Tiempo libre en casa y en familia: también está bien no hacer nada

03 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
Cuando se tiene mucho tiempo libre en casa y en familia, ¡no te sientas mal si no quieres hacer nada o no aprovechas el tiempo lo suficiente!

Está bien si no haces nada “extra” con el tiempo libre en casa con tus hijos. Eso también generará conexión emocional entre vosotros y es importante fomentarlo.

Muchos padres, ya sea porque están de vacaciones, por trabajo, por enfermedad o por cualquier otra circunstancia, cuando tienen días libres y, por tanto, más tiempo libre para pasar con sus hijos, suelen organizar multitud de actividades, juegos, compran ingredientes para hacer recetas en familia, piensan en manualidades para hacer con los niños, experimentos

Quizá entre esas tareas productivas incluían también reorganizar las salas de juegos y desempolvar las tarjetas de vocabulario del alfabeto y suscribirse a docenas de aplicaciones educativas.

Pensamientos sobre el tiempo libre

Es posible que tú, como padre con más tiempo libre, hayas dado un paso más allá y también hayas querido cuidar la mente con puzzles, libros para pintar, mejorar la caligrafía de tus hijos… Quizá, algunos de tus pensamientos en esos días hayan sido:

  • “Tal vez ahora pueda comprometerme con un régimen de cuidado de la piel nocturno de siete pasos”.
    Madre e hijo mirando por la ventana pasando el tiempo libre juntos durante el confinamiento.
  • “¿Dónde puedo crear un espacio de entrenamiento en casa?”.
  • “¡Oooh! ¡Finalmente puedo organizar las miles de fotos en mi ordenador que hacen que funcione tan lento!”.
  • “¿Qué libro debo leer primero?”.
  • “Es un buen momento para concentrarse realmente en entrenar al perro para que deje de ladrar a nuestro timbre…”.

Realmente, no hay nada malo con esta línea de pensamientos. Si eres una persona orientada a objetivos y te va mejor con la estructura y los límites en la semana, está bien. Pero, después del primer día de estar en casa casa con tus hijos pequeños, sentirás que has fallado en algo.

No has hecho nada y no tienes que sentirte mal por eso. No has hecho nada extra con tu tiempo libre. Quizá tuviste la sensación de que no hiciste nada y eso te hizo sentir peor. Posiblemente, te diste cuenta de que esta pequeña visión que tenías para convertir esos días libres en un entrenamiento de resolución de año nuevo de alta intensidad era inútil.

No pasa nada por no hacer nada

Tienes que darte permiso para sobrevivir, para disfrutar de tu familia, y lo demás, de nuevo, puede esperar. Para medir tu éxito, mide tu felicidad; no es necesario que te pases horas y horas con tus hijos pequeños haciendo deberes, recetas o manualidades para sentir que estás haciendo las cosas bien. Estar sentada en el sofá abrazándolos y cantándoles canciones en su oído también está bien.

Tu valía se mide con cosas más simples. ¿Están seguros tus hijos? ¿Son amados? Si limpiar el armario de tu hijo es lo que quieres hacer, genial, pero si quedarte dormida siete minutos después de apagar las luces en la habitación de tu bebé es todo lo que quieres hacer ahora mismo, también está bien.

Padre jugando con su hija durante el confinamiento.

Porque, sí, al final, todo lo que tienes que mostrar es una familia que se mantiene segura y amada. Aunque las manualidades y los experimentos sean escasas o si has llegado a perder los nervios cuando tus hijos hacían esas “sencillas” recetas contigo.

Y, tal vez, cuando dejes de tener esos días libres para esta junto a tu familia, echarás de menos esos momentos de no hacer nada, pero estar todos juntos en casa.

Tus hijos te necesitan a ti en su tiempo libre

Sí, tus hijos lo que realmente necesitan para disfrutar del tiempo libre es pasarlo a tu lado. No necesitan que corras a comprar materiales para hacer manualidades, pues se pueden hacer muchas de ellas con cosas que tienes por casa. No necesitan estar todo el día haciendo actividades, quizá no quieran dormir la siesta, pero posiblemente sí accedan a ver una película contigo o a jugar a hacerse cosquillas en la cama a tu lado.

Estos días con más tiempo libre son días de reflexión, por eso, como padre o madre, no te sientas culpable si no has hecho todo lo que tenías en tu lista de cosas por hacer. Tampoco te sientas mal si no las haces hoy y las quieres dejar para mañana. ¿Estáis felices en casa? Eso es lo que realmente importa.