas que puedan causar malestar. 

Por otra parte, hemos de comentar que los purés resultan excelentes para mejorar el estado de hidratación, debido a su contenido en agua. Esto es una buena noticia para las épocas de calor. Y es que se pueden consumir también fríos para generar un efecto refrescante. Así se ayudará a compensar las pérdidas de líquido a través del sudor, lo que evitará que la fisiología del medio interno se altere.

Los purés suelen ser bien aceptados por los niños, por lo que es una buena opción mezclar vegetales en la receta.

2. Utiliza salsa de tomate para disimular los sabores

La salsa de tomate suele ser uno de los condimentos preferidos por los más pequeños. Puedes utilizarla para cubrir los platos de vegetales y disimular así las características organolépticas más fuertes. De este modo, los niños se acostumbrarán poco a poco a incluir comestibles de origen vegetal en las elaboraciones. Esto conseguirá prevenir alteraciones en la salud con el paso de los años.

Además, la salsa de tomate es una excelente fuente de fitoquímicos con capacidad antioxidante. Entre ellos, se destaca el licopeno por encima del resto. Dicho elemento es capaz de reducir el riesgo de sufrir enfermedades que afecten al corazón, tal y como lo evidencia una investigación publicada en la revista Atherosclerosis. Incluso podría ayudar a retrasar el crecimiento tumoral en algunos tipos de masas malignas, como es el caso del cáncer de próstata.

3. Emplea presentaciones originales

La comida muchas veces entra por los ojos. La disposición de los alimentos en el plato o la forma de presentación podría condicionar la aceptación posterior por parte de los más pequeños. En este sentido, conviene invertir un poco de tiempo para crear elaboraciones originales. De este modo, podrás conseguir que los niños las coman de buena gana, lo que resultará en una mayor adherencia a la dieta con el paso del tiempo.

Recuerda también que han de estar bien preparados los vegetales. Es importante que se mantengan tiernos, por lo que resultará clave comprar en el supermercado productos frescos de buena calidad. Así, sus características organolépticas y nutricionales serán mejores.

Una de las formas de incluir vegetales en la dieta es presentar los platos de forma original para llamar la atención de los pequeños.

Incluir vegetales en las comidas de los niños es fundamental

Como has visto, es determinante incluir vegetales en las comidas de los niños para garantizar que crezcan con menor riesgo de desarrollar patologías crónicas y complejas. Estos productos aportan vitaminas esenciales y una buena cantidad de fitoquímicos, que son elementos que ayudarán a controlar el equilibrio inflamatorio y oxidativo en el medio interno. Pero recuerda que también habrá que cubrir los requerimientos proteicos para que todo funcione adecuadamente.

Por último, ten en cuenta que el hecho de plantear buenos hábitos durante las primeras etapas de la vida será diferencial. De este modo, se conseguirá que se mantengan de una forma sencilla según pasen los años, lo que evitará que la salud se deteriore. No solo basta con comer bien, sino que también es clave realizar actividad física de forma regular y dormir adecuadamente por la noche.

Te podría interesar...
2 recetas de legumbres fáciles para niños
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
2 recetas de legumbres fáciles para niños

Las recetas con legumbres son fundamentales para incrementar la presencia de la fibra en la dieta de los niños.



  • Carr AC, Maggini S. Vitamin C and Immune Function. Nutrients. 2017;9(11):1211. Published 2017 Nov 3. doi:10.3390/nu9111211
  • Cheng HM, Koutsidis G, Lodge JK, Ashor A, Siervo M, Lara J. Tomato and lycopene supplementation and cardiovascular risk factors: A systematic review and meta-analysis. Atherosclerosis. 2017;257:100-108. doi:10.1016/j.atherosclerosis.2017.01.009