Eritrodermia en niños: síntomas, causas y tratamientos

La eritrodermia es una enfermedad rara en la infancia. Requiere ser diagnosticada de manera temprana para evitar las complicaciones futuras.

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez el 27 Enero, 2021.

Última actualización: 27 Enero, 2021

La eritrodermia en niños no es una de las manifestaciones cutáneas más habituales de diagnosticar en la atención pediátrica. Es una enfermedad cutánea rara que no cuenta con demasiados estudios comprobados y avalados respecto a los infantes.

¿Qué es la eritrodermia?

A la eritrodermia también se la conoce como dermatitis exfoliativa generalizada. Por ende, es una patología con características inflamatorias de la piel en la que alrededor del 90 % de la superficie del cuerpo presenta descamación y enrojecimiento.

Como la mayoría de las enfermedades, puede presentarse de forma aguda o crónica dependiendo del tiempo de evolución de la misma.

Causas de la eritrodermia en niños

Puede desencadenarse por diversas patologías adquiridas, hereditarias o por ingesta de fármacos. Asimismo, las causas pueden ser diferentes teniendo en cuenta la edad del paciente. Sin embargo, las características histológicas y las manifestaciones clínicas de la eritrodermia suelen mantener similitudes.

Uso de determinados medicamentos

Es muy poca la información que hay al respecto, sin embargo, las eritrodermias provocadas por fármacos son comunes en niños con antecedentes de infecciones aéreas respiratorias superiores o de epilepsia. Así pues, algunos de los medicamentos asociados a la dermatitis exfoliativa generalizada son los siguientes:

  • Sulfonamidas.
  • Antiepilépticos.
  • Antipalúdicos.
  • Antibióticos (estreptomicina, amoxicilina, penicilina).
  • Isoniacida.
  • Antiinflamatorios no esteroideos.
  • Homeopáticos.
  • Cimetidina.
  • Captopril.

Apenas se compruebe la causa medicamentosa, se debe quitar el fármaco y administrar el tratamiento sintomático correspondiente.

Infecciones

Las infecciones en los niños suelen presentarse con leves lesiones cutáneas. No obstante, en muy pocos casos se pueden desencadenar cuadros de dermatitis exfoliativa generalizada. Por lo tanto, las infecciones engloban el 40 % de las causas de eritrodermias.

  • Síndrome estafilocócico de piel escaldada: es una patología de la piel generada por toxinas exfoliativas de los estafilococos. Esta toxina tiene la propiedad de romper las uniones intercelulares y generar ampollas, con mayor prevalencia en niños menores de 5 años y neonatos.
  • Candidiasis cutánea congénita: se desarrolla por una infección provocada de manera ascendente desde la vagina. Al momento de nacer, el bebé presenta una erupción con máculas y pápulas.

Lee también: Tiña infantil: síntomas, causas y tratamiento

Eritrodermia ictiosiforme

Las ictiosis son una variada gama de alteraciones del proceso de queratinización que tienen como propiedad en común la descamación constante. Además de las manifestaciones clínicas cutáneas de la enfermedad, en ocasiones suele presentarse con afectación sistémica.

Dermatitis atópica

Si bien la enfermedad atópica es una de las más frecuentes afectaciones cutáneas durante la edad pediátrica, su manifestación eritrodérmica es poco común.

De igual modo, se debe realizar la anamnesis correspondiente y descartar antecedentes personales o familiares de dermatitis atópica. Si existe historial de atopia personal o familiar, también se puede observar lo siguiente:

  • Liquenificación.
  • Aumento de la trama lineal en las palmas.
  • Pliegue de Dennie Morgan.

Dermatitis seborreica infantil

La dermatitis seborreica infantil comienza en el primer mes de vida del niño. A su vez, se caracteriza por la presencia de escamas amarillas en el cuero cabelludo y en las regiones de pliegues del cuello, axilar, retroauricular e ingle.

Existen tres variantes de la dermatitis seborreica infantil: verdadera, eritrodérmica y psoriasiforme. Sin embargo, en raras ocasiones se observa la forma eritrodérmica.

Manifestaciones clínicas de la eritrodermia

La eritrodermia tiene los mismos síntomas y signos en cualquiera edad en la que se presente. Sin embargo, la diferencia radica en la gravedad con la que se desarrolle en cada paciente. Los síntomas más frecuentes en el momento de la consulta son la sensación de ardor (41 %) y picazón (18%) de acuerdo a estudios realizados por The Journal of Dermatology.

Las lesiones que predominan en la superficie cutánea son la descamación, ampollas y eritema. A su vez, existen casos en los que se evidencia las siguientes condiciones:

  • Linfadenopatías.
  • Temperatura elevada.
  • Taquicardia.
  • Hepatomegalia.
  • Edema en pies.
  • Compromiso ungueal.

Asimismo, de acuerdo al factor causante de la eritrodermia, será más variada y amplia la sintomatología del niño.

Quizás te interese: Las 10 enfermedades de la piel más comunes en niños

Opciones terapéuticas para el manejo de la eritrodermia en niños

Lo principal para poder encarar un tratamiento adecuado es realizar un diagnóstico certero y establecer la causa que lo desencadenó. La atención médica se basa en reducir la inflamación, la picazón y el malestar que tenga el niño. A su vez, la infección podría ser una complicación grave de esta enfermedad, por lo que se debe encarar rápido su manejo.

En aquellos casos más graves, las medidas terapéuticas estarán abocadas a corregir la deshidratación, el volumen sanguíneo bajo, la pérdida de calor y las deficiencias de electrolitos y nutrientes. La aplicación de apósitos húmedos, antimicóticos, emolientes y corticoesteroides tópicos en las zonas afectadas es de buena práctica médica.

Consideraciones finales de la eritrodermia en niños

Uno de los aspectos más importantes es reconocer los síntomas y realizar el diagnóstico de forma temprana, debido a que en algunos casos puede ser una amenaza para la vida del niño. De más está aclarar que el manejo terapéutico y el pronostico de la enfermedad dependen de la causa que lo desencadenó.

Te podría interesar...
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Tipos de dermatitis en niños

Las dermatitis en los niños son habituales de observar. No son contagiosas y requieren una intervención mínima. Aprende más leyendo aquí.



  • Sarkar R, Garg VK. Erythroderma in children. Indian J Dermatol Venereol Leprol. 2010 Jul-Aug;76(4):341-7. doi: 10.4103/0378-6323.66576. PMID: 20657113.
  • Sarkar R, Sharma RC, Koranne RV, Sardana K. Erythroderma in children: a clinico-etiological study. J Dermatol. 1999 Aug;26(8):507-11. doi: 10.1111/j.1346-8138.1999.tb02036.x. PMID: 10487005.
  • Sehgal VN, Srivastava G. Exfoliative dermatitis. A prospective study of 80 patients. Dermatologica. 1986;173(6):278-84. PMID: 2950005.
  • Sehgal VN, Srivastava G, Sardana K. Erythroderma/exfoliative dermatitis: a synopsis. Int J Dermatol. 2004 Jan;43(1):39-47. doi: 10.1111/j.1365-4632.2004.01975.x. PMID: 14693020.
  • Menni S, Piccinno R, Baietta S, Ciuffreda A, Scotti L. Infantile seborrheic dermatitis: seven-year follow-up and some prognostic criteria. Pediatr Dermatol. 1989 Mar;6(1):13-5. doi: 10.1111/j.1525-1470.1989.tb00259.x. PMID: 2523038.

Graduada en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (2013). Realizó la especialidad en Dermatología y Medicina Estética avalada por la UBA. En 2016, realizó el Posgrado de Auditoría Médica en la Universidad Catolica (Argentina). Ha participado en Congresos internacionales en Dermatologia Pediatrica, Dermatología clínica y Medicina estética y manejo de láeres y luz pulsada intensa. Se perfeccionó realizando cursos de estomatología, dermatoscopía, dermatología oncológica, dermatología quirurgica y urgencias dermatológicas. En Argentina lleva adelante su consultorio particular y ejerce su profesión en un Centro médico hace mas de 5 años. Actualmente, además, se encuentra colaborando con medios digitales.