El club de los voluntarios “abrazabebés”

El club de los abrazabebés, fue establecido especialmente para ayudar a los bebés de mujeres que sufren adicción. Estas mujeres, necesitan recuperarse de su situación tras el parto. De igual manera, los bebés de mujeres con este problema, sufren terribles síntomas al nacer.

Son conocidos los beneficios que obtienen los recién nacidos por el contacto piel a piel. Sin embargo, no todos los bebés pueden disfrutar del abrazo de sus madres al nacer. En ocasiones se trata de causas de fuerza mayor, donde se produce la muerte materna o existe algún otro impedimento. También sucede que algunos bebés son abandonados en hospitales o albergues.

Como es de suponerse, solo las madres están dispuestas a permanecer con sus hijos en brazos por mucho tiempo. No obstante, en Estados Unidos se ha creado un club de voluntarios que se ofrecen como abrazabebés. Se trata de un grupo de personas que reconoce la importancia de que los recién nacidos reciban el calor las personas. Por lo tanto, se han organizado para ofrecer el cariño y los abrazos que les hace falta a estos pequeños.

Necesidades de los bebés de madres adictas

El contacto piel con piel es la principal necesidad de cada bebé recién nacido, pero en el caso de los hijos de madres adictas es mucho más importante. Estos niños vienen al mundo en condiciones muy difíciles. Sus madres no son capaces de atenderlos como se merecen.

La principal consecuencia que afecta a estos pequeños, es lo que los especialistas llaman abstinencia neonatal. Esto se produce porque durante la gestación recibieron sustancias nocivas a diario. Por lo tanto, ellos desarrollan efectos adversos como producto de la abstinencia.

En Estados Unidos, las cifras de niños que sufren abstinencia neonatal son de unos 20 entre mil nacimientos. Por lo general son ambos progenitores los que sufren algún tipo de adicción. En tal sentido, los pequeños nacen en una familia con muchos problemas. Por lo tanto, muchos de ellos no son acogidos con todo el cariño que merecen.

Los síntomas que se perciben en los bebés con esta condición son los siguientes.

  • Llanto incontrolable
  • Convulsión
  • Vómitos
  • Irritabilidad
  • Temblores
  • Respiración acelerada

Esta crisis ocurrida por la abstinencia neonatal puede ser tratada de muchas maneras. Sin embargo, la manera más eficiente de ser atendida es con el cariño.  Estos niños necesitan de los mimos y los abrazos, más que cualquier niño, pero no siempre está  presente la persona disponible para ello.

Promotores de abrazos

La jefa del área UCI de enfermería del Centro Médico Einstein de Filadelfia, Mary Ann Malloy, asegura que la mejor medicina para los hijos de madres adictas es el contacto piel con piel. Desde esta unidad fue promovido el club de los voluntarios para abrazar bebés con estas necesidades.

La idea fue impulsada porque el personal médico está convencido de que los mimos ayudan a estos niños a recuperarse. Los bebés mejoran porque en los brazos de sus cuidadores voluntarios, se sienten a salvo y queridos. Es posible que durante la gestación no sintieran el cariño de sus madres. Sin embargo, en ocasiones los voluntarios tranquilizan a las parturientas que están afectadas por la adicción.

También en casos donde las madres simplemente no pueden coger en brazos a sus hijos, estos voluntarios realizan una noble labor. Desde que comenzó a implementarse el proyecto, se redujo la atención farmacológica que hubo que brindar a los pequeños. También disminuyó el tiempo que pasan en cuidados intensivos tras su nacimiento.

¿Quiénes son los abrazabebés?

El equipo médico del hospital ha promovido que se realice esta actividad desde hace algún tiempo. Como sabemos, no todo el personal sanitario dispone del tiempo para dedicarse a abrazar a los recién nacidos que lo necesiten. Es por ello que se impulsó la idea de formar voluntarios para completar esta labor.

Los participantes del programa se forman por medio de cursos de cuatro horas. La capacitación es importante en estos casos, porque la atención que necesitan los pequeños, es especial.

Luego de capacitarse, los voluntarios abrazabebés, pueden cumplir turnos de tres horas. Es conveniente destacar, que esta labor es realizada siempre en presencia y bajo supervisión del personal médico.

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar