Diferencias entre el pensamiento convergente y divergente

21 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Ana Couñago
Existen claras diferencias entre los niños que presentan un pensamiento convergente y los que tienen un pensamiento divergente. ¿Quieres conocer cuáles son?

A la hora de afrontar un problema o situación, según el psicólogo estadounidense Joy Paul Guilford, se puede optar por utilizar un razonamiento lógico o un pensamiento en el que predomine la creatividad. ¿Quieres saber más sobre este tema? En este artículo te explicamos las diferencias entre el pensamiento convergente y divergente.

En cada niño predomina un estilo de pensamiento concreto, lo cual define sus características personales. Pero es importante potenciar en los pequeños ambos tipos de razonamiento, fomentando un desarrollo integral.

«A los niños se les debe enseñar cómo pensar, no en qué pensar».

-Margaret Mead-

Diferencias entre el pensamiento convergente y divergente

El psicólogo Joy Paul Guilford fue el primero en hablar de pensamiento convergente y divergente, estableciendo claras diferencias entre ellos. A continuación te explicamos en qué consiste cada uno de estos estilos de pensamientos.

El pensamiento convergente

El pensamiento convergente o vertical es un tipo de pensamiento lógico, racional, analítico y selectivo. Se centra en buscar una solución correcta ante un problema o situación, utilizando procedimientos convencionales y predeterminados. Es decir, se trata de memorizar y reproducir determinados conocimientos adquiridos previamente.Niña con unos engranajes sobre su cabeza representando el pensamiento convergente y divergente.

Así, los niños que suelen emplear pensamientos convergentes se caracterizan por:

  • Tener una mentalidad cerrada.
  • Ser prudentes.
  • Ser rígidos mentalmente.
  • Ver únicamente una solución ante los problemas.
  • Ser conformistas.
  • Ser sumisos y dóciles.
  • Tener ideas convencionales.
  • Establecer rutinas.
  • Ser estructurados, organizados y ordenados.
  • Ser riguroso.

«La lógica te llevará desde A hasta B. La imaginación te llevará a todas partes».

-Albert Einstein-

El pensamiento divergente

El pensamiento divergente o lateral implica originalidad, fluidez y flexibilidad, es decir, está vinculado a la creatividad. Este tipo de pensamiento consiste en buscar diversas soluciones o respuestas alternativas ante una misma situación o problema, desechando aquellas menos adecuadas. Para lo cual, hay que recurrir a los conocimientos previos y tener la habilidad de relacionarlos entre sí.

En este caso, los niños que suelen utilizar pensamientos divergentes se caracterizan por:

  • Tener mucha fantasía e imaginación.
  • Tener un espíritu aventurero.
  • Ser flexible mentalmente.
  • Establecer relaciones poco comunes e innovadoras.
  • Buscar varias soluciones a los problemas.
  • Ser independientes.
  • Ser inconformistas.
  • Experimentar y manifestar placer por lo novedoso e inusual.
  • Ser originales.
  • Ser desordenados y desorganizados.
  • Sentir atracción por lo complejo, por los retos.
  • Hacer muchas preguntas y tener una actitud crítica.

«La creatividad tiene que ver con saber establecer conexiones con cables de colores distintos».

-Toni Segarra-

Niña utilizando el pensamiento divergente en clase.¿Qué tipo de pensamiento se fomenta en las escuelas?

Desde las escuelas se deberían trabajar ambos tipos de pensamiento. Pero, desgraciadamente, por lo general, el sistema educativo opta por estimular el pensamiento convergente del alumnado, buscando que estos realicen las tareas y ejercicios de una forma concreta. Así, se pretende que los estudiantes utilicen un procedimiento de resolución determinado que previamente se les ha enseñado para llegar a una respuesta correcta.

De esto modo, los niños simplemente repiten los contenidos y conocimientos aprendidos de una forma mecánica y memorística, dejando a un lado su imaginación y creatividad. Es decir, en las aulas no se suele valorar ni estimular el pensamiento divergente. ¡Pero esto hay que cambiarlo! Puesto que este tipo de pensamiento es esencial para afrontar el día a día con éxito.

De hecho, en la vida cotidiana, aparecen continuamente una gran cantidad de problemas o situaciones que no tienen una única solución, y hay que tener ciertas habilidades para hacerles frente.

Por tanto, el colegio debería encargarse de fomentar tanto el pensamiento convergente como el divergente, proponiendo actividades que permitan desarrollar cualidades y capacidades relacionadas con la vida académica y cotidiana.

«En los momentos de crisis solo la imaginación es más importante que el conocimiento».

-Albert Einstein-

  • Castillo-Sanjuán, D. (2016). Enseñar a pensar. El ajedrez como método para el desarrollo de las habilidades del pensamiento en Educación Primaria (Trabajo de Fin de Grado). Universidad de Zaragoza, España.