Los dolores musculares más habituales en niños y cómo tratarlos

Existe una diferencia importante entre los dolores musculares y los dolores de crecimiento. Te contamos las características de cada uno y los tratamientos para aliviarlos.
Los dolores musculares más habituales en niños y cómo tratarlos
Maria Elisa Lisotti Luppi

Escrito y verificado por la fisioterapueta Maria Elisa Lisotti Luppi el 13 junio, 2021.

Última actualización: 13 junio, 2021

Los dolores musculares en niños pueden presentarse eventualmente o de manera permanente. Es importante de evaluar y diferenciar el diagnóstico de los dolores de crecimiento. Esto se considera al momento de aplicar un tratamiento específico según las necesidades y características de cada pequeño.

Durante la infancia pueden presentarse mialgias, es decir, dolores musculares. Suelen ser dolores continuos que alivian con técnicas manuales y, ocasionalmente, con tratamientos analgésicos.

A medida que el niño se desarrolla, su estructura ósea va creciendo, así como sus músculos y ligamentos. Ese crecimiento es gradual y progresivo. Algunos autores sospechan que un desequilibrio muscular genera alteraciones en las tensiones musculares. Lo que se supone que puede ser una de las causas de los dolores de crecimiento.

¿Qué es un dolor muscular?

Niña en el médico con dolores musculares en las piernas.

El dolor es un síntoma complejo, influenciado por factores físicos, emocionales y sociales entre muchos otros. El dolor muscular es una molestia que puede experimentarse en un solo músculo o en grupos musculares. Puede ser momentáneo o durar meses e incluso años.

La intensidad del dolor muscular en niños varía de leve hasta niveles intolerables. Además, en algunos casos desaparece espontáneamente y en otros es necesario tratamiento profesional. En el adulto es muy común el dolor de espalda y cuello. Sin embargo, en los niños es más frecuente en las piernas.

Cómo saber si tu hijo tiene dolores musculares

El dolor muscular en los niños suele ser manifestado por ellos mismos; señalan directamente la zona de la molestia. En algunos casos presentan alguna alteración en su forma de caminar o en su postura. Esto se debe a que inconscientemente buscan aliviar la molestia.

Otra característica del dolor muscular es que puede darse en cualquier momento del día o durante el día completo. Además, los dolores musculares se ubican en cualquier parte del cuerpo, ya sea en la espalda, el cuello, los brazos o las piernas.

Los dolores más habituales: los dolores de crecimiento

Los dolores de crecimiento, suelen darse en las piernas de los niños a medida que se desarrollan. Sin embargo, no hay una única teoría para explicar su causa. Algunos autores hablan de fatiga muscular, otros lo señalan como un síntoma secundario a una alteración en la postura.

Hay otra teoría que habla sobre factores emocionales que influyen directamente en los dolores musculares en niños. Y también otra que habla sobre el crecimiento nocturno, gracias al aumento de la hormona de crecimiento durante la noche.

Esto podría explicar la causa del dolor característico que provoca. Sin embargo, en la actualidad no se ha podido comprobar con certeza. Suelen darse por la tarde o por la noche, incluso puede despertarlos durante el sueño. Aunque pueden pasar días sin sentir dolor. Generalmente, se da en miembros inferiores. El dolor es mas frecuente en niños de entre 3 a 13 años de edad.

Cómo diferenciar los dolores de crecimiento de los dolores musculares

Los dolores de crecimiento suelen aparecer durante unos pocos minutos. Alrededor de media hora, luego desaparecen y vuelven a aparecer. Sin embargo, los dolores musculares en niños se sienten de manera permanente y a la palpación. El dolor es persistente y puede aumentar de intensidad.

La localización del dolor es otro dato a considerar para diferenciarlo. Los dolores de crecimiento se dan con mayor frecuencia en las piernas, bilateralmente. No así los musculares, que pueden afectar a cualquier parte del cuerpo, de forma unilateral o en ambos miembros.

Tratamientos más adecuados

Después de un examen físico completo, el tratamiento se decidirá considerando la evaluación individual, en consenso con los padres y con el equipo de salud.

Niño en el médico con dolor de espalda.

En algunos casos se complementa con analgésicos indicados por el médico. El tratamiento de fisioterapia estará orientado a disminuir el dolor y mejorar la movilidad. Así como también a mejorar la postura y la funcionalidad general en el pequeño. Es importante la contención emocional de los padres durante el periodo que duren los síntomas.

En la mayoría de los casos los dolores de crecimiento desaparecen con el paso de los años. De todos modos, se realiza tratamiento para aliviar los síntomas y mejorar la relajación del niño. El tratamiento del fisioterapeuta incluye masoterapia, ejercicios activos de flexibilidad muscular, equilibrio, postura y conciencia corporal. Además, se educa a los padres sobre técnicas para masajear la zona afectada durante la noche, en los momentos en los que el pequeño manifiesta los dolores.

Por lo tanto, si tu hijo refiere dolor en alguna parte de su cuerpo durante el día de forma permanente, posiblemente se trate de un dolor muscular. De lo contrario, si el dolor es intermitente, aparece más cercano a la noche o durante el sueño y afecta a las piernas, probablemente sea un dolor del crecimiento.

De todos modos, ante la presencia de algún dolor en el pequeño, es primordial realizar una consulta al pediatra para descartar otras posibles enfermedades. El tratamiento de fisioterapia ayuda a disminuir e incluso a suprimir los síntomas que, sin duda, afectan a la vida cotidiana de tu hijo.

Te podría interesar...
Dolor de espalda en niños: qué hacer (y qué no)
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Dolor de espalda en niños: qué hacer (y qué no)

El dolor de espalda en niños suele requerir evaluación médica y en todo caso es necesario evitar la medicación sin supervisión.