Escalada para niños

Francisco María García 18 agosto, 2018
Son muchas las actividades que los más pequeños de la casa pueden hacer con la llegada del buen tiempo. Una de ellas es la escalada para niños. Además de fortalecer sus músculos y aportar resistencia física, se trata de un deporte muy divertido. Siempre bajo estricta supervisión de los adultos.

La escalada o trepa para niños es uno de los deportes más completos, en cuanto a desarrollo de la resistencia, coordinación y fuerza física se refiere. Se trata de una actividad que fomenta el espíritu de superación puesto que anima a alcanzar los objetivos.

Escalada para niños: ¿Es segura?

Por lo general, una de las preguntas más frecuentes de los padres viene a ser: ¿Es la escalada para niños un deporte seguro para los niños? La respuesta es sí, es segura y por ello cuenta con un gran número de practicantes.

Este es un deporte que se practica siempre bajo supervisión de un personal capacitado. De hecho, los niños van acompañados por una persona que los guía y los enseña a utilizar correctamente los implementos. Asimismo, el personal enseña a los niños a concentrarse en lo que están haciendo y a disfrutar de una forma ordenada.

Por supuesto, al tratarse de niños, el aprendizaje está basado en juegos. Lo mejor de este deporte es que no excluye a la familia. Los padres son bienvenidos y pueden sumarse a la actividad siempre que así lo deseen.

A partir de los 4 años de edad se puede inscribir a los niños en este deporte, aunque cada centro tiene sus propios límites de edad. Por ejemplo, hay centros que no admiten niños menores de 8 años.

La escalada para niños.

Juegos de escaladas

La escalada para niños tiene por objetivo enseñar a los mismos este deporte mientras se divierten. Para ello, existen diferentes formas en que los pequeños podrán desarrollar al máximo su resistencia, fuerza y potencial en general; y todo ello mientras juegan y se divierten con los amigos.

Entre las variedades e ideas para hacer una escalada divertida, están:

Dictado

El dictado es uno de los muchos juegos que se pueden poner en práctica para hacer de la escalada una actividad más entretenida. Consiste en que el primer niño que escale hasta el objetivo marcará al mismo tiempo la ruta para el resto de sus compañeros. Los demás deben subir por el mismo trayecto para ganar.

A ciegas

Este tipo de escalada debe hacerse sin luz o vendando los ojos del niño. El pequeño debe alcanzar su objetivo basándose exclusivamente por su intuición y, por supuesto, en el tacto.

Lazarillo

Lazarillo es otra variante de la escalada sin luz. La diferencia radica en que uno de los compañeros podrá indicarle al niño desde abajo hacia dónde debe agarrar para alcanzar la meta. El lazarillo le indicará los pasos a seguir a su otro compañero.

Payaso

Otra variante de la escala muy divertida es la conocida como el payaso. En diversos puntos de la pared de escalar, se deben colocar prendas divertidas y graciosas; como ejemplos, una nariz de payaso, un sombrero, una corbata, etcétera. Si el niño para llegar a su objetivo pasa por alguno de esos puntos, deberá colocarse la prenda en cuestión.

Material para escalar con los niños

La escalada siempre ha sido una actividad deportiva que requiere de varios elementos para mantener la seguridad en todo momento. Cuando se trata de niños, estos dispositivos obligatorios, además de la supervisión constante de uno o varios adultos.

La escalada para niños.

Algunos de los materiales fundamentales que todo niño debe tener para realizar una escalada segura son:

  • Casco de seguridad. Lo ideal es que el casco sea del tamaño apropiado para la cabeza del niño.
  • Arnés integral. Siguiendo con los complementos para la escalada, el arnés integral constituye uno de los implementos claves en este deporte. Lo recomendable es que sea integral, para que los niños no se caigan en caso de darse la vuelta.
  • Pies de gato. Los pies de gato son un elemento importante pero no imprescindible, especialmente si el niño está comenzando con esta actividad. En ese caso, es suficiente con que tenga unos zapatos deportivos cómodos.
  • Polea. La escalada para niños siempre debe incluir una polea para mayor seguridad. En este caso, lo recomendable es mantener la cuerda tensa en todo momento, especialmente al comienzo de la escalada.

La escalada para niños es una actividad muy divertida y retadora. Entre sus grandes beneficios, ayudará a que los más pequeños tengan más confianza en sí mismos.

Con esta práctica, los pequeños desarrollarán al máximo su fuerza y resistencia mientras alcanzan poco a poco los objetivos. Si se cuenta con las medidas de seguridad necesarias y siempre bajo la supervisión de un adulto, la escalada es un deporte considerablemente seguro.

Te puede gustar