Los 3 respetos de la disciplina positiva

¿Sabes cuáles son los 3 respetos esenciales en disciplina positiva? Te lo contamos porque es importante tenerlo en cuenta.
Los 3 respetos de la disciplina positiva
María José Roldán

Escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán el 22 Febrero, 2021.

Última actualización: 22 Febrero, 2021

La disciplina positiva tiene como pilar fundamental el respeto hacia uno mismo y hacia los demás. Por ejemplo, el conductismo insiste en que los niños deben respetar a los adultos, pero se olvida de lo más importante: que los adultos también respeten a los niños. Por eso, hoy queremos hablarte de los 3 respetos de la disciplina positiva.

El respeto es un concepto bastante abstracto y que está relacionado estrechamente con los propios valores. Es necesario que las personas, y sobre todo los padres, reflexionemos sobre este tema porque es lo que nos ayudará a definir nuestros valores.

Relaciones horizontales

El respeto se define por relaciones horizontales; esto significa que los niños tienen que ser tratados con el mismo respeto y la misma dignificad que los adultos. Por ejemplo, si un adulto se cae al suelo y se hace daño, a nadie se le ocurriría decirle sin prestarle ayuda: “levántate que eso no es nada", entonces, ¿por qué a los niños sí se les hace eso?

Familia poniendo en práctica los 3 respetos de la disciplina positiva.

Otro ejemplo que hace reflexionar es el siguiente: ¿dejarías a un adulto que te llama de otra estancia y que muestra necesidad sin contestar a pesar de sus gemidos de dolor emocional? Seguramente acudirías a su llamada, ¿verdad? Entonces, ¿por qué a los niños se les deja llorar hasta que caen exhaustos o sienten abandono emocional?

En la disciplina positiva se propone recuperar el sentido común y ser conscientes de que el fin no siempre justifica los medios. Para poder resolver diferentes situaciones de la vida diaria es necesario ser respetuosos con uno mismo, con los niños y también con la situación que nos acontece en un momento determinado.

El respeto se cultiva

El respeto es algo que se cultiva día a día. Hay que ponerlo en práctica con imaginación. Por ejemplo, si tus hijos quieren que les leas un cuento antes de ir a dormir, si por ellos fuese, probablemente no acabarías nunca de contar un cuento para que no apagues la luz y estés más rato a su lado. Es normal.

Pero para respetarte a ti, a la situación y a tus hijos, lo normal es que pactes con ellos, por ejemplo, leer un cuento y entonces apagar la luz y dormir, porque necesitan descansar. Les dejas elegir el cuento por la noche y disfrutáis de un momento juntos maravilloso, y además, cargado de respeto hacia todas las direcciones.

Por otra parte, es muy importante cuidarse para cuidar. Esto significa que debes tener pequeñas acciones diarias que tengan en cuenta tu bienestar físico, mental y emocional. Pueden ser cosas sencillas y asumibles que puedas incluir en tus rutinas diarias, como hacer ejercicio, escribir, abrazar, comer algo que te guste o meditar unos minutos al día.

Lo importante es dedicar unos minutos todos los días a cuidarte y a ser capaz de mejorar tu estado físico y anímico para que así puedas cuidar mejor de los tuyos. A veces esto se nos olvida y es fundamental dentro de la disciplina positiva.

Los 3 respetos de la disciplina positiva

Hay que tener en cuenta tres factores: respetar al niño, respetarnos a nosotros mimos y respetar la situación que nos concierne. Además, aunque el respeto es un concepto abstracto, hay formas concretas de llevarlo a cabo y que, así, puedas reflexionar sobre esto.

A continuación, vamos a explicarte algunos consejos, pero es importante que dediques algo de tiempo para reflexionar cómo llevarlos a la práctica. Esto es importante porque, al fin y al cabo, el respeto tiene que ver con tu forma de ver el mundo y los valores en los que crees.

Mostrar respeto a tu hijo

  • Acepta a tu hijo tal y como es.
  • Ten en cuenta su etapa de desarrollo.
  • Confía en sus capacidades.
  • Háblale siempre con respeto.
  • Escucha lo que tiene que decirte.
  • Muestra empatía por sus emociones.
  • Reconoce y aprecia su esfuerzo.
  • Tenlo en cuenta en los planes familiares (teniendo en cuenta su edad y capacidad).
  • Acepta y respeta sus límites y sus tiempos.
    Familia de dos madres y un hijo.

Mostrar respeto hacia ti, uno de los respetos de la disciplina positiva

  • Conócete y valórate.
  • Ten identidad propia.
  • Dedícate tiempo de calidad.
  • Cuídate.
  • Ten claros tus limites.
  • Valora tus prioridades.
  • Sé firme, pero amable al mismo tiempo.
  • No permitas que nade te agreda ni te manirle.
  • Haz lo que dices teniendo coherencia en tus acciones y palabras.

Mostrar respeto por la situación

  • Tus acciones no deben ponerte en riesgo ni a ti i a los demás.
  • Actúa según las reglas establecidas en la situación o espacio en el que te encuentras.
  • Diferencia entre lo que quieres hacer y lo que necesitas hacer.

Ahora que ya sabes cuáles son los 3 respetos de la disciplina positiva, los podrás llevar a cabo en tu vida propia y familiar. Es fundamental para encontrar la armonía, así que esperamos que pongas en práctica pronto.

Te podría interesar...
Disciplina positiva, la base para inculcar el respeto
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Disciplina positiva, la base para inculcar el respeto

Inculcar el respeto durante la crianza de tu hijo es elemental. Para ello es imperioso que el niño se respete a sí mismo. ¿Cómo? Con disciplina positiva.



  • Lorenzo, V. (2020) Crecer Juntos. Yoga y disciplina positiva para afrontar los retos de la educación. Editorial: Planeta.