¿Qué es el edema gestacional?

El edema gestacional es una afección habitual provocada por la retención de líquidos. ¿Cómo se pueden aliviar los síntomas? Te lo contamos.
¿Qué es el edema gestacional?
Maria del Carmen Hernandez

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez.

Última actualización: 12 julio, 2022

El edema gestacional es una de las afecciones que ocurren con mayor frecuencia durante el embarazo. De hecho, la mayoría de las futuras mamás experimentan hinchazón en diferentes partes del cuerpo. A continuación, te contamos todo al respecto.

¿Qué causa el edema gestacional?

Durante el embarazo se incrementa la cantidad de líquido que se encuentra en el organismo. Es decir, el volumen total de agua corporal puede aumentar hasta 8 litros aproximadamente, según describe una publicación de European Journal of Clinical Nutrition.

Por lo tanto, el volumen de plasma aumenta en un 50%, junto con el total de sangre. Si bien gran parte del líquido permanece en el interior de las células, el resto se acumula en el exterior para cumplir con las siguientes funciones:

  • Controlar el flujo de electrolitos.
  • Eliminar los desechos.
  • Mejorar el suministro de oxígeno.

El volumen de sangre alcanza su nivel máximo en el tercer trimestre del embarazo para cubrir las necesidades de la placenta y de los órganos maternos. Por esto, la hinchazón junto con otras molestias alcanzan su punto máximo en esta fase.

A su vez, las dos condiciones más importantes durante el embarazo que pueden generar edema gestacional son la presencia de un coágulo de sangre y la preeclampsia. Veamos de qué se trata.

Preeclampsia

La preeclampsia es una complicación que afecta a un 5% de las mujeres embarazadas. En general, aparece alrededor de la semana 20 de gestación. Los tres síntomas principales de esta condición incluyen los siguientes:

  • Proteinuria (presencia de proteínas en la orina).
  • Tensión arterial elevada.
  • Edema.

Esta es una patología que debe ser abordada de forma urgente, ya que puede tener consecuencias negativas para la madre o para el bebé. El edema se caracteriza por localizarse en las manos, en la cara o alrededor de los ojos. Además, se presenta de forma repentina y empeora gradualmente. También, puede acompañarse por dolor intenso de cabeza, dolor abdominal, alteraciones en la visión y rápido aumento de peso.



Ante la presencia de coágulos de sangre en el embarazo se debe acudir al médico con urgencia. Suelen aparecer en las piernas o en la pelvis.

Presencia de coágulos de sangre

El período de gestación es un factor de riesgo para el desarrollo de coágulos de sangre en las piernas, los muslos o la pelvis, denominado trombosis venosa profunda (TVP). De hecho, una revisión llevada a cabo en 2017 concluyó que el embarazo incrementa cinco veces la posibilidad de padecer una trombosis.

La TVP es una afección bastante grave en esta etapa y requiere de intervención médica urgente, ya que puede desencadenar en una embolia pulmonar. El edema es localizado, suele afectar solo a un miembro inferior y presenta los siguientes síntomas:

  • Eritema.
  • Sensibilidad.
  • Importante dolor.
  • Calor local.

Síntomas del edema gestacional

En la mayoría de los casos, es habitual encontrar edema en los tobillos, en las piernas, en los pies y en los dedos durante la etapa del embarazo. Incluso, la hinchazón tiende a aumentar hacia el final del día, con mayor prevalencia en las partes del cuerpo más alejadas del corazón.

Por lo tanto, los días calurosos o permanecer demasiado tiempo de pie puede favorecer el edema, por lo que el aspecto de las piernas y de los pies tendrá más volumen. Otros de los posibles síntomas pueden ser parestesias (sensación de hormigueo), molestias o dolor.



Consejos para manejar el edema gestacional

Si bien el edema gestacional suele ser inevitable, existen algunas medidas que pueden ayudar a aliviarlo o a prevenirlo. Estas son algunas de ellas:

  • Elevar las piernas para contribuir a que el líquido retorne hacia el corazón.
  • Beber mayor cantidad de agua para eliminar el exceso de sodio del cuerpo.
  • Utilizar medias de compresión para estimular una correcta circulación.
  • Evitar los ambientes calurosos o muy húmedos.
  • Reducir los alimentos con alta concentración de sodio, como los ultraprocesados, los productos envasados y la comida rápida.
  • Evitar los calzados muy ajustados o con hebillas que aprieten demasiado.
El drenaje linfático es una buena opción para reducir las molestias o los dolores por la hinchazón de las piernas.

¿Es útil el drenaje linfático?

Una de las opciones más seguras es concurrir a un centro especializado para realizarse un drenaje linfático. Es un procedimiento inocuo para disminuir las molestias que provocan las piernas hinchadas.

En general, se realizan masajes manuales lentos e indoloros en el sistema linfático para estimular la reabsorción del líquido que se encuentra retenido en el exterior de los vasos sanguíneos. Algunos de los beneficios de este tratamiento asistido incluyen los siguientes:

  • Se reduce el edema y la rigidez de las extremidades.
  • Ayuda a la eliminación de las toxinas.
  • Favorece la relajación de los músculos y alivia los dolores.
  • Disminuye el aspecto de la celulitis al favorecer la apariencia tonificada de la piel.

El edema gestacional es una condición común

En conclusión, existe un nivel normal de edema que afecta a la gran mayoría de las mujeres embarazadas. Incluso, alcanza su punto máximo en el último trimestre de la gestación. Como prevención, se recomienda elevar las piernas durante el día y beber bastante agua para intentar disminuir la retención de líquido.

Te podría interesar...
¿Cómo evitar la hinchazón de la cara en el embarazo?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
¿Cómo evitar la hinchazón de la cara en el embarazo?

La hinchazón de la cara en el embarazo suele presentarse en algunos cuadros clínicos graves. Aquí te contamos como prevenirla.



  • Widen, E. M., & Gallagher, D. (2014). Body composition changes in pregnancy: measurement, predictors and outcomes. European journal of clinical nutrition68(6), 643–652. https://doi.org/10.1038/ejcn.2014.40
  • Abalos E, Cuesta C, Grosso AL, Chou D, Say L. Global and regional estimates of preeclampsia and eclampsia: a systematic review. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol. 2013 Sep;170(1):1-7. doi: 10.1016/j.ejogrb.2013.05.005. Epub 2013 Jun 7. PMID: 23746796.
  • Devis, Paola, and M Grace Knuttinen. “Deep venous thrombosis in pregnancy: incidence, pathogenesis and endovascular management.” Cardiovascular diagnosis and therapy vol. 7,Suppl 3 (2017): S309-S319. doi:10.21037/cdt.2017.10.08
  • Cataldo Oportus S, de Paiva Rodrigues L, Pereira de Godoy JM, Guerreiro Godoy Mde F. Lymph drainage in pregnant women. Nurs Res Pract. 2013;2013:364582. doi: 10.1155/2013/364582. Epub 2013 Oct 22. PMID: 24251034; PMCID: PMC3819918.