¿Es difícil encontrar trabajo estando embarazada?

Cada día, la mujer es más independiente económicamente y sus deseos de superación la impulsan, aún estando embarazada, a buscar empleo. No obstante, no resultan tan sencillo: a veces, no se lo conceden justamente por esa causa.

En los últimos veinticinco años, la mujer ha obtenido logros significativos al integrarse a la fuerza laboral y ha demostrado habilidades para emplearse que, en otros tiempos, se reservaban solo al hombre. Sin embargo, todo cambia cuando se le imposibilita encontrar trabajo estando embarazada.

Aunque en la actualidad hay más igualdad en cuanto a las oportunidades, para una mujer gestante las posibilidades disminuyen. El motivo es que para el jefe o patrón, el hecho de emplearla acarrearía una serie de consecuencias tanto para la futura madre como para la empresa.

Cuando se habla de consecuencias para la futura madre, se hace referencia a su salud y la de su hijo; ella debe mantener la armonía entre el cuerpo y su entorno, lo que le permite vivir día a día lo más tranquila posible.

En este sentido, la interrelación estrecha entre varios sistemas —nervioso central, endocrino e inmunológico— propicia que cualquier alteración en la madre afecte el sano desarrollo del bebé.

¿Por qué se dificulta encontrar trabajo estando embarazada?

Encontrar trabajo estando embarazada se hace cuesta arriba porque para algunas personas, la gravidez podría hacer disminuir el rendimiento, cosa que no sería nada rentable. 

Además, dependiendo de la profesión de la futura madre, el trabajo puede considerarse de riesgo para su estado. Esto podría acarrear muchos problemas de índole legal para el empleador.

Por otro lado, están las consecuencias a las que teme el jefe o patrón empleando a una mujer embarazada; entre ellas, el otorgamiento de licencias por motivo de control y cuidados inherentes a su estado.

A pesar de las trabas que se le presenta a una mujer embarazada, ella tiene todo su derecho al trabajo por cuestiones de superación, crecimiento personal e independencia; la recompensa es tanto emocional como económica.

Algunos psicólogos han observado que el trabajo construye un lazo más fuerte de la mujer con la realidad; por ello, algunas eligen no tener hijos, ya que no pueden permitirse dejar su labor profesional.

Es sabido que encontrar trabajo estando embarazada es muy difícil por diversas razones.

Derechos que amparan a una mujer embarazada en el trabajo

Es sabido que encontrar trabajo estando embarazada es muy difícil por las razones que se mencionaron anteriormente. Sin embargo, si ya estás empleada y quedas en cinta, deberías saber cuáles son tus derechos.

Dependiendo del país donde te encuentres, estas pueden variar. Básicamente, en su mayoría se basan en los siguientes principios:

Adaptar a la futura madre a una actividad acorde con su estado y formación

Las condiciones de trabajo deberán estar en conformidad con la categoría profesional de la mujer, nunca desmejorando su puesto laboral.

Otorgar la baja por maternidad

Este es uno de los derechos primordiales de la mujer gestante; consiste en un aproximado de dieciséis semanas continuas. Una vez ocurrido el parto, la mujer debe disfrutar de un descanso de al menos 6 semanas.

Es inadmisible un despido por embarazo

Una vez que el patrón se entere del estado de gestación de la trabajadora, esto no puede ser motivo de despido, bajo ninguna circunstancia.

“A pesar de las trabas que se le presenta a una mujer embarazada, ella tiene todo su derecho al trabajo por cuestiones de superación, crecimiento personal e independencia”

Tratamiento especial por embarazo de alto riesgo

La futura madre podrá exigir consideraciones especiales si su embarazo es de alto riesgo. Para ello, deberá comprobar esta condición con informe médico.

Además, en algunos casos, tiene derecho a una prestación social; esta deberá ser equivalente al ciento por ciento del salario.

Permisos para asistir al control prenatal

El especialista obstetra tiene la potestad de citar a la gestante las veces que considere necesario; por ende, el jefe o patrón deberá conceder el permiso para asistir a los controles sin que esto sea un deducible en el salario.

Los despidos laborales por quedarse embarazada pueden causar un gran estrés en las mujeres.

Por todos los derechos mencionados anteriormente y otros que dependerán de la ley que rige tu país, encontrar trabajo estando embarazada resulta un poco complicado. Las empresas, en su mayoría, no están dispuestas a contratar a una mujer en estas condiciones por la gran cantidad de implicaciones que influirían directamente en su rendimiento.

En cualquier trabajo se compromete el estado físico y mental de la futura gestante, a lo que esfuerzo y agotamiento se refiere. Por lo tanto, sus candidaturas son poco atractivas para los puestos de trabajo disponibles.

Una excelente opción hoy en día, es trabajar desde casa. Existen muchísimas plataformas en línea que contratan profesionales para que, desde sus hogares, hagan el trabajo que se supone harían en una oficina. Estando en tu hogar, podrás administrar mejor tu tiempo y seguir desarrollándote profesionalmente hasta que tu cuerpo y bebé estén listos para afrontar junto a ti un nuevo empleo.

Categorías: Actividades durante el embarazo Etiquetas:
Te puede gustar