La importancia de la atención en el aprendizaje

8 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Ana Couñago
Mantener una buena atención es fundamental en el proceso de aprendizaje. A continuación te explicamos su importancia.

La atención es un sistema funcional complejo y dinámico que facilita el procesamiento de la información y permite la selección de los estímulos necesarios para la realización de actividades sensoriales, cognitivas o motoras. Es decir, para llevar a cabo cualquier proceso cognitivo, es necesario que actúen los mecanismos atencionales. Por tanto, se puede decir que, la atención en el aprendizaje es fundamental.

Así, este concepto, según Ríos-Lago y Periañez, se puede definir del siguiente modo:

 “La atención es la habilidad mental de generar y mantener un estado de activación tal que permita un adecuado procesamiento de la información. La atención permite la selección de información específica entre múltiples fuentes disponibles. Ello incluye estimulación interna y externa, memorias, pensamientos e incluso acciones motoras. En este sentido, la atención debe ser considerada como un complejo sistema de subprocesos especializados que proporcionan precisión, velocidad y continuidad a la conducta”.

-Ríos-Lago y Periañez-

La atención durante el estudio

Para tener un buen rendimiento académico, es necesario estudiar. Pero, en los momentos de estudio, es muy frecuente perder la atención, lo cual puede depender de dos factores:

  • Externos: lugar de estudio, tiempo de estudio, ruidos, distracciones del exterior.
  • Internos: preocupación, cansancio, nerviosismo, estrés, etc.Niños con una enorme atención al aprendizaje en clase de ciencias.

Por ello, hay que procurar que los niños estudien en un ambiente que reúna las cualidades adecuadas. Así, las condiciones de un lugar de estudio óptimo, son:

  • Siempre el mismo.
  • Correctamente iluminado.
  • Bien ventilado.
  • Sin distracciones.
  • Con una temperatura agradable.
  • En el que haya una mesa y una silla.

Asimismo, es importante asegurarse de que los pequeños realizan descansos durante el estudio. Esto es esencial para que puedan lograr relajarse y concentrarse mejor. De hecho, se aprende más rápido cuando se tiene la capacidad de manejar la atención durante un breve periodo de tiempo, siendo este muy productivo y eficiente.

También es conveniente observar a los niños, para garantizar que mantienen la calma ante la presión que puede suponer el estudio. En este sentido, hay que transmitirles, una serie de pautas que les permitan estar alerta con respecto a uno mismo, de modo que sepan detectar cuanto antes los bajones de atención para volver a recuperarla y regresar a la tarea.

«Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber».

-Albert Einstein- 

La importancia de la atención en el aprendizaje

El aprendizaje hace referencia a la adquisición de conocimientos y habilidades. Pero, para poder aprender, es sumamente importante contar con una atención adecuada. Así, hay dos tipos de atención que se necesitan para estudiar y aprender:

  • Selectiva: capacidad para seleccionar los aspectos relevantes, inhibiendo otros estímulos.
  • Sostenida: capacidad para mantenerse concentrado en una tarea durante un periodo de tiempo prolongado.Niña mejorando la atención en el aprendizaje con su madre en la biblioteca.

Esto implica un buen nivel de activación fisiológica. Es decir, mantener un estado de alerta, con el fin de responder a los estímulos ambientales, de modo que se atienda a las señales relevantes y se desprecien las irrelevantes.

El nivel de activación afecta también al rendimiento en las tareas pues, a medida que este aumenta, también incrementa la eficiencia del trabajo. Por tanto, es esencial que los niños duerman bien durante la noche para poder estar activos en los momentos diurnos de aprendizaje. De lo contrario, estos se sentirán fatigados, tanto física como mentalmente, lo cual provoca disfunciones en la capacidad de concentración.

Además, para mantener una buen atención, se requiere cierto interés y motivación. De hecho, cuanto más le gusta una asignatura al alumnado, mejor asimila los conceptos y conocimientos que se imparten en la misma, puesto que estos se preocupan por atender en clase y se esfuerzan a la hora de hacer las actividades relacionadas con dicha materia.

«La atención es una herramienta en el aprendizaje, al hacer las clases entretenidas, los alumnos pondrán más atención».

-Eva Eloísa Raya Ramos- 

  • Castillo, M.D. (2009). La atención. Madrid: Pirámide.
  • Raya-Ramos, E. E. (2010). Factores que intervienen en el aprendizaje. Revista digital para profesionales de la enseñanza, (7). 
  • Ríos-Lago, M. y Periañez, J.A. (2010). Attention and Speed of information processing. En G. Koob, R.F. Thompson y M. Le Moal (Eds.), Encyclopedia of Behavioral Neuroscience. Boston: Elsevier.