El eritema infeccioso en niños

03 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la médica Elisa Martin Cano
El eritema infeccioso es una enfermedad muy común y contagiosa en los niños. Aquí te contamos todo lo que debes saber sobre ella.

El eritema infeccioso es una enfermedad especialmente frecuente entre los niños de 5 a 15 años. Es producido por un virus y se conoce también como “la quinta enfermedad”. Aquí te contamos todo lo que debes saber acerca de esta patología.

¿Qué es el eritema infeccioso?

El eritema infeccioso es una enfermedad producida por el parvovirus B-19. Como aclaración, debemos destacar que este tipo de parvovirus es exclusivamente humano, es decir, no es el mismo parvovirus que presentan algunos animales domésticos como los perros.

Esta enfermedad afecta, sobre todo, a niños de entre 5 y 15 años. Es muy contagiosa, y los brotes suelen darse a finales de invierno o principios de primavera, aunque también pueden encontrarse casos en cualquier época del año.

Quizá te interese: ¿Qué es el virus de la influenza?

¿Qué síntomas produce el eritema infeccioso?

La infección comienza con fiebre de pocas décimas, malestar general, dolor de cabeza, moqueo y signos de catarro común leve. Estos signos no suelen durar más de unos 3-4 días, al cabo de los cuales la enfermedad parece haber remitido.

Sin embargo, esto no es así. Este virus produce un signo muy característico, que es el “signo de la bofetada”. Se llama así porque los niños presentan una erupción cutánea roja que comienza en las mejillas, como si hubiesen recibido un golpe. El signo de la bofetada aparece unos días después de que los síntomas de catarro hayan desaparecido.

Niño con fiebre debido a que padece eritema infeccioso.

Como ya hemos comentado, estas manchas rojas comienzan en la cara. Tras esto, van extendiéndose en sentido descendente por el resto del cuerpo. Las manchas se van aclarando por su parte central y acaban teniendo un aspecto de red. La erupción puede tardar entre 1 y 3 semanas en desaparecer.

A veces, estímulos como el sol, el estrés o el calor pueden reactivar manchas que parecían ir desapareciendo, hasta que desaparecen del todo. Es más común que la erupción aparezca en niños de menos de 10 años, mientras que en otras edades, la infección suele cursar solo con los otros síntomas que hemos comentado.

Además, no es infrecuente que, tras desaparecer la erupción, los niños sigan quejándose durante un tiempo de dolor e inflamación en las articulaciones.

¿Cómo se contagia?

El virus se contagia de forma fácil de persona a persona. Lo hace a través de fluidos de cada persona infectada, como son la saliva o el moco, o al compartir objetos como los cubiertos.

La enfermedad es más contagiosa en el periodo de incubación o durante los síntomas catarrales. Una vez que ha aparecido la erupción, esta es signo de que el sistema inmune se ha activado de forma correcta y se está encargando de eliminar el virus, por lo que es menos contagioso.

No existe vacuna que evite el contagio por este virus. Lo más recomendable para impedir su contagio es, como siempre, llevar a cabo unos buenos hábitos higiénicos, sobre todo un correcto lavado de manos.

¿Cómo se trata el eritema infeccioso?

La mayoría de las veces, el eritema infeccioso pasa como una enfermedad muy leve que no requiere tratamiento. En caso de que los síntomas sean muy molestos o de fiebre alta, se dará al niño algún antipirético, como, por ejemplo, paracetamol, en la dosis adecuada para su edad.

Debemos tener en cuenta que, al ser una patología causada por un virus, no se trata con antibióticos, que son los fármacos eficaces contra algunas bacterias. Además, como siempre, nunca trataremos a nuestro hijo sin la supervisión y conformidad de un pediatra.

Niña enferma con eritema infeccioso.

Te puede interesar: ¿Son los antibióticos eficaces contra los virus?

Complicaciones que puede producir

Aunque normalmente, como ya hemos dicho, suele pasar sin mayores repercusiones, hay casos en los que deberemos tener extremada precaución. Esto se debe a que el virus puede enlentecer o detener de forma temporal la formación de glóbulos rojos, que son los encargados de transportar la hemoglobina y el oxígeno en la sangre.

En niños con buen estado de salud no habrá mayor problema, puesto que, tras acabar la infección, se reanudará la producción normal de estas células. Sin embargo, deberemos tener cuidado con los niños con sistema inmune deprimido o que tuviesen anemia previamente. En estos casos especiales, será el pediatra el que decida qué actuación será la más adecuada.

Por lo tanto, en lo que al eritema infeccioso se refiere…

Es una enfermedad muy contagiosa, pero suele ser muy poco grave. Ya que no existe vacuna que nos proteja de este virus, lo más importante será llevar a cabo las medidas de higiene necesarias. Por supuesto, en caso de cualquier signo o síntoma de alarma o que nos haga dudar, deberemos acudir al especialista, ya que él sabrá cuál será la mejor actuación en cada caso.

  • Manual de Diagnóstico Y Terapéutica en Pediatría - Google Libros [Internet]. [cited 2020 Apr 9]. Available from: https://books.google.es/books?hl=es&lr=&id=fTx1FsC5oI0C&oi=fnd&pg=PA310&dq=eritema+infeccioso&ots=2UfeXzXUkF&sig=6FgXcts0x757G0eQFpRPcywzZ30#v=onepage&q=eritema infeccioso&f=false
  • Angulo Barreras MP, Fernández López A, Pérez De M, Taramona S, Etxeberria ML, Pocheville Guruzeta I, et al. (1997). El parvovirus B19 como agente infeccioso en el lactante. Vol. 47.
  • Reyes-Gómez U, Ramíirez Ponce B. (2010). Eritema infeccioso o quinta enfermedad.