Embarazo y diabetes: ¿cómo se relacionan?

El embarazo y la diabetes deben controlarse con una alimentación adecuada. Te explicamos cómo lograrlo.
Embarazo y diabetes: ¿cómo se relacionan?
María Patricia Piñero

Escrito y verificado por la nutricionista María Patricia Piñero.

Última actualización: 22 enero, 2023

La diabetes es una enfermedad en donde los niveles de azúcar en sangre están muy altos. Hoy en día, la Sociedad Española de Medicina Interna establece que se trata de una de las complicaciones más frecuentes durante la gestación. Entonces, ¿cómo se relacionan? Es una pregunta que tiene mucha tela que cortar. Sigue leyendo para comprender la relación entre una condición fisiológica como el embarazo y el problema patológico de la diabetes.

¿Cómo se relaciona la diabetes con el embarazo?

Cuando ocurre un trastorno de tolerancia al azúcar o glucosa de grado variable, evidenciado por primera vez durante el embarazo, se habla de diabetes gestacional. Esta se considera una complicación habitual, relacionada con un aumento en el metabolismo de la mujer.

De acuerdo con la revista Obstetrics and Gynecology entre 6 y 7 % de los embarazos en el mundo se complican por la diabetes. De estos, entre un 88 a 90 % son mujeres con diabetes gestacional y de 10 a 12 % con diabetes pre-gestacional. Al tratar de mantener el azúcar en sangre en niveles correctos, hay que producir más insulina. Cuando la cantidad no es suficiente, entonces el azúcar se eleva por encima de los valores normales.

También, se sospecha que las hormonas del embarazo disminuyen la capacidad del cuerpo de utilizar y responder a la acción de la insulina. Por otra parte, algunos especialistas consideran que la gestación es una condición de estrés diabetógeno con repercusiones importantes sobre el feto.

La mayoría de las veces, la diabetes gestacional desaparece cuando nace el bebé, pero hay un riesgo de desarrollar diabetes insulino dependiente.

Las consecuencias para el bebé

En el caso del niño podría sufrir de diabetes y obesidad. Por su parte, cuando es pre-gestacional, es importante detectar el embarazo lo más pronto posible y ser examinados y controlados sus niveles de glucemia. Lo común, es que si no sufre de diabetes, antes del segundo trimestre se le realice una prueba de detección para evitar complicaciones.



¿Qué puede predisponer a una diabetes en el embarazo?

Estos son los factores que predisponen a sufrir de diabetes durante el embarazo:

  • Diabética conocida desde el período de preconcepción (diabetes pre-gestacional) tipo 1 o tipo 2.
  • Herencia genética de diabetes.
  • Tener más de 35 años de edad.
  • Mujeres obesas y con sobrepeso. Se considera de riesgo un Índice de Masa Corporal (IMC) superior a 30.
  • Síndrome de ovario poliquístico.
  • Diabetes gestacional en un embarazo anterior.
  • Falta de ejercicio.
  • Mantener una alimentación inadecuada.

¿Cuáles son las consecuencias de una diabetes no controlada?

En caso de que la embarazada diabética no se controle, se puede correr el riesgo de un aborto espontáneo o tener un bebé con defectos congénitos. En etapas más avanzadas, el descontrol del azúcar en sangre puede provocar bebés sobrealimentados con peso por encima de los 4 kilos, parto por cesárea, preeclampsia, mortinato y bajas de azúcar, entre otros.

De allí que es fundamental hablar con el médico tratante para realizar las pruebas y diagnosticar la diabetes en caso de cumplir con algunos factores de riesgo. Si la madre es diabética antes del embarazo, se debe iniciar con los controles respectivos de inmediato.

La dieta es la conducta clave para el tratamiento inicial de la diabetes, por lo que se recomienda el asesoramiento de un nutricionista.

¿Cómo evitar las consecuencias?

El control del azúcar en sangre reduce el riesgo de que la madre sufra de las complicaciones de la diabetes o que empeoren durante el embarazo.

  • En caso de que sufra de diabetes antes de la gestación, se recomienda planificarlo y consultar con el médico tratante sobre la condición pre-gestacional. El especialista le dará las directrices para controlar la patología y llevar un embarazo a buen término.
  • Llevar un estilo de alimentación saludable. Para esto necesitará del apoyo con un nutricionista para que le ayude a planificar un plan alimenticio acorde con su patología. Un grupo de especialistas sugiere que debe verificarse que la ganancia de peso sea adecuada, promover buenos hábitos de alimentación y evitar episodios de baja azúcar, para lo que se recomienda tener consigo caramelos, tabletas o geles de glucosa.
  • Promover la autovigilancia frecuente de la glucosa capilar.
  • Establecer un plan de ejercicios. El ejercicio es una forma de mantener controlado el azúcar. Consulte al médico antes de realizar los ejercicios durante el embarazo. Se pueden realizar actividades como caminar o jugar con los niños, por lo menos durante 30 minutos.
  • Mantener el control de los medicamentos e insulina. La prescripción médica debe hacerla según lo indicado para lograr controlar el azúcar en sangre.


Una buena dieta y ejercicio físico, la clave

Se debe mantener un buen control de la diabetes en el embarazo, independientemente de si se trata de diabetes gestacional o si fue desarrollada en la etapa pre-gestacional. Los controles son los mismos y es imprescindible la orientación médica y del nutricionista. La clave está en el tratamiento dietético y el ejercicio. En algunos casos se requerirá el uso de medicamentos o inyecciones de insulina.

Te podría interesar...
Si tienes diabetes y estás embarazada, ¿qué debes saber?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Si tienes diabetes y estás embarazada, ¿qué debes saber?

La diabetes no es un impedimento para disfrutar de un embarazo exitoso. Simplemente es necesario que tengas en cuenta una serie de pautas alimentic...




El contenido de Eres Mamá es solo para fines educativos e informativos. En ningún momento sustituye el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.