Espasmos del sollozo: cuando el llanto los deja sin respiración

Valeria 30 noviembre, 2016

Los espasmos del sollozo o la apnea emotiva marcan ese instante de auténtico pánico en el que vemos cómo nuestros hijos lloran con tanta intensidad, que dejan incluso de respirar o adquieren una tonalidad pálida o morada.

A pesar de que afecte solo a un 10% de los niños en edades comprendidas entre los 6 meses y los 3 años, el impacto que nos causa al verlo es de los que no se olvidan. De hecho, son muchas las mamás que tienen la clara sensación de que sus bebés se están ahogando. Los labios quedan amoratados y parece como si durante unos pocos segundos, fueran incapaces de respirar.

De hecho, es así. Los espasmos del sollozo son un tipo de apnea infantil relacionada con la alta carga emotiva. Lo más común es que los bebés se recuperen a los 10 segundos con total normalidad, pero es común verlos tras esta experiencia algo más cansados y hasta somnolientos.

Es importante aclarar en primer lugar que es algo normal. Se trata ante todo de un evento fisiológico que no suele alargarse más allá de los tres años y que como madres, o como padres, es importante conocer.

En “Eres Mamá” te lo explicamos.

Los espasmos del sollozo, un susto difícil de olvidar

Un bebé o un niño de 2 años jamás llevará a cabo esta conducta a propósito para llamar la atención. Esto es algo que hay que aclarar en primer lugar. Nada tiene que ver tampoco con si el niño está o no sobreprotegido o si recibe un exceso de atención. A día de hoy, aún hay quien llega a pensar que los niños pueden provocar el espasmo del sollozo solo para atraer la atención de sus padres. Es gran un error.

De hecho, algo curioso que vale la pena recordar es que los bebés que sufren espasmos del sollozo suelen heredarlo de alguno de sus progenitores. Es una conducta genética que no se puede controlar y que tiene que ver ante todo con una “explosión” emocional incontrolada.

Veámoslo con detalle.

El enfado o la frustración del bebé

espasmos del sollozo

¿Que nuestros bebés se enfadan? Desde luego, y bastante. Las emociones son esos caballos de batalla que los dominan por completo para reír a carcajadas o llorar hasta quedar rendidos. Algunos niños, lo hacen con tanta intensidad que al sufrir cualquier “berrinche” su glotis aún inmadura les provoca una apnea. Dejan de respirar.

Lo más común es que los espasmos del sollozo acontezcan en estas situaciones:

  • Cuando el niño está cansado.
  • A última hora del día, por la tarde o antes de ir a dormir.

Este tipo de trastorno impacta bastante en los papás y en las mamás, son recurrentes y a su vez incontrolables. No importa que intentes cuidar un poco más la situaciones para que no se enfaden, son aún demasiado pequeños y su frustración les provocará llorar hasta quedarse sin respiración unos pocos segundos.

  • Es común que se queden rígidos, que adquieran una tonalidad azul y que veamos sus bocas abiertas en un espasmo casi angustioso. A los pocos segundos, el niño convulsiona y se queda casi adormecido, como si hubiera sufrido un desmayo.
  • El impacto es tal que muchos padres suelen acudir a urgencia en vista del mal instante experimentado. Los pediatras nos asesoran, y ante todo nos advierten de algo que deberemos asumir: lo más probable es que vuelva a sucederse.

Qué debo hacer cuando mi hijo sufre un espasmo del sollozo

espasmos del sollozo

  • Mantén la calma, recuerda siempre que tu bebé se va a recuperar.
  • Para no intensificar esa emocionalidad, nunca lo zarandees, ni le grites, ni aún menos introduzcas nada en su boca al pensar que se está ahogando.
  • Deja que pasen unos segundos sin hacer nada -aunque se te haga eterno- de lo contrario, podríamos agravar la situación.

Tal y como te hemos indicado antes, no es algo que podamos prevenir. A medida que el niño madure, ya podremos enseñarle a gestionar mejor sus emociones. Es un evento puntual que como decimos, no suele pasar más allá de los 2 o 3 años.

¿En qué momento debería preocuparme por esta conducta?

espasmos del sollozo

Para quedarnos más tranquilos recuerda siempre que la secuencia del llanto del sollozo sigue estas fases:

  • llanto-apnea- rigidez- cambio de tonalidad facial -llanto tras 10 o 15 segundos y después, somnolencia.

Es necesario acudir al pediatra en caso de que nuestro bebé sufra llanto del sollozo cuando tiene menos de 6 meses. Asimismo, tampoco es normal que esta apnea emocional se alargue durante casi un minuto. En caso de que este tipo de episodios sean muy recurrentes y duren bastante, consúltalo con el especialista.

Para concluir, los médicos nos recomiendan tratar con normalidad estos casos. No debes preocuparte nunca por evitar estas situaciones. La preocupación excesiva nunca es buena, así que lo ideal es hacer lo de siempre con tu bebé, dejar que crezca, que madure, y poco a poco, ayudarlo a gestionar estas situaciones con paciencia y mucho afecto.

 

Te puede gustar