¿Qué hago para que mi hijo me obedezca?

Amanda · 25 septiembre, 2015

Necesito que mi hijo me obedezca, pero, ¿cómo lo hago? Tal vez no tenemos la respuesta más acertada, pero de seguro podemos atender a sabios consejos que nos ayuden a lograrlo. A veces el amor de los padres provoca que sus hijos se vuelvan menos compresivos con ellos, pero nunca es tarde para aprender.

Los niños, a pesar de su corta edad, son también personas pensantes, que tienen capacidad para desarrollar personalidad crítica. Es por ello que algunas veces su comportamiento difiere en pequeña o gran medida de las normas básicas que suelen establecer papá y mamá.
En consecuencia, los niños comienzan a desobedecer sin tregua y en numerosos casos se pueden observar actitudes negativas como berrinches, malas respuestas e incluso ha ocurrido que algunos lleguen a retar a sus padres.
Es posible que los padres cansados, ya sea por la pesadez rutinaria del trabajo o las responsabilidades en general, comiencen a perder la paciencia rápidamente. Esto conlleva a que incurran en acciones violentas o simplemente sean demasiados permisivos y dejen que los niños actúen como mejor les plazca.
Sin embargo, como ningún extremo es bueno, es necesario procurar la paciencia que no se tiene para poder enfrentar esta dura etapa por la cual atraviesan los más pequeños.
Por tal motivo, te queremos explicar los siguientes aspectos:

Es normal que mi hijo no me obedezca

Es muy natural que los padres solo se fijen en las conductas de sus hijos, pero en realidad no se detienen a analizar y pensar la razón que conlleva a tales actitudes.
Por lo cual, es preciso observar las posibles razones que pueden llevar a un niño a desobedecer a sus padres:

  • No comprenden lo que se les dice: En muchas ocasiones damos una serie de lineamientos pero que se escapan de las capacidades de los niños, es por ello que cada uno de ellos debe estar acorde con su edad.
  • Están distraídos con otra actividad: La atención de los niños siempre irá dirigida a algo que les interese, por lo tanto hay que buscar una manera de lograr que los niños nos presten atención.
  • Acostumbrar a los niños a que se repitan las mismas indicaciones varias veces.
  • Los niños se acostumbran a que los padres siempre harán las cosas por ellos.

Por consiguiente, si nos analizamos nosotros mismos es posible que determinemos lo normal que puede ser que mi hijo no me obedezca.

7 consejos para lograr que mi hijo me Obedezca

1. Establece límites

Es importante que quede claro lo que está bien y lo que está mal, para así determinar el rango de permisibilidad con el cual se va a evaluar la conducta de los niños.

2. Evita ser autoritaria

Es importante tener en cuenta que los niños siempre actuarán como lo que son, niños. Es por ello que se recomienda no parecer un dictador, es decir, evitar en lo posible implementar reglas y normas más allá de las básica e indispensables. No está mal que nuestros hijos actúen con cierta libertad.

3. Procura ser coherente

Este es un valioso consejo si los padres desean que sus hijos los obedezcan, pues es imprescindible que las normas tengan coherencia, es decir, tanto papá como mamá deben estar de acuerdo en la disciplina impartida a sus hijos y evitar contradecirse. Pues de lo contrario esto puede originar un daño a la crianza del pequeño.

 

shutterstock_5550391

4. Habla con tu hijo, sin gritar

La comunicación es crucial al momento de hacer que los niños obedezcan; no obstante, es preferible no tener que alzar la voz, pues ellos están en la plena capacidad de entender lo que a los padres les molesta y los que desean que hagan para mantener una conducta deseada.

5. Escucha a tu hijo

Muchas veces los padres tienden a criticar las conductas de sus hijos, pero no se sientan a pensar y analizar realmente el por qué de sus actitudes ¿Qué desean los niños? ¿Por qué actúan de tal forma? ¿Hay algo que realmente lo incomoda? Las respuestas solo podrán dárselas los niños y esto se logra escuchándolos efectivamente, hazle saber que los entienden.

6. Utiliza un sistema de castigos

Si bien es cierto que no se recomienda adoptar actitudes violentas ni nada por el estilo, es importante que en la disciplina impartida a los niños se encuentre incluido un sistema de castigos, como por ejemplo, un rincón para pensar, donde se envíen a los niños para que analicen el error cometido.

7. Elogia sus conductas positivas

Así como se reprende y castiga también se deben elogiar cuando cumplen las normas o siguen al pie de la letra los lineamientos requeridos y las órdenes.

shutterstock_47490253

Muchas personas, artículos, familiar, etc. Siempre te indicarán sus métodos infalibles para logran una crianza exitosa de tus hijos; no obstante es importante que entiendas que la clave para lograr impartir una disciplina efectiva es la comunicación.
Sin la comunicación, no es posible enseñar a los niños que se les escucha; además se les da la oportunidad de escucharte a ti, exprésate con tu pequeño y verás resultados positivos a través del tiempo.