Hipo fetal en el embarazo: todo lo que necesitas saber

Francisco María García · 8 noviembre, 2017
El hipo fetal se produce por la contracción del diafragma todavía no maduro del futuro bebé.

El vínculo de la madre con el bebé durante el embarazo supone sentir diversos movimientos que se esperan con cierta ansiedad. Sin embargo, el hipo fetal es una situación que muchas veces desconcierta a las embarazadas, fundamentalmente porque no se conoce. ¿Por qué se produce?, ¿es normal? A continuación, te contamos todo lo que necesitas saber.

El hipo fetal: ¿es normal?

Que el bebé tenga hipo dentro del útero durante el embarazo no debe ser causa de alarma. Es una situación que se presenta muchas veces y forma parte del desarrollo del feto. Por ello debe vivirse como algo normal. Puede que dure solo unos minutos o se extienda durante media hora. Pero lo importante es saber que no resulta molesto para el bebé. Es más, muchos especialistas lo vinculan con un signo de vitalidad.

Debido a que los órganos del bebé no están maduros, su diafragma se contrae en ciertas ocasiones y produce hipo fetal. En definitiva, se trata de un espasmo. El diafragma es el músculo que, a través de la distensión y contracción, se encarga de asistir la respiración. Separa la cavidad torácica de la abdominal.

A través del hipo, el diafragma se ejercita. Es una forma de preparación para que el bebé pueda luego respirar fuera del útero materno. Hay que recordar que, aunque los pulmones del bebé no funcionan hasta el nacimiento, estos ingresan líquido amniótico. Este líquido, al entrar y salir de los pulmones, genera contracciones -el hipo- en el diafragma. Dichas contracciones preparan los pulmones del bebé para que funcionen correctamente una vez fuera del útero materno.

La preparación al parto merece atención y dedicación.

¿Cuándo se percibe?

Se percibe más claramente durante el tercer trimestre de embarazo. Aunque se desconoce a ciencia cierta si se produce también en las primeras etapas de gestación.

A nivel de percepción, lo que caracteriza al hipo fetal es que la madre siente unos golpecitos constantes y rítmicos. De esa forma, es posible diferenciarlo de las pataditas del bebé o de sus otros movimientos.

Funciones del hipo fetal

Estos espasmos que tiene el bebé dentro del útero cumplen una función para su desarrollo. Según los especialistas, el hipo sirve para:

  • Prepara al bebé para que, una vez fuera, pueda respirar por sí solo. Tal como se dijo, el diafragma, que es el músculo que asiste la respiración, se prepara para el momento del nacimiento.
  • Se vincula, además, con el desarrollo del sistema nervioso del feto.
  • Se relaciona con la ejercitación de habilidades motoras. Sobre todo, aquellas relacionadas con tragar y succionar. La succión cobra verdadera importancia una vez que el bebé ha nacido, porque evita que la leche ingrese en los pulmones.
  • Las contracciones que genera el diafragma ayudan a regular la frecuencia cardíaca del bebé.

Cómo evitarlo

Si bien otros malestares habituales durante el embarazo pueden prevenirse o aliviarse, el hipo fetal no. Es decir que la madre, al percibir el hipo, no puede hacer nada al respecto. Además, debe saber que es una situación normal que no supone riesgo alguno para el bebé.

Muchos bebés, incluso, continúan teniendo hipo una vez fuera del útero, después de nacer. Esto se debe a que su sistema respiratorio debe todavía adaptarse al mundo exterior.

El hipo fetal durante el embarazo es muy frecuente.

¿Cuándo preocuparse?

Realmente es un proceso que no se conoce en profundidad y que puede resultar extraño o incluso molesto en un principio. Sin embargo, en condiciones normales no debe preocupar a la madre ni tampoco es necesario recurrir a un médico.

En cualquier caso, en situaciones en las que el hipo sea continuo durante varias horas o días, es recomendable consultar a un especialista. De esta manera podrás salir de dudas y quedarte tranquila de que todo allí dentro funciona sin ningún problema y tu bebé se encuentra sano.

“Por lo general el hipo fetal es un proceso normal que no supone riesgo alguno para el bebé”

Todas estas percepciones profundizan el vínculo de la madre con el bebé. Por eso es bueno conocer lo que sucede mes a mes y de esa manera no alarmarse y disfrutar plenamente del embarazo.