Granitos en la cara del bebé: causas y recomendaciones

Las lesiones en la cara de los neonatos son habituales. Sin embargo, no revisten gravedad ni generan complicaciones. Hablamos sobre los granitos en la cara de los bebés.
Granitos en la cara del bebé: causas y recomendaciones
Maria del Carmen Hernandez

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez el 23 Enero, 2021.

Última actualización: 23 Enero, 2021

La piel del lactante es suave y delicada. Sin embargo, suelen aparecen granitos en la cara del bebé que preocupan y les genera ansiedad a los padres. Algunos no precisan tratamiento debido a que se resuelven de manera espontánea, mientras que otros requieren de la intervención médica por medio de tratamientos específicos.

Causas de los granitos en la cara del bebé

Los niños, al nacer, tienen una piel suave y tersa. La superficie cutánea aún no se encuentra desarrollada por completo, por lo que es más propensa a presentar diferentes patologías cutáneas.

Quistes de milium

También llamada miliaria, afecta con mayor frecuencia a los neonatos y a las niños que padecen un aumento de la sudoración. La principal causa de los quistes de milium es la obstrucción de las glándulas o los conductos sudoríparos ecrinos.

Esto puede provocarse por los restos cutáneos o bacterias como Staphylococcus epidermidis con su formación de biopelículas. Es un trastorno de la piel que involucra vesículas, pápulas y pústulas. A su vez, suelen presentarse como granitos blancos y amarillentos en las siguientes zonas:

Bebé recién nacido con granitos en la cara.
  • Mejillas.
  • Nariz.
  • Barbilla.

La erupción suele resolver de manera espontánea y no requiere ningún tipo de tratamiento.

Quizás te interese: Millium facial del recién nacido

El acné del lactante

El acné neonatal es una afección común y suele presentarse en el 20 % de los bebés menores de 6 semanas. Incluso, no es un verdadero acné, sino que es una respuesta inflamatoria a un hongo llamado Malazzesia.

La presentación clínica se caracteriza por pústulas y pápulas inflamatorias. Además, se resuelve por sí sola, sin requerir ningún tipo de tratamiento en 1 a 3 meses.

Es un trastorno de la piel benigno y transitorio que se genera por la hiperplasia de las glándulas sebáceas debido al efecto andrógeno.

Dermatitis seborreica

También llamada costra láctea, suelen ser escamas de piel aceitosas y de color amarillo en el cuero cabelludo y en la región de la frente.

La dermatitis seborreica de la piel es inofensiva y no requiere tratamiento. Sin embargo, se suele indicar el uso de aceite de almendras para desprender con mayor facilidad las escamas.

El diagnóstico diferencial por excelencia es la dermatitis atópica. Esta se caracteriza por presentar prurito de moderado a severo, que interfiere con el sueño y la alimentación del lactante.

Sudamina, una de las causas de los granitos en la cara del bebé

La sudamina es una afección de la piel que se caracteriza por vesículas superficiales de 1 a 2 milímetros, que se asemejan a gotitas de agua sobre la piel que se rompen con facilidad.

Las vesículas que se observan son superficiales, por lo que no se genera una reacción inflamatoria. A su vez, las zonas más afectadas son la parte superior del tronco, la cabeza y el cuello.

Es conocida como miliaria cristalina y se presenta con mayor frecuencia en bebés menores de 2 meses. De hecho, afecta a entre un 4,5 % y un 9 % de los bebés recién nacidos.

Las lesiones aparecen a los pocos días de la exposición a los factores de riesgo y se resuelven de manera espontánea al día siguiente que la capa más superficial de la piel se haya eliminado.

Eccema atópico

La dermatitis atópica es una patología inflamatoria de la piel que se caracteriza por lesiones pruriginosas, alteración de la barrera cutánea, desregulación del sistema inmunitario y reacciones alérgicas a alérgenos ambientales y alimentarios. Presenta las siguientes manifestaciones clínicas:

La gran mayoría de los bebés con enfermedad atópica presenta antecedentes personales o familiares de atopia (rinitis alérgica, conjuntivitis alérgica o asma).

Recomendaciones para los granitos en la cara del bebé

Algunos de los consejos que hay que tener en cuenta para evitar la formación de lesiones en el bebé pueden resultar fáciles y eficaces:

  • Baños con agua tibia: al momento de realizar la higiene de los bebés, se recomienda utilizar agua tibia y jabones neutros que no contengan fragancias o colorantes. Además, el enjuague debe ser de corta duración y no hay que secar con la toalla, puesto que podrá provocar demasiada fricción.
    Bebé con granitos en la cara.
  • Ropa adecuada: las prendas de vestir ligeras y 100 % de algodón contribuyen a evitar la sudoración excesiva en los bebés. Se aconseja utilizar colores claros y que no sean demasiado ajustados.
  • Evitar la exposición solar: está prohibida la exposición solar en bebés menores de 6 meses. No obstante, en aquellos más mayores tampoco se recomienda estar al sol y más aún sin el protector solar adecuado.
  • Alimentación rica variada: una dieta que contenga todas las vitaminas y nutrientes es imprescindible para evitar patologías cutáneas. A su vez, se recomienda una hidratación adecuada.
  • Evitar determinados productos: no se deben colocar talcos ni productos en el rostro de los bebés, ya que podría generar sequedad u obstruir las glándulas sebáceas.

La importancia de la consulta del médico

Si bien las lesiones en la cara del bebé no revisten gravedad, es importante siempre realizar una consulta con el médico especialista. Será el personal idóneo y capacitado quien indicará las medidas o tratamientos que hay que realizar y seguir en el caso de que se considere necesario.

Te podría interesar...
La piel del bebé
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
La piel del bebé

La piel del bebé no esté desarrollada por completo. En este sentido, se diferencia en varios aspectos de la de los adultos. Veámoslos aquí.



  • Mowad CM, McGinley KJ, Foglia A, Leyden JJ. The role of extracellular polysaccharide substance produced by Staphylococcus epidermidis in miliaria. J Am Acad Dermatol. 1995 Nov;33(5 Pt 1):729-33. doi: 10.1016/0190-9622(95)91809-4. PMID: 7593770.
  • Antoniou C, Dessinioti C, Stratigos AJ, Katsambas AD. Clinical and therapeutic approach to childhood acne: an update. Pediatr Dermatol. 2009 Jul-Aug;26(4):373-80. doi: 10.1111/j.1525-1470.2009.00932.x. PMID: 19689511.
  • Kutlubay Z, Tanakol A, Engýn B y col. Piel del recién nacido: problemas comunes de la piel. Maedica (Bucur) . 2017; 12 (1): 42-47.
  • Elish D, Silverberg NB. Infantile seborrheic dermatitis. Cutis. 2006 May;77(5):297-300. PMID: 16776285.
  • Goyal T, Varshney A, Bakshi SK. Incidence of Vesicobullous and Erosive Disorders of Neonates: Where and How Much to Worry? Indian J Pediatr. 2011 Oct 25. doi: 10.1007/s12098-011-0592-9. Epub ahead of print. PMID: 22037857.