10 ejercicios para mejorar la dicción en niños

Para entendernos bien, nada mejor que pronunciar correctamente todas las letras. ¿Cómo? ¡Jugando y cantando!
10 ejercicios para mejorar la dicción en niños
Samanta Ruiz

Escrito y verificado por la profesora Samanta Ruiz.

Última actualización: 27 julio, 2022

Expresar las letras y las palabras con el sonido adecuado es primordial para comunicarse. Por eso, si notas que tu hijo tiene problemas con la pronunciación, no dudes en aplicar estos ejercicios para mejorar la dicción en niños.

Debes tener en cuenta que, no todos hablamos de la misma manera. Y, tal como define la Real Academia Española:

“La dicción es el conjunto de características que definen la manera de hablar y escribir de una persona”.

O sea, si bien existen rasgos personales en el habla, también hay mecanismos universales que permiten construir las palabras y las frases para que podamos comunicarnos correctamente.

Si la dicción de tu pequeño le trae problemas, ayúdalo con las actividades que compartimos a continuación.

Mejorar la dicción en niños con ejercicios fáciles y divertidos

Niña con la logopeda durante el tratamiento de la tartamudez.
La dicción puede mejorarse con las intervenciones oportunas y adecuadas para este fin.

1. Ejercicio del lápiz

Este es uno de los más famosos porque da muy buenos resultados y porque es muy entretenido para los niños.

Consiste en morder un lápiz de forma horizontal con los dientes y así, leer en voz alta por 10 o 15 minutos. El objetivo es que los músculos faciales y la lengua se esfuercen para hacer una correcta dicción.

2. Prácticas de lecturas

La lectura es una gran aliada para la adquisición del lenguaje y para su enriquecimiento, pero también, para mejorar la dicción en los niños.

Leer en voz alta un trabalenguas mejora su pronunciación; leer poesía lo ayuda a vocalizar, a hacer pausas y a modular la voz; leer en sílabas le permite distinguir los sonidos.

3. Hablar despacio

Cuando los niños son muy acelerados para hablar, alteran las palabras y no ponen atención a la pronunciación. Una forma de cambiar esto es enseñarles a hablar más pausado.

4. Ejercitar los músculos faciales

Una buena estrategia de fortalecer y movilizar los músculos de la cara es articular de forma exagerada y con la boca abierta. También hacer ejercicios como los siguientes:

  • Mover la mandíbula hacia los lados.
  • Abrir y cerrar la boca repetidamente.
  • Jugar con el aire, inflando y desinflando las mejillas.

5. Hacer movimientos con los labios

Ejercitar los labios y la boca es muy divertido y también, beneficioso para mejorar la dicción en niños. A continuación, te acercamos algunos ejemplos:

  • Lanzar besos al aire.
  • Silbar para llamar a la mascota.
  • Esconder los labios (el de arriba, el de abajo o ambos).
  • Soplar y hacer ruidos de motor.
  • Sonreír repetidamente.

6. Ejercicios con la lengua

La lengua es uno de los órganos que intervienen en la dicción y que define muchos sonidos. Algunos ejercicios linguales son los siguientes:

  • Sacar la lengua repetidas veces con la boca abierta.
  • Tocar la comisura de los labios con la lengua.
  • Hacer chasquidos.
  • Doblar a lengua y sacarla sin tocar los labios.
  • Con la boca cerrada, tocar los dientes y recorrerlos con la lengua.

7. Adecuar la forma de respirar

Controlar la respiración cuando hablamos es primordial para evitar la fatiga. Para ello, es importante que le enseñes a tu niño a hablar pausado, que no respire con la boca abierta y que preste atención a su respiración. Ponlo en práctica con estos sencillos ejercicios:

8. Cantar sus canciones favoritas

Cuando los niños cantan aprenden a pronunciar las palabras y mejoran su dicción. Además, la música es relajante, los ayuda a incorporar vocabulario nuevo e incluso, a conocer otros idiomas.

9. Practicar sonidos cotidianos

¡Este puede ser también un juego muy divertido! Imitar el sonido del galope de un caballo, el maullar de un gato, el ladrido de un perro o el ruido de un avión o un tren, son excelentes formas de ejercitar los músculos que intervienen en la dicción.

Niña en el logopeda.
Imitar los sonidos de los animales les permite a los pequeños experimentar cómo se disponen las estructuras de la boca al pronunciar los distintos fonemas.

10. Sumar el lenguaje corporal

Vocalizar las palabras con exageración, incluyendo gestos y movimientos del cuerpo, ayuda a mejorar la dicción.

¿Qué dicen los expertos?

Según la Asociación Española de Pediatría, la dificultad para pronunciar ciertos sonidos es un trastorno leve denominado dislalia y se clasifica en el grupo de problemas del habla. Los expertos de esta sociedad científica la definen de la siguiente manera:

“La dislalia es un error en la articulación específica para determinados sonidos de consonantes, casi siempre es transitoria”.

En general se trata de un problema de coordinación motora de los órganos fonoarticulares (labios, lengua, paladar, dientes, mandíbula o mejillas). Estas estructuras se acostumbran a articular mal y provocan alteraciones en los sonidos de las letras y de las palabras.

Si ocurre esto con tu hijo, lo primero que debes hacer es consultar con un profesional médico para que evalúe el tipo de trastorno. En el caso de confirmarse una dislalia, estos ejercicios para mejorar la dicción en niños te serán de mucha utilidad para practicar en casa.