Disciplina positiva para poner límite a nuestros niños

La disciplina que se inculca con respeto es el mejor recurso para que los niños entiendan la importancia de cambiar, sin verse atacados. ¡Descubre cómo lograrlo!
Disciplina positiva para poner límite a nuestros niños

Escrito por Nicolás Forero

Última actualización: 12 enero, 2022

Desde que un niño llega al mundo, los padres tienen la gran misión de enseñarle las pautas necesarias para vivir en sociedad. Pues los pequeños nacen sin tener en claro lo que es bueno y lo que es malo. Y es normal que, al principio, actúen de forma inapropiada a pesar de no tener una mala intención. Sin embargo, en esos instantes los padres deben enseñarles a comportarse correctamente, para que no normalicen el error ni lo reiteren a futuro.

Por todo lo anterior, es importante que los progenitores sepan cómo ponerles límites a sus hijos, ya que forman parte de los aprendizajes necesarios para mantener una buena convivencia con el entorno.

Además, las normas son claves para que los niños adquieran responsabilidades desde la infancia. Estas les permitirán avanzar hacia sus objetivos con confianza y autonomía durante toda la vida.

Mamá fomentando la disciplina en su hijo.

Existen muchas maneras de comunicar las reglas y para esto, no es necesario tener una actitud grosera e intimidante. Pues con ese comportamiento solo se consigue que los niños sientan temor y así, no se les permite comprender con claridad lo que ocurre.

De esa manera, lo más recomendable es que los padres recurran a la disciplina positiva y a continuación, te contaremos cómo llevarla a cabo y cuáles son sus beneficios.

Disciplina positiva, la mejor estrategia para acordar límites con un niño

Un gran sector de la población está convencido de que disciplinar a un hijo es sinónimo de tener un trato rústico y rígido con él. Esto se sostiene en la idea de que un ‘no’ a tiempo aleja al menor de las conductas nocivas.

Sin embargo esta idea es totalmente errónea, pues con ese tipo de acciones los niños solo se focalizan en los gritos de sus padres y no analizan el alcance de su propia conducta.

En vista de ello, lo primero que hay que hacer para disciplinar a un niño es tratarlo con respeto. Solo así el pequeño podrá entender que sus padres buscan lo mejor para él y será capaz de revisar su comportamiento.

Como segunda medida, es fundamental que los padres recurran a la escucha activa. Esta estrategia les permite saber por qué el niño actúa de una determinada manera y proceder a explicarle la importancia de realizar un cambio.

Mamá hablando con su hija

No olvidar que se trata de niños…

Este punto es clave, pues no hay que olvidar que a los infantes hay que hablarles con calma y con mucha paciencia. De esa manera, se evita asustarlos, se consigue que accedan al diálogo, a establecer acuerdos beneficiosos y a reflexionar acerca de todas las conductas que deben alejar de sus vidas.

Entonces, la disciplina positiva permite ponerles límites a los niños sin que se sientan atacados, lo cual favorece a que nos escuchen, a que intenten comprendernos y que a mejoren cada vez más su comportamiento.

La importancia de poner límites en la infancia

Al establecer unos buenos límites se logra que el niño entienda que no siempre se puede cumplir su voluntad. Por lo tanto, lo ayuda a aceptar que no se debe pasar por encima de los demás y que hay que llegar a un acuerdo para no hacerle daño a nadie.

En concreto, se educa al niño para que alcance el autocontrol, pues se lo incentiva a descubrir lo que está bien y lo que está mal por su propia cuenta. A futuro, esta habilidad le permitirá elegir el camino que más le convenga en la vida.

Niño con buena disciplina junto a su madre.

Aparte de esto, cada hijo encuentra las maneras ideales para regular sus emociones, ya que se hace consciente de sus sentimientos y encuentra sus propias estrategias para revertir las malas situaciones.

Por último, es el mecanismo apropiado para que cada niño aprenda a vivir en sociedad y que sea respetuoso de los puntos de vista de los demás. Así mismo, para evitar realizar cualquier acción que ponga en peligro el bienestar de los demás.

Implementa la disciplina positiva en tu hogar

Disciplinar a un niño de manera positiva es la fórmula ideal para que el niño se convierta en un adulto pleno y feliz. Por medio de un acto consciente, verás que día a día se aleja de las malas conductas y cuida su bienestar.

Del mismo modo, el menor aprende a llevar una vida organizada, pues se encarga de cumplir con las responsabilidades que le corresponden, busca cómo progresar y entiende que las normas son necesarias para que los entornos funcionen.

Te podría interesar...
7 señales que indican que tu hijo necesita más disciplina
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
7 señales que indican que tu hijo necesita más disciplina

¿Crees que tu hijo necesita más disciplina? En este artículo te contamos algunas de las señales que pueden estar diciendo que sí.



  • Arana S. AUTOCONTROL Y SU RELACIÓN CON LA AUTOESTIMA EN ADOLESCENTES [Internet]. Quetzaltenango: Universidad Rafael Landívar; 2014. [citado 11 de enero de 2022].