8 errores que se cometen con los niños de altas capacidades

Muchas veces cometemos errores que perjudican a los niños de altas capacidades y no tenemos conciencia de que no estamos ayudándoles. Por eso, este listado puede ayudarte a evitarlos.
8 errores que se cometen con los niños de altas capacidades
Mara Amor López

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López.

Última actualización: 05 septiembre, 2022

Los niños de altas capacidades son muy difíciles de detectar. En muchas ocasiones, son considerados chicos con problemas de atención o que no les gusta estudiar. Esto es un fracaso absoluto para la educación de estos menores, ya que tienen unas necesidades educativas diferentes a las del resto de los niños. Todavía se ignoran estas situaciones y no se ofrecen soluciones.

Un niño de altas capacidades se aburre en el colegio y se desmotiva si sus necesidades no son cubiertas. Esto conlleva a que tengan un bajo rendimiento y, por ende, sean catalogados como chicos que tienen problemas de aprendizaje. Es importante hacer una correcta evaluación y detectar a estos pequeños desde edades tempranas para ofrecerles una educación adaptada a sus capacidades. Al igual que en casa, es fundamental adaptar la crianza a las necesidades educativas del menor y no cometer errores que puedan perjudicarle.

¿Por qué los niños de altas capacidades suelen tener un bajo rendimiento académico?

Los menores de altas capacidades, en muchas ocasiones, son llamados niños con un alto rendimiento escolar, pero esto no es del todo cierto. La mayoría de ellos muestra un gran rendimiento en las áreas o en los temas que le gustan. Sin embargo, en las que les resultan aburridas o no les interesan, su rendimiento decae. Muchas veces llegan a parecer obsesivos cuando están sumergidos en el conocimiento de algo que les resulta interesante, como ser trabajos sobre los dinosaurios, los animales, las matemáticas o el sistema solar. Veamos algunas de las explicaciones sobre esta situación:

  • Su ritmo de aprendizaje con respecto al resto de sus compañeros es distinto. Por este motivo, respetar el tiempo de los otros chicos les produce aburrimiento, desmotivación y frustración. En muchas ocasiones, se desconectan de lo que se trata en clase.
  • Los métodos que se utilizan en la educación suelen ser de procesamiento de la información por repetición y de forma secuencial. En el caso de los niños con altas capacidades, su procesamiento suele ser más visoespacial. Ellos necesitan experimentar y descubrir por ellos mismos lo que aprenden. En cambio, la escuela hace que los niños adquieran información que después sueltan en un examen y, luego, la olvidan.
  • Otra de las razones por la que estos niños pueden tener un menor rendimiento se debe a que con poco esfuerzo logran sacar muy buenas notas, sobre todo en los primeros años de primaria. El problema aparece cuando al llegar a la secundaria esta actitud no es suficiente y por eso su rendimiento decae.
Los niños con altas capacidades se aburren y se frustran fácilmente cuando los temas que se tratan no son de su interés. Por este motivo, en muchos casos decae su rendimiento académico.

¿Qué errores se cometen con los niños de altas capacidades?

Los niños con altas capacidades necesitan ser atendidos y entendidos como se merecen. Es necesario que sepamos manejar su situación y no cometer errores que pueden perjudicarles. Algunos de estos pueden ser los siguientes:

1. No dejarles que sean como son

Muchos padres, para evitar las burlas hacia sus hijos porque ven que estos no encajan en el grupo, intentan que se parezcan a los demás. Para eso, les piden que cambien sus comportamientos y que copien los intereses o el modo de hacer las cosas del resto de los niños.

2. Ser demasiado exigentes o sobreprotectores

Puede que esta condición del niño haga que algunos padres se muestren muy exigentes en cuanto a las notas de sus hijos. También, en muchos casos, la sobreprotección acaba perjudicándoles.

3. No darles el entorno adecuado para el desarrollo de sus capacidades

Estos niños tienen una gran necesidad intelectual. Ellos requieren el conocimiento y, si esto no lo satisfacen, se aburren y se frustran. Para eso, se les deben proporcionar libros sobre sus intereses y actividades que les gusten para ayudarlos a potenciar sus conocimientos. Estos chicos necesitan tener su mente ocupada para estar motivados y felices. El papel de la familia en la educación de los niños con altas capacidades es muy importante para que tengan un desarrollo adecuado.

4. Creer que lo saben todo

Aunque los niños de altas capacidades aprenden muy rápido, esto no significa que lo sepan todo. Necesitan de personas que les guíen en sus aprendizajes y que les den respuestas a sus dudas sobre el mundo, o de lo que tratan de aprender.

Tratar a estos chicos como si fueran adultos o exigirles más de la cuenta es perjudicial para ellos. Más allá de su coeficiente intelectual, sus emociones son como las de sus pares.

5. Tratarles como si fueran adultos

No debemos olvidar que, aunque tengan un cociente intelectual más elevado que el resto de niños de su edad, su capacidad emocional es igual a la del resto. Estos chicos pueden ser rápidos y eficaces en su forma de pensar, pero todavía están en pleno aprendizaje sobre la gestión de sus emociones, por lo que no son adultos ni deben ser tratados como tales.

6. No hablar con ellos ni escucharles

Estos niños no lo saben todo, sino apenas lo que conocen. Por eso, hay que escucharles y explicarles que son diferentes a los otros chicos, pero que eso no les hace ser mejores ni peores que el resto.

7. Pensar o dar por hecho que sus capacidades les hacen las cosas más fáciles

Tener unas altas capacidades no es fácil, de hecho es bastante complicado. También, son muchos los desafíos a los que hay que enfrentarse. Por eso, se deben evitar las frases tales como la siguiente: “si yo tuviera tu capacidad sería el mejor”.

8. Decirles frecuentemente que son muy inteligentes

Si los padres no paran de repetir lo buenos que son sus hijos superdotados y se les etiqueta de forma constante con sus altas capacidades o talentos, se alimenta su orgullo, además del ego de los propios padres. Esto puede acabar por crear un trastorno narcisista en el niño, que se creerá superior al resto.

Los niños de altas capacidades siguen siendo niños

No hay que olvidar que los chicos de altas capacidades son niños. Sí, es verdad que poseen unas habilidades o capacidades diferentes a las del resto de los menores de su edad, pero esto no les hace perder su condición. Es importante que tanto en casa como en el colegio se cubran sus necesidades y los requerimientos intelectuales para que avancen y no se frustren. De esa forma, se podrá mejorar su rendimiento académico.

Te podría interesar...
11 señales de altas capacidades en bebés
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
11 señales de altas capacidades en bebés

La detección temprana de las altas capacidades en bebés permite contener y orientar el aprendizaje de los pequeños.