Educar a los hijos en el sentido de la trascendencia

23 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la pedagoga María Matilde
Hablamos sobre la importancia de educar a los hijos en la necesidad de mirar más allá de nuestros propios ojos y realidad para poder hacer un futuro mejor para todos.

En la sociedad acelerada y cambiante en la que vivimos parece imposible pensar en un futuro lejano. En una sociedad asentada en una economía de mercado y caracteriza por un elevado consumismo, no hay espacio para lo espiritual. La vida presente que transitamos intermediada por las tecnologías y basada en la defensa del aquí y el ahora, parece no dejar tiempo para educar a los hijos en el sentido de la trascendencia.

Ello precisamente significa una educación basada en la comprensión de que toda acción presente tendrá consecuencias importantes en el futuro. Una educación más comprometida con el cuidado tanto de nuestro medio ambiente como de las personas que nos rodean. Una educación más centrada en la necesidad de ser mejores personas y en luchar por dejar a las nuevas generaciones un mundo mejor.

Madre educando a sus hijos en el sentido de la trascendencia.

¿Qué es la trascendencia?

Trascendencia se refiere al resultado o consecuencia de una cosa que puede ser importante o incluso grave. Aunque también hay otras acepciones de trascendencia que la definen como aquello que está más allá de los límites naturales y desligados de ellos.

Desde un punto de vista filosófico, la trascendencia, o trascender, supondría una superioridad y significaría pasar de un ámbito a otro atravesando el límite que los separa.

Así, la trascendencia supone ir más allá; implica sobresalir, poder pasar de dentro hacia fuera. Con lo cual, en palabras más coloquiales, la trascendencia y trascender implicarían poder pasar a otro lugar, es decir, poder superarse y superar límites establecidos.

“La conciencia es actividad de trascendencia”.

-Frantz Fanon-

¿Qué significa educar a los hijos en el sentido de la trascendencia?

Vinculando las distintas acepciones de trascendencia con la educación se puede comprender mejor lo que significa educar a los niños y adolescentes en el sentido de la trascendencia. Lo cual supondría una educación basada en la necesidad de conseguir que los hijos sean capaces de mirar más allá de lo real que se presenta ante sus ojos.

Así, educar a los hijos en el sentido de la trascendencia implica enseñarles que no todo vale. Es enseñarles a desarrollar todo su potencial humano, a ser creativos y mejores personas. Es enseñarles a comprender que el futuro de todos depende de los actos y decisiones de cada persona. En palabras de Zaida Espinosa Zarate, “es educar desde la cultura más allá de ella“.

Por lo tanto, una educación trascendente supondría, precisamente, poder trascender de uno mismo y pensar más en el otro, en todos. Y esto requiere recuperar la importancia de la historia y el pasado para poder tomar conciencia de que el presente es gracias a acciones e ideas de generaciones que nos han precedido.

¿Cómo educar a los hijos en el sentido de la trascendencia?

A través de la transmisión de valores como la solidaridad, la empatía o la tolerancia y en la insistencia del cuidado de las personas y la naturaleza. Cómo educar en la trascendencia se logra a través de una educación que enseñe a los hijos a trascender valores materiales e intereses banales e individuales.

Conseguir una educación trascendente es hacer de la educación una práctica reflexiva y crítica de cómo somos como personas y como sociedad. Se trata de una educación basada en el intercambio dialógico y comunicativo como forma de comprensión de una realidad social muy compleja, diversa y efímera.

Madre e hija metiendo en la cajita-come miedos los temores de la pequeña.

Con lo cual, educar en la trascendencia es educar en la necesidad del bien común. Es decir, educar a los hijos para que puedan ser capaces de pensar y de actuar por el bien de todos y sobre la base de otros valores más sociales y espirituales.

Una educación trascendente como condición para cambiar el mundo

Educar a los hijos en el sentido de la trascendencia es una forma hacerlos tomar conciencia sobre la necesidad de repensar el presente. Es ayudarlos a poder dar los primeros, pero necesarios, pasos para intentar revertir el curso del mundo.

Un mundo que parece marchar sin timón hacia un final cercano. Un mundo condenado a la desmejora como consecuencia de la contaminación, la individualidad extrema y el “sálvese quien pueda”.

En definitiva, educar a los hijos en el sentido de la trascendencia es enseñarles a ser más reflexivos, ayudándolos a comprender que se puede vivir apasionadamente el hoy, el aquí y el ahora.

Pero, a su vez, es enseñarles también la necesidad de trascender el presente y de ser más responsables y comprometidos con la construcción de un futuro mejor y posible para todos.