Estudio advierte sobre el consumo de fructosa en el embarazo

Amanda 8 agosto, 2016

El consumo de fructosa en el embarazo no siempre se ha considerado peligroso, sin embargo, estudios recientes advierten del riesgo que puede representar el exceso de este producto. Durante el embarazo se genera una estricta advertencia sobre muchos alimentos, la mayoría de los cuales son regulados por sus potenciales efectos en el feto y la gestación como tal.

La alimentación de la futura madre es muy importante en el desarrollo de un embarazo saludable, también puede incidir en el bienestar del feto, el recién nacido e incluso durante el resto de la vida de del hijo. En tal sentido, los investigadores se han dedicado a descubrir de qué manera ciertos alimentos pueden afectar la gestación.

Es por ello que recientemente se ha descubierto que consumir fructosa en exceso podría poner en riesgo la salud de madre e hijo. Se cree que los principales efectos del consumo de este producto, se hallan en el sistema endocrino, principalmente relacionados con el sexo del bebé a nivel fetal y neonatal.

a588f909b29d05c27c8f30d7552288c0

¿Qué es la fructosa?

Es un azúcar natural que se encuentra presente en muchos vegetales, frutas o la miel; sin embargo, se halla en la mayoría de los productos endulzados. Es fácil excedernos en el consumo de la fructosa, pues durante el embarazo las dietas tienden a ser ricas en frutas y vegetales, por lo que podemos aumentar la dosis al combinarlos con otros alimentos endulzados artificialmente.

La fructosa es un monosacárido cuya fórmula empírica es idéntica a la de la glucosa, su contenido energético es de a 4 Kcal por gramo y puede ser extraída de todos los frutos, los cuales a veces también contienen glucosa. Este producto muchas veces es utilizado como azúcar alternativo, pues durante un tiempo se creyó que su origen natural lo haría menos riesgoso.

En tal sentido, por años se ha usado a la fructosa como un sustituto del azúcar que beneficie la alimentación de los diabéticos, no obstante, más recientemente se ha relacionado con el desarrollo de obesidad y otros problemas de salud. Este producto es beneficioso para el cerebro, músculos y sistema nervioso, sin embargo, esta acaba transformándose en glucosa, por lo cual finalmente llega a aumentar el nivel de glucemia en la sangre.

¿Cómo afecta el consumo de fructosa en el embarazo?

Al igual que la glucosa, la fructosa puede provocar que aumenten los niveles de azúcar, un aspecto que requiere mucho control durante el embarazo. Investigaciones han descubierto que el consumo excesivo de fructosa afecta el metabolismo glucídico, ocasionando problemas de salud relacionados a la diabetes, obesidad y afecciones en el hígado.

De igual manera, el consumo excesivo de este producto podría incidir en alteraciones del aparato endocrino. La incidencia de la fructosa en la salud de la gestante y el feto, se manifiesta principalmente por el incremento en la alimentación con productos endulzados con esta debido a que se consideró inofensiva por mucho tiempo.

Alimentos con fructosa

De acuerdo con las investigaciones, los fetos femeninos serían más propensos a padecer enfermedades metabólicas siempre que sus madres excedan la cantidad de fructosa que consumen en el embarazo. Estudiosos de la Universidad de Auckland de Nueva Zelanda determinaron también que los problemas de sexo son un riesgo asociado al consumo de este producto durante la maternidad, los cuales incluso pueden aparecer después del destete.

En la actualidad se desarrollan estudios que pretender descubrir potenciales efectos del consumo de fructosa en la maternidad a largo plazo. Hasta el momento se ha podido determinar que se puede alterar significativamente el crecimiento y calidad de la placenta, así como su incidencia en el desarrollo de padecimientos en el sistema endocrino.

Otro posible efecto, es que la madre que consume fructosa de manera excesiva durante la gestación, puede ver alterada su respuesta hacia hormonas como la leptina, hasta ahora relacionada con la regulación de la ingesta y el gasto calórico. En tal sentido, se ha determinado que la correcta función de la leptina se relaciona con el control de peso en el embarazo, es decir, puede incidir en casos de obesidad y diabetes gestacional.

Te puede gustar