Estrategias para no perder la paciencia con los niños

Hoy te presentamos algunos consejos útiles para que mantengas la calma y enseñes a tus hijos cómo deben controlar sus emociones sin recurrir a la violencia.
Estrategias para no perder la paciencia con los niños

Última actualización: 12 septiembre, 2022

La maternidad y la paternidad está llena de momentos que ponen a prueba nuestros nervios a la hora de manejar pataletas o situaciones estresantes. No obstante, existen algunas estrategias para no perder la paciencia con los niños y procurar mantener la armonía familiar. Esto con el fin de no responder con malas actitudes que, lejos de corregir a los hijos, les brindan un mal ejemplo.

Y aunque puede parecer algo sencillo fomentar la paciencia cuando se desconoce la realidad que se esconde tras la puerta de cada hogar, la verdad es que los hijos merecen de modelos de comportamiento responsables que les enseñen a manejar de manera inteligente sus emociones. Emplear una crianza positiva y conservar el respeto por los pequeños son claves fundamentales.



5 consejos para no perder la paciencia con los hijos

Las obligaciones de la cotidianidad suelen ser más demandantes cuando se cuenta con un pequeño que necesita de nuestro cuidado constante. La siguiente es una escena frecuente. Luego de un largo día de trabajo regresas a casa, como saliste rápido todo se encuentra desordenado, debes preparar la comida y los niños comienzan a gritar…

Niña con cara de enojo hambre ansiosa impaciente cuchillo tenedor cubiertos mesa
Los berrinches y pataletas se presentan porque los niños no saben cómo gestionar sus emociones, así que trata de comprenderlos y bríndales respeto.

Perder la paciencia cuando estamos bajo situaciones estresantes es comprensible, pero no le hace bien a nadie. Saber emplear la inteligencia emocional para encontrar soluciones oportunas e intentar tener las cosas bajo control es crucial para no faltarle al respeto a nadie y enseñarles a los hijos cómo comportarse en situaciones similares.

Estas son algunas recomendaciones de gran ayuda.

1. Evita tener una visión rígida de la vida

Todos queremos que nuestra casa permanezca perfecta en todo momento, las mascotas se comporten bien y los hijos sean pequeños seres de luz que obedecen los mandatos y realizan siempre sus tareas. No obstante, la realidad es que esa vida de ensueño, aunque parece ideal es difícil de alcanzar.

Así que no te exijas demasiado en el día a día. Cumple con tus obligaciones diarias, pero bríndate también tiempo para ti misma. Si deseas llevar una vida más tranquila reduce un poco todas las expectativas impuestas sobre los hijos o sobre ti. Y mejor aprende a comprender que, puede que tu familia no sea perfecta, pero eso la hace única y especial.

2. Planifica tu día a día para no perder la paciencia

Cuando organizamos nuestros horarios con el fin de priorizar todas aquellas actividades indispensables que debemos realizar en la cotidianidad, es más probable que tengamos tiempo libre al final del día y podamos compartir con los hijos. De esta manera nos enfocamos en las cosas importantes y eliminamos las innecesarias.

Procurar descansar lo suficiente y tener una agenda organizada son algunas de las mejores maneras de invertir nuestro tiempo de manera inteligente. Debido a que sentirse agotado por todas las obligaciones laborales y familiares solo empeorará tu salud y te hará perder la paciencia con más facilidad.

3. Aprende a reconocer tus puntos débiles

Todas las personas somos diferentes y mientras algunas pierden la calma por encontrar la habitación de sus hijos vuelta un caos, otras lo hacen porque sus niños no atienden a sus llamados. Por tales motivos, es muy importante aprender a identificar cuáles son esos detonantes que nos hacen perder la paciencia con más facilidad e implementar una solución.

De esta forma, podrás aprender a conocerte más a ti mismo y poner en práctica estrategias de autocontrol cuando se presentan esas situaciones. Respirar profundamente, contar hasta 10 o retirarse por un par de minutos suelen ser grandes ideas. Sin embargo, es necesario reflexionar sobre la raíz del problema para intentar resolverlo.



4. Nunca pierdas el autocontrol

Existen momentos de tensión que hacen que las emociones se disparen y hagan que digas o hagas cosas de las que luego te arrepentirás. A razón de esto, es muy importante detenerse antes de caer en un espiral de pensamientos negativos que solo generarán más gritos e impaciencia. Al conservar la calma en situaciones de estrés se les está dando una gran lección a los hijos.

Niño saltando en el sofá, mamá estresada
Mantener la calma no significa dejar a los niños hacer lo que quieran. Los límites son para respetarse, así que corrige desde el respeto.

Así que si sientes que tu ira va en aumento y la paciencia pronto abandonará tu cuerpo, respira lenta y profundamente. Baja el nivel de tu voz y habla con respeto. La violencia solo provoca más violencia. Por lo que si sientes que son tantas las emociones que no podrás controlarlas, es mejor esperar hasta calmarnos por completo y tener una conversación civilizada.

5. Descansa lo suficiente cada noche

Las responsabilidades laborales, familiares y personales pueden hacer que los horarios de sueño se vean comprometidos y no descansemos lo necesario. Esto hace que nos levantemos con una mala actitud que terminan pagando los hijos, al estar irritados debido a la falta de descanso. Así que toma una pausa cuando sea necesario y pide ayuda al resto de la familia.

Para no perder la paciencia ten presente que eres el modelo para seguir de tus hijos

Con el fin de ejercer un buen rol parental para nuestros pequeños es fundamental tener muy presente que el ejemplo que les brindamos todos los días les inculcará lecciones, tanto positivas como negativas.

Por tal motivo, mantener la calma, evitar los gritos y hacer respetar los límites impuestos en el hogar es necesario para no perder la paciencia. Además, por supuesto, de pedir perdón cuando nos equivocamos y procurar no volver a cometer los mismos errores. Así que respira profundo y sigue adelante.

Te podría interesar...
¿Por qué siempre me enfado con mis hijos?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
¿Por qué siempre me enfado con mis hijos?

Cuando el enfado con los hijos es permanente , hay una dificultad para gestionar las emociones. Entérate cómo mejorarlo.



  • UNICEF. (2020). Orientación para familias sobre Autorregulación emocional y alternativas para eliminar la violencia en la crianza. OPS y UNICEF. Recuperdado de: https://www.unicef.org/lac/media/13906/file/Autorreguacion-Emocional-Famiias-Prevencion-Violencia.pdf 
  • Ramírez-Lucas, Ana, Ferrando, Mercedes, & Sainz, Ana. (2015). ¿Influyen los Estilos Parentales y la Inteligencia Emocional de los Padres en el Desarrollo Emocional de sus Hijos Escolarizados en 2º Ciclo de Educación Infantil?. Acción Psicológica, 12(1), 65-78. Recuperado de:  https://dx.doi.org/10.5944/ap.12.1.14314
  • Sanders MR, Kirby JN, Tellegen CL, Day JJ. (2014). The Triple P-Positive Parenting Program: a systematic review and meta-analysis of a multi-level system of parenting support. Clin Psychol Rev. 2014 Jun;34(4):337-57. doi: 10.1016/j.cpr.2014.04.003. Epub 2014 Apr 26. Erratum in: Clin Psychol Rev. 2014 Dec;34(8):658. PMID: 24842549. Recuperado de: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24842549/
  • Sánchez-Núñez MT, García-Rubio N, Fernández-Berrocal P, Latorre JM. (2020). Emotional Intelligence and Mental Health in the Family: The Influence of Emotional Intelligence Perceived by Parents and Children. Int J Environ Res Public Health. 2020 Aug 27;17(17):6255. doi: 10.3390/ijerph17176255. PMID: 32867380; PMCID: PMC7503667. Recuperdado de: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32867380/